martes 28 de junio de 2022
ECONOMIA Opinión

Ante nuevas realidades, una nueva Ingeniería en Petróleo se asoma

El inicio de una nueva era requiere de un revisionismo y un trabajo de las distintas esferas, tales como la productiva, la gubernamental, y la educativa.

16-02-2022 14:43

Recuerdo que cuando estaba finalizando el colegio secundario no tenía certezas sobre qué estudiar. Me interesaba mucho Ingeniería en Petróleo, pero dudaba de la actualidad profesional de la carrera, de si iba a perdurar en el tiempo o si era una actividad con los días contados. Una persona me dijo algo que hoy en día todavía recuerdo y se la repito a todos los interesados en estudiar la carrera: “la industria energética fue, es y será siempre el motor de la humanidad; por lo tanto, siempre se convertirá en la punta de lanza del desarrollo tecnológico, de disponibilidad de recursos, de oportunidades de investigación, de crecimiento personal y profesional”. 

Esa afirmación, en ese momento, esclareció mi duda vocacional y me confirmó que no estaba equivocado en elegir esa carrera. Y también revela algo que para quién está en tema resulta evidente: el avance tecnológico viene a acompañar y mejorar esta actividad, para volverla más sustentable y así reconvertir la labor de los ingenieros petroleros actuales y futuros.

Por un lado, en Argentina sobresale el desarrollo de los recursos no convencionales, un área en la que se viene trabajando a nivel nacional, y que será una fuente de tracción para el país durante un largo período. Otro de los aspectos que está cambiando la forma de ver y proceder en la industria es la transición energética. Los procesos evolutivos sociales demuestran que a medida que los países mejoran su PBI y las problemáticas inmediatas disminuyen, la conciencia ambiental de la sociedad acompaña el crecimiento. Esto a su vez ocasiona que, de manera gradual, los individuos estén dispuestos a invertir en energías cada vez más limpias. Ese recorrido hará que se reduzca considerablemente el uso de la madera o el carbón como fuente de calefacción y cocina; teniendo en cuenta, por ejemplo, el efecto que esto ocasiona en algunos países de África y Asia.

¿La transición energética amenaza a la industria petrolera?

Cada cambio fundacional desplazará la cadena de fuentes energéticas hacia posiciones más sustentables. Quizás la modificación más inminente será el reemplazo del carbón por petróleo o, más probablemente, gas. El mayor consumidor de carbón del mundo es China y, si bien su proyección incluye una transformación energética inmensa para el año 2050, su pronóstico a 2030 contempla un aumento en el consumo de carbón de 50%. Esto se debe a que estiman un crecimiento sostenido a nivel país, donde el peso relativo del gas respecto de otras fuentes de energía irá en aumento, pero donde todas ellas aún se desarrollarán fuertemente.

En gran parte de Europa, y en Estados Unidos en menor medida, la transición energética es más evidente. Allí, el desarrollo sustentable y de energías renovables son el driver principal de la industria.  

El otro eje transformador, es uno transversal a todo lo discutido hasta ahora: la ciencia de datos. Los desarrollos tecnológicos tendrán una componente informática muy fuerte, tanto para esta industria como para todas las demás. Un ingeniero que no cuente con las herramientas informáticas adecuadas se verá obligado a adquirirlas por su cuenta o cargar con esa carencia de conocimiento.

La Cámara de Comercio de EE.UU. respaldó el proyecto de exploración en el Mar Argentino

Este gran cambio de coyuntura marca una nueva era. Requiere de un revisionismo y un trabajo de las distintas esferas, tales como la productiva, la gubernamental, y la educativa. Y, en lo que respecta a esta última, son las Universidades quienes deben asumir el compromiso y la responsabilidad de actualizarse y alinearse a la nueva realidad. Por eso es clave que los planes de estudios de las carreras relacionadas con la actividad petrolera aggiornen sus planes de estudio e incluyan, desde materias con un alto componente tecnológico, tales como programación, gestión de datos, machine learning, inteligencia artificial; como otras con eje en la transición energética y que contemplen contenidos de energía solar, eólica, geotermal, transición energética y captura de carbono, impacto ambiental y disposición sustentable de residuos.

Son varias las instituciones que están comenzando a anticiparse a esta situación, y una de ellas es el ITBA, que depuró del plan de estudios de la carrera todo el contenido que lógicamente, con el avance tecnológico, ya no tenía el mismo peso relativo en la industria que antes. Y creó un pool de materias electivas mucho mayor, en concordancia con disciplinas de todas las demás carreras, para que cada alumno diseñe su plan de estudios en función de sus preferencias, dentro de un marco educativo consistente.

En definitiva, todos estos cambios de paradigma deben reflejarse en la formación de los alumnos, ya que sentarán las bases teóricas sólidas sobre las que los profesionales del área construirán parte de nuestro futuro. Como escribe Nassim Taleb: "por definición, la mayoría de las predicciones fallarán, lo importante resulta entonces no solo ser resistentes a estos errores, sino diseñar un plan para salir fortalecidos por ellos".

*Director de la Carrera de Ingeniería en Petróleo del ITBA