miércoles 26 de febrero de 2020 | Suscribite
ESPECTACULOS / Análisis
viernes 21 junio, 2019

11 razones para (volver a) ver Neon Genesis Evangelion en Netflix

Una reseña casi sin spoilers sobre la serie que revolucionó la animación de los '90 y llega este viernes 21 de junio a la plataforma de streaming.

por Facundo Falduto

Neon Genesis Evangelion Foto: Captura
viernes 21 junio, 2019

1. Porque era difícil.
Neon Genesis Evangelion se estrenó en Japón el 4 de octubre de 1995 y terminó de emitirse el 27 de marzo de 1996. Mirar la obra del estudio Gainax, incluso conocer su existencia, a 18.000 kilómetros de distancia en la era de internet a dial-up fue complicado. Durante años solo existieron VHS del doblaje español, caros (o pirateados en copias de copias distorsionadas) y difíciles de conseguir. Locomotion comenzó a emitirlo en Argentina a comienzos del año 2000, pero no todos los operadores de cable tenían la señal, y salió del aire cinco años después. Volvió al aire privado en 2008 de la mano de Animax, que dejó de emitirse en 2011. La serie se difundió entre los fans argentinos más por el boca en boca, por la revista Lazer y por las redes sociales que por la emisión en cable. El estreno de este viernes 21 de junio en Netflix llevará Evangelion a un público local más masivo que el que tuvo jamás.

2. Porque es experimental.
Evangelion comienza como una historia más o menos convencional. En el año 2000, la población mundial quedó diezmada por un cataclismo global (atribuído a un meteorito en la Antártida) conocido como Segundo Impacto. Quince años después, en Japón, la organización especial Nerv construye robots, los Eva, para combatir la llegada de los Ángeles, monstruos gigantes que en apariencia buscan destruir la humanidad. Hasta ahí, nada del otro mundo: un shonen (historia de aventuras dedicada adolescentes) con mecha (robots gigantes) y los elementos de amenaza externa que se repitieron en decenas de ficciones niponas de Godzilla en adelante. Pero a medida de que la serie avanza, el guión de Hideaki Anno demuestra que nada —ni nadie— es lo que parece. Evangelion evoluciona en un drama psicológico, en una reescritura bíblica y en un thriller de ciencia ficción.

Neon Genesis Evangelion y una referencia a Van Gogh.
Neon Genesis Evangelion y una referencia a Van Gogh.

3. Por la animación.
Parece más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo, sí, pero ¿cómo ilustrar el fin del mundo? Evangelion muestra una Tierra inundada casi por completo, que vive un verano permanente, un alerta sobre el calentamiento global que 24 años después todavía no escuchamos. La serie construye un Tokio onírico que por momentos parece cyberpunk (y de una actualidad escalofriante) y de a ratos emula Los girasoles de Van Gogh. Yoshiyuki Sadamoto dibuja a los robots gigantes partiendo de los clásicos del género (Mazinger Z) y terminando en un lugar completamente distinto, más cerca de los Oni del folclore japonés que de Robotech. Todo en Evangelion se mueve (o permanece quieto por tiempo indeterminado) con un aire inquietante. Los robots no parecen robots y las peleas contra los ángeles subvierten el género mecha, tan poblado de deus ex machina. A mediados de la serie, Sadamoto y Anno comienzan a experimentar —en parte por falta de tiempo y presupuesto en la producción original— con estilos de animación extraños, y sobre el final rompen todos los manuales: cuadros congelados, dibujos a mano y bocetos con acuarelas, hasta personajes representados solo por líneas.

4. Por el soundtrack.
La intro de Evangelion, Zankoku na Tenshi no These (Tesis de un ángel cruel), ya es un clásico del género, eje de decenas de covers y miles de memes. El soundtrack (aparte de la presencia permanente de las cigarras, efecto secundario del verano eterno) toma una orquestación hollywoodense que no abandona del todo el folclore y encaja justo con todas las escenas. Cada capítulo termina con una versión diferente de Fly me to the Moon, el clásico de Sinatra que, lamentablemente, por cuestiones de derechos solo podrá verse en Netflix Japón. No se preocupen: están todas en Youtube.

