sábado 19 de junio de 2021
INTERNACIONAL TRAS LA MUERTE DEL SULTÁN QABOOS
13-01-2020 00:01

El nuevo sultán de Omán prometió neutralidad en un Oriente Medio convulsionado

Haitham bin Tariq, de una dinastía de 270 años de historia, deberá remplazar a un sultán que convirtió a su país en la "Suiza del Golfo Pérsico" y ejercer de mediador entre sus vecinos.

Tras la muerte del sultán Qaboos, Omán, estratégicamente situado entre las potencias rivales saudita e iraní, va a mantener una política de neutralidad evitando inmiscuirse en los conflictos regionales. El monarca murió el viernes a los 79 años, tras reinar 50 años, y fue reemplazado unas horas más tarde por su primo Haitham bin Tarek, según el deseo expresado por el soberano en una carta.

Qaboos bin Said modernizó y le dio a su país la imagen de neutral y de un mediador solicitado para facilitar soluciones a crisis regionales e internacionales, como el tema nuclear iraní. Su gobierno jugó un rol discreto en el diálogo entre Irán y la comunidad internacional que concluyó con el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní, del cual se retiró unilateralmente Estados Unidos tres años después.

"No injerencia"

En su primer discurso como monarca, antes de sepultar el cuerpo de su primo en el cementerio real, el nuevo soberano aseguró el sábado que seguirá "el camino trazado por el difunto sultán", comenzando por la "no injerencia en materia internacional". Su compromiso estará basado en "la coexistencia pacífica y la no interferencia", según explicó.

Fiel a la política de neutralidad en el Golfo, Omán "resistirá a la presión de los Estados vecinos para elegir un bando", consideró Kristian Ulrichsen, del Middle East Rice University's Baker Institute. Por otra parte este experto cree que los antecedentes culturales y patrimoniales del sultán Haitham son otra señal de continuidad con el sultán Qaboos, cuyo amor por la cultura y la música era bien conocido.

"Seguiremos las líneas de la política exterior del fallecido sultán, basadas en la coexistencia pacífica, en la buena vecindad, y en la no interferencia en los asuntos internos de otros países, así como el respeto a su soberanía y la defensa de la cooperación internacional", dijo el sultán Haitham al tomar el poder en Muscate, después de que la familia real expresara su deseo de seguir la última voluntad del fallecido sultán sobre quién debía ser su sucesor.

"El sultanato de Omán seguirá sin duda la misma política, de la que tanto se ha beneficiado", opinó Bader al Saif, profesor de la Universidad de Kuwait e investigador asociado del Centro de reflexión Carnegie Middle East Center. "Al aceptar la decisión de Qaboos respecto a su sucesor, la familia real adoptó (en cierto modo) la política exterior del difunto sultán", estimó.

Además de la política exterior, el nuevo sultán debe aplicar un programa de reformas sociales y económicas para reducir el déficit, la deuda externa y el desempleo. "La mejor garantía de la neutralidad de Omán será una reestructuración económica exitosa que (...) evite depender demasiado de otra potencia", subrayó Kristin Diwan, del Arab Gulf States Institute de Washington.

Omán permaneció neutral en el conflicto entre Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, con Qatar, así como lo hace respecto a la guerra en Yemen.

"Perpetuar la herencia"

El nuevo sultán tiene "interés de presentarse como alguien que va a perpetuar la herencia de un líder como Qabus, que se consideraba que había logrado" transformar su país dándole una estatura regional, subrayó Sanam Vikil del círculo de reflexión Chatham House. "El mensaje de continuidad es muy importante porque Omán se enfrenta a vulnerabilidades económicas y a desafíos (en la región) donde se asiste a políticas exteriores de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita que se afirman", explicó.

Haitham bin Tariq, de 65 años, es considerado como un experto diplomático y una persona muy cercana proceso de toma de decisiones por parte de la cúpula de Gobierno. De hecho, los expertos ya avanzaban que su elección tenía un sentido claramente continuísta que no supondrá un cambio grave en el rumbo de la política, tanto nacional como doméstica, del sultanato, según explicó el profesor del Centro de Estudios del Golfo de la Universidad de Qatar, Mahjub Zweiri.

Omán funciona bajo una monarquía absoluta que ha sido gobernada por miembros de la familia Al Said desde 1744. Primo y excuñado del sultán Qaboos, como Ministro de Patrimonio y Cultura Haitham ayudó a proyectar la influencia omaní en Oriente Medio y el mundo, apoyado directamente por el sultán Qaboos, un gran amante y mecenas del arte y la cultura locales. Nacido 13 de octubre de 1954, Haitham es el hijo del fallecido príncipe Tariq y nieto del sultán Taimur bin Feisal, quien gobernó el país entre 1913 y 1932. Tiene dos esposas, tres hijas (las princesas Theyazin, Thuraya y Omaina) y un hijo (el príncipe Bilarab).

El nuevo monarca “tiene los antecedentes adecuados y la estabilidad mental para ser el sucesor del difunto sultán", dijo un diplomático con sede en Muscate, que no quiso ser identificado, al periódico emiratí The National. Haitham "trabajó con potencias extranjeras durante su tiempo en el ministerio de asuntos exteriores y es bien aceptado por los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y los vecinos de Omán, como los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Qatar e incluso Irán”, explicó.

En esta Nota