sábado 25 de septiembre de 2021
ECONOMIA Economía
25-08-2021 15:03
25-08-2021 15:03

“Nunca vivimos un conflicto como el de Camioneros”

La start-up peruana especializada en entregas de última milla sufrió un bloqueo de 12 días del gremio de los Moyano. No obstante, confirma sus inversiones y celebra el levantamiento de u$s 7 millones para seguir con la expansión.

25-08-2021 15:03

La escena se replicó rápidamente en portales de noticias y fue título de diarios y radios: Bernardo Fernández, presidente del complejo logístico Parque Ader, en Villa Adelina, lloraba ante las cámaras por la impotencia que le producía el violento bloqueo del Sindicato de Camioneros a su parque industrial. No era con él la bronca del gremio de los Moyano sino con una de las empresas allí radicadas, la start-up peruana Chazki, especializada en entregas de última milla. El conflicto tenía su origen en el encuadramiento gremial de los empleados de la compañía, que Camioneros pretendía arrebatarles a la Unión de Trabajadores de Carga y Descarga. La disputa era además un tiro por elevación a Mercado Libre, uno de los principales clientes de Chazki, que sufrió el asedio de los hombre de Hugo Moyano en reiteradas ocasiones, antes y después del episodio en Parque Ader.

“Como emprendedores siempre hemos sido respetuosos de las leyes de cada país”, refirma ahora Gonzalo Begazo, CEO de Chazki, en diálogo con Fortuna desde Lima. “Conflicto como este no lo hemos vivido en ningun otro lugar, precisamente porque nuestra norma es hacer todo dentro de las leyes de cada uno de los mercados en los que operamos. Entendemos la situación que se da en la Argentina y hemos intentado manejarla de acuerdo al marco legal vigente. La Justicia nos dirá qué hacer finalmente”.

Fortuna: La cuestión de fondo sigue sin resolverse. ¿Qué daños les provocó el conflicto?

Begazo: No afectó la imagen de Chazki, aunque sí nos golpeó en lo económico. Lo importante es que cuando ocurrió, los clientes argentinos, como dicen ustedes, nos ‘bancaron’. Nos dijeron ‘entendemos lo que les pasa y estamos con ustedes’. Y la mejor manera de acompañarnos ha sido volver a operar con nosotros después de haber estado parados durante tanto tiempo. Creo que Chazki salió fortalecido porque hicimos las cosas bien, entendiendo que en crisis como esta hay que tener la cabeza fría y abrazarse a la legalidad. No es algo que nos desanime: aun con esto que sucedió seguimos invirtiendo en la Argentina. Podríamos haber dicho ‘nunca más’ y chau. Pero no, seguimos. Tenemos clientes satisfechos que nos están haciendo crecer. Y no hablo del ‘chino’ de la esquina sino de empresas como Nestlé, Red Bull, Walmart, Amazon o Mercado Libre.

RUIDO. “Hoy asistimos a un quiebre de paradigma que está aconteciendo a nivel sindical, no es un tema puntual contra nosotros”, entiende el Country Manager de Chazki Argentina, Juan Pablo Valenzuela. “Los sindicatos están tratando de ver cómo adaptarse a las tendencias. Es ahí donde el modelo tradicional choca con estos nuevos modelos. Nosotros cumplimos con todo lo que se nos demanda, tenemos al personal en blanco, pagamos todos los impuestos, el salario está acorde e incluso por encima del mercado. No tenemos preferencia por ninguno de los gremios. Se habló de 3.000 empleados, después fueron 300; al final eran 27. Nunca se hizo tanto ruido ni hubo tanta violencia por 27 personas a las que se les pagaba todo y estaban en blanco”.

La historia de Chazki comienza en 2015, luego de que Begazo regresara a su país natal tras una docena de años trabajando en Silicon Valley para empresas como Google. Recuerda que “veía que el e-commerce crecía rápido en Estados Unidos y el Sudeste Asiático pero no tanto en Latinoamérica. Acá había un problema de confianza, el comprador no se animaba a poner su tarjeta de crédito. Pero otro asunto todavía más interesante de abordar era que los paquetes llegaban, en promedio, en una o dos semanas. También eso generaba desconfianza porque en ese tiempo la gente no sabía dónde estaba su envío. El 60% de las llamadas que recibían los vendedores eran para saber dónde se encontraba un paquete. En ese aspecto había mucho por hacer: darle al cliente la trazabilidad para acompañar al producto en todo momento y, mucho más importante que eso, bajar los plazos de entrega”, cuenta Begazo.

El sistema de entregas al día siguiente fue una innovación enorme en Perú y Begazo y sus socios entendieron que era un valor muy importante para explotar en Latinoamérica. En un viaje a Punta del Este conocieron a Marcos Galparín, hombre fuerte de Mercado Libre, y le presentaron el negocio. “Vénganse a Buenos Aires que por una huelga de Oca y el Correo Argentino tengo 200 mil paquetes parados”, cuenta Begazo que les respondió. Así pues, modificaron el plan original y en 2017 iniciaron actividades en la Argentina. Un año después llegaron a México, en 2020 sumaron una operación en Chile y en junio último abrieron una filial en Bogotá. Actualmente operan en 25 ciudades de cinco países.

EXPANSION. Con una inversión cercana a los u$s 2 millones, Chazki se expandirá este año hacia el interior de la Argentina. En marzo abrió oficinas y planta en Córdoba, y hará lo propio en Mendoza y Santa Fe. Espera generar 600 nuevos puestos de trabajo directos e indirectos en el país, capaces de sostener una operatoria que Valenzuela calcula que se ha ido multiplicando por seis en cantidad de paquetes transportados año a año desde su llegada a estos lares.

Fortuna: Siendo que brindan servicios de logística, ¿por qué eligen presentarse como una compañía tecnológica?

Begazo: La logística es algo que terminamos haciendo sobre la base de un gran desarrollo tecnológico. Un cuarto de nuestros empleados está abocado al diseño de tecnología y desarrollo de productos. Porque no se trata sólo de trasladar un paquete del punto A al punto B, sino que hacerlo eficientemente se convierte en un problema matemático. La mejor manera de conseguir la eficiencia es creando algoritmos que permitan hacer cálculos muy rápidos sobre miles de paquetes y miles de distancias. Lo matemático lo podemos resolver mejor con tecnología

 

*, Ceo de Chazki