lunes 08 de agosto de 2022
OPINIóN Historias sobre ruedas

La ida de Martin Fierro, en auto, a Mar del Plata

"El sistema está hecho para que el buen ciudadano se vuelva corrupto y que a pesar de todo lo dicho debo estar agradecido por tener mi licencia y no haber muerto en la ruta".

12-07-2022 14:13

Tal como le pasó al gaucho Martin Fierro, quien tenía trabajo, familia y hacienda, y su vida transcurría en paz hasta que el estado por una serie de injusticias y abusos lo vuelve un gaucho matrero (bandido). Y si llegan a escuchar lo que esplicaