8th de March de 2021
ESPECTACULOS VANESSA RAGONE
20-12-2020 04:30

“Va a ser muy difícil recuperarse”

La Cámara Argentina de la Industria acaba de celebrar a la productora del año, Tarea Fina. Su presidenta habla de la situación grave del medio y las protestas contra el INCAA.

20-12-2020 04:30

La Cámara Argentina de la Industria Cinematográfica premia anualmente a la “Productora del Año”, y la compañía que acaba de alzarse de ese premio es Tarea Fina, responsable entre otros films de la película que va a representar a la Argentina en los Oscar, Los sonámbulos de Paula Hernández. Pero la urgencia, deja en claro los discursos al recibir el premio y la ceremonia es otra. Vanessa Ragone, presidenta de la CAIC, que aglomera a más de 40 productoras de cine nacional, lo deja en claro: “Si vos perdes un año en la cadena de producción, es de mucha gravedad. No es fácil recuperarlo. Fue un año sin herramientas económicas para desarrollar”. Y suma: “¿Qué película podrá ir el año que viene a Cannes, a Berlín, a Venecia? No lo sabemos. Eso es un costo para el cine como identidad cultural. Va a ser muy difícil recuperarse”. 

Ragone tiene un historial enorme en el cine, y ahí están para marcar su importancia, tanto aquel Oscar ganado por El secreto de sus ojos como la reciente Carmel, la miniserie documental suceso del 2020. Y dice a la hora de definir la situación real, según su punto de vista, del cine argentino: “Lo que te diría es que no tenemos ningún tipo de perspectiva. Yo presido una cámara de empresas. El cine argentino está compuesto por empresas, personas físicas y una variedad de participantes diversos. No tenemos una perspectiva de lo que va a ser el cine argentino en 2021. Ya no tenemos cine argentino del 2020, porque no se filmó. Claro que la pandemia tuvo que ver con eso, pero tampoco se pudieron desarrollar proyectos, tampoco hubo ningún tipo de propuesta seria (hubo algunos concursos que sacó el Incaa pero que la verdad son de montón infimos y siquiera están resueltos. 

—¿Qué se puede hacer en el corto plazo, teniendo en cuenta el panorama global y la ausencia de salas? 

—Es cierto que tenemos un gran problema en torno a las salas. Tenemos que empezar a pensar que el cine ya no es quizás un cine solo para salas. Si no un cine para el streaming, para la televisión. Se han multiplicado las plataformas, y las mismas buscan contenido nuestro. A veces cosas específicas, y en otros casos, generando coproducciones. Si el Instituto del Cine, el Incaa, puede volver a funcionar de una manera regular y aporta a una producción, y el resto lo pone la plataforma, vos podes ahí compartir el IP, la propiedad intelectual sobre esa producción. 

—¿Qué le hace eso al modelo actual de producción?

—Nuestro modelo de producción probablemente tenga que ser algo mixto. Porque probablemente el volumén de películas argentinas que se hacían hace algunos años es demasiado para la estructura de salas. Tenemos una plataforma como Cine.Ar, que podría ser más grande y más importante. Aún con la pandemia, es un momento de muchas oportunidades, que siento que la estamos perdiendo al no hablar. 

—¿Cómo se podría generar un suceso en el cine nacional justo ahora?

—En los peores momentos de la Argentina, siempre ha habido cine. Mira el caso del cine coreano con Parasite: no es un milagro. Fue un proceso conjunto de privados, creadores, productoras y Estado para buscar lograr ese presente. Con cinco o cuatro reuniones  podemos sacar todo adelante. Ya tenemos los Oscar, tenemos un público, tenemos las plataformas, tenemos el interés internacional, tenes equipo: no sé que estamos haciendo, ¿por qué estamos en esta situación? Y nos perdimos un año. Y eso en todo caso es mi crítica más directa y concreta. No puedo ir yo a hablar con la Jefatura del Gabinete. Tiene que ser el Incaa. Estamos en una situación donde no sabemos como se va a formar el fondo de fomento del año que viene, porque las salas practicamente no funcionaron este año.

 

Las torpezas financieras

—¿Qué necesita con urgencia el cine?

—Necesitas la presencia del Estado que hoy esta ausente del sector. No tenemos ninguna respuesta y con quien hablar. Yo debería poder hablar con referentes directos. Podríamos habernos sentados a pensar todos juntos durante estos meses. Entre nosotros, con las plataformas. Argentina tiene una balanza comercial horrorosa en ese sentido. Egresa millones de dólares solamente en plataformas: ¿nos devuelven algo de eso? Buscar poner un impuesto, o ofrecer que venga a producir acá y que genere trabajo. No solo es el impuesto que se habla desde principio de año, que sucede en todos los países. Argentina, en esta situación economica, es cara para producir. Argentina es cara en dólares porque tenemos dos valores . 

No hay herramientas financieras, entonces no podemos producir. En el antiguo esquema del Instituto del Cine, porque hoy no hay esquema ninguno: te daba un adelanto de subsidio sobre la película que ibas a hacer.  Era la manera del Instituto de ayudarte a financiarte. Si vos a un banco para pedir un crédito para hacer una película, se te matan de risa. Ninguna película tiene 60 % por ciento de ganancias como para perderlo en costo financiero. No te lo dan, porque, legalmente, “¿qué es una película? ¿Tiene una casa que salga 40 millones?” y le explicas que tenes los derechos de Los secretos de sus ojos, y nada. ¿Qué hace un banco con eso? Eso solo lo puede entender un banco público. Hace 20 años que le explico a bancos privados. ¿Quién gestiona eso? La función pública.

En esta Nota