miércoles 22 de septiembre de 2021
INTERNACIONAL PANDEMIA DE CORONAVIRUS
22-01-2021 04:25
22-01-2021 04:25

Explosión de casos de Covid en pueblo español que ganó el "Gordo de Año Nuevo"

Los poco más de 1.100 habitantes de Riudecols, en la provincia de Tarragona, se dejaron llevar por los festejos y los casos positivos de coronavirus aumentaron en el municipio un 386%.

22-01-2021 04:25

El 22 de diciembre los habitantes del pequeño pueblo español de Riudecols salieron a las calles a bailar y festejar que 440 de los suyos había ganado el “Gordo de Año Nuevo” en la lotería española, con un increíble premio de 200 millones de euros.

Un mes después, las calles del pueblo están vacías y muchos vecinos tienen miedo a salir de sus casas ya que, después de los fervorosos festejos, los casos positivos de coronavirus aumentaron en el municipio un 386%.

"Todos comentan que la culpa fue de la celebración de la lotería", dijo una vecina del pueblo y dueña de una tienda de alimentos a un medio local. "La gente se dejó llevar y de alguna manera lo puedo entender con el año que hemos tenido".

Según datos del martes 19 de enero, en las últimas dos semanas la incidencia acumulada era de 2.881 positivos por cada 100.000 habitantes. En el pueblo, de los 77 positivos que hubo desde el inicio de la pandemia, 35 son de los últimos días.

Solo 10 países concentran el 95% de los vacunados mundiales contra el Covid

“Es cierto que se armó una gorda. Hubo gente que compartía botella, mucho grito…”, dijo una vecina al periódico online Eldiario. Consultado sobre si se ganó la lotería, un anciano dijo: “Qué cojones me va a tocar a mí. Si me hubiera tocado ya habría pillado el bicho celebrándolo o me hubiese ido al Caribe”.

En el Ayuntamiento también creen que la "lluvia de millones" fue una de las causantes del aumento de contagios y las autoridades instan a los ciudadanos a a respetar las medidas sanitarias. No tienen que esforzarse mucho, ya que todos tienen miedo de salir de sus casas.

“Aquí no hay vida. Es día de mercado y hay un solo puesto con frutas y verduras y ningún cliente. “La mayoría de los vecinos son gente mayor, tenemos unos cuantos de más de 90 años y no se atreven a salir”, lamentó un funcionario público”.

HV