lunes 27 de junio de 2022
INTERNACIONAL CRISIS DE RECURSOS

En Estados Unidos hay 45 millones de universitarios que tomaron créditos para pagar sus estudios

Joe Biden prolongó el no pago de las cuotas de los créditos que 45 millones de universitarios tomaron para pagar su educación. Según el Centro de Protección al Deudor Estudiantil, la deuda de ese colectivo es de US$ 1,7 billones.

22-01-2022 00:54

Joe Biden extendió hasta mayo de 2022 la medida que posibilita que universitarios norteamericanos no paguen las cuotas de los préstamos que tomaron para poder solventar sus estudios universitarios. En principio, Biden había puesto como fecha límite a esta medida el 31 de enero de 2022, pero por las consecuencias que sigue provocando la covid y su variante Omicron, activó esta extensión. 

En Estados Unidos, hay 45 millones de universitarios que pagan sus estudios con préstamos estudiantiles. Esta cifra la publica Student Borrower Protection Center (Centro de Protección al Deudor Estudiantil, o SBPC tal su sigla en inglés ), una organización sin fines de lucro que, como dice su nombre, busca asesorar y proteger a estudiantes que deben endeudarse para pagar sus carreras universitarias. Según este ong, la deuda contraída por estos 45 millones de universitarios norteamericanos para pagar sus estudios asciende a 1,7 billones de dólares. 

Desde que en agosto de 2021, Biden dispuso la primera suspensión de pagos a favor de los estudiantes, unos 27 millones de universitarios dejaron de pagar sus cuotas mensuales. Todavía no hay datos de cuántos estudiantes aprovecharán la extensión de esta medida que finalizaría el 1* de mayo de 2022 . 

Igualmente en el Senado de Estados Unidos, hay dos legisladores que impulsan que el gobierno cancele las deudas estudiantiles de hasta 50 mil dólares. En campaña electoral, Biden había prometido que condonaría las deudas de estudiantes universitarios de hasta 10 mil dólares. Pero hasta el momento, eso no sucedió. 

El senador Chuck Schumer y la senadora Elizabeth Warren –ambos del Partido Demócrata–, son quienes activan este pedido de cancelación de deuda estudiantil. En un comunicado argumentaron que dicha medida serviría para “ayudar a cerrar la brecha de riqueza racial para los prestatarios (estudiantes deudores) y acelerar la recuperación económica”. 

Cada 26 segundos, hay un universitario tomador de préstamos estudiantiles que incumple el pago de su cuota mensual. Esto lo precisó un informe del mencionado Student Borrower Protection Center. Esta situación los convierte no solamente en “deudores” para el sistema bancario sino que las consecuencias afectan su crecimiento personal. 

Esto es, tal como detalla el SBPC, esa deuda les limita el acceso a una vivienda propia, complica sus ahorros para jubilación, y además, define en algunos estudiantes qué carrera elegir dado los costos.  

Consecuencias económicas. En sintonía con lo que señalaron los senadores Chuck Schumer y Elizabeth Warren, el Student Borrower Protection Center apunta que las deudas de los universitarios afecta a la sociedad toda porque da forma a la economía de Estados Unidos al “alimentar la desigualdad económica, racial y de género, inhibe la acumulación de activos, acelera las brechas de riqueza y crea una brecha generacional que, incluso en las mejores circunstancias, tardará décadas en borrarse.” 

A eso se suma que, si bien existen regulaciones financieras, hay universitarios que son víctimas de estafas por parte de quienes les prestan dinero. “Las empresas que dominan este mercado son  prestamistas privados, que llevan a los prestatarios a la morosidad y al incumplimiento, perjudicando a millones de estudiantes”, detalló esta organización sin fines lucro que asesora a universitarios ante este tipo de prácticas abusivas.

De hecho, el 13 de enero de este año, lo ejemplificaron con el desenlace de una causa judicial que implicó a 39 estados contra Navient Corporation, una mega empresa que daba, entre otros servicios, préstamos estudiantiles. 

Dicha compañía acumuló acusaciones de “préstamos abusivos” que perjudicaron a personas de todo Estados Unidos. Después de la investigación sobre esa compañía se logró la cancelación total de las deudas que con esa empresa tenían  estudiantes –y otros particulares– por valor de 1,7 billones de dólares.  

Mike Pierce, director ejecutivo del Centro de Protección al Deudor Estudiantil, dijo sobre ese caso: “Por fin, los deudores de préstamos estudiantiles (…) estarán libres de deudas. Navient engañó a los prestatarios en cada etapa de pago, aprovechándose de deudores de bajos ingresos, de veteranos discapacitados, de personas mayores y más, para beneficio propio . (…) Seguramente los deudores no puedan disfrutar de un salario de 8 millones de dólares como el del CEO de Navient, Jack Remondi, ni de sus tres casas ni del avión privado de la compañía; sí pueden descansar un poco más tranquilos sabiendo que se hizo justicia”.