5. Por el doblaje.
Como mencionamos arriba, mirar Evangelion en los '90 era una lotería idiomática. En el mejor de los casos estaba el doblaje original japonés con subtítulos, que muchas veces no coincidían con (o incluso distorsionaban) el guión original. En el resto de los casos estaba disponible el doblaje español, o el latino, que entre otros defectos contenía a una Asuka imitando un mal acento alemán. Netflix ofrece el doblaje original en japonés y uno latino renovado, además de inglés y alemán, con subtítulos en los cuatro idiomas, un punto que los fans viejos y nuevos agradecerán.

6. Por las películas.
El final de la serie no dejó satisfechos a muchos de los fans, que reclamaron una continuación. El estudio Gainax respondió en 1997 con una película (o dos) que estuvo poblada de los mismos problemas de producción que la serie. Por falta de tiempo, en marzo de ese año se estrenó Neon Genesis Evangelion: Death & Rebirth (muerte y resurrección). Se trata de un racconto de la serie original de una hora, que hasta ahora no se había visto en la TV Argentina, con unos 27 minutos de animación nueva. Ese último tramo también integra el film que se estrenó cuatro meses después, The End of Evangelion, entonces sí con la historia completa, que funciona como una versión alternativa (¿o simultánea?) de los últimos dos episodios de la serie televisiva. Las dos están disponibles en la oferta de Netflix y son fundamentales una vez terminados los 26 capítulos originales.

Ni los robots ni las personas son lo que parecen.
Ni los robots ni las personas son lo que parecen.

7. Por la trama psicológica.
Si las relaciones humanas suelen quedar en un segundo plano en las series de robots gigantes, Evangelion las pone al frente de la cabina de mando. Los vínculos padres/madres-hijo, el amor (y la falta de), el sexo y los traumas de la infancia son incluso más importantes que los rifles de positrones y las peleas contra los monstruos. Los problemas que al principio aparecen como secundarios cobran fuerzas con el pasar de los capítulos y se revelan como verdaderos gigantes sobre el final de la serie. Anno disecciona narcisismo, el aislamiento y la depresión vigentes a fines de siglo XX de una forma que es incluso más relevante hoy, cuando están más extendidos.

8. Por las preguntas filosóficas.
¿Quiénes somos? ¿Estamos solos? ¿Cómo podemos convivir con los demás sin lastimarlos? El guión de Anno indaga en dudas existenciales fundamentales en simultáneo al avance de los vínculos entre los personajes. Evangelion no pretende inaugurar ninguna tesis ni resolver los grandes planteos de la humanidad, pero eso no impide que se pasee por muchos de ellos. Acompaña la trama el coqueteo con el imaginario cristiano (mayormente exótico para Japón) y las referencias bíblicas, desde el Génesis a la crucificción.

9. Por la tecnología.
Incluso en una época en la que Internet como la conocemos hoy todavía era incipiente, Evangelion planteaba las problemáticas de la relación entre humanos y tecnología. La necesidad de conexión permanente aparece como alegoría en los cables gigantes que abastecen a los Evas: si no están conectados, los robots tienen una autonomía de apenas cinco minutos. Los apagones demuestran que seguimos indefensos ante la magnitud de la naturaleza a pesar de vivir en el Antropoceno. La tecnología no es buena ni mala, pero tampoco puede ser neutral: las computadoras fallan, y no solo por accidente.

La animación experimental de Evangelion.
La animación experimental de Evangelion.

10. Como puerta de entrada al género.
Con Akira (1988) y Ghost in the shell (1995), Evangelion renovó y puso en el mapa global a la animación japonesa de los '90, con su énfasis tanto en el estilo gráfico como en los temas filosóficos. Si bien no es el más accesible para empezar, puede funcionar como punto de partida para el resto del animé experimental de la década, desde Cowboy Bebop hasta Serial Experiments Lain. El panorama permite ver además hasta qué punto Hollywood "se inspiró" en estas series en el último cuarto de siglo.

11. Para ver Rebuild.
En 2007, Gainax lanzó Rebuild of Evangelion, una serie de cuatro películas que reformulan la historia original de la serie y van más allá, con la esperanza de no sufrir los problemas que aquejaron a la primera producción. Los tres films estrenados hasta ahora se presentan como una trama alternativa y más "accesible" para el público original que la serie, con críticas dispares. Por ahora no es apto para ansiosos: la cuarta entrega se demoró varias veces, y la fecha prometida es recién en 2020.

F.F.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4917

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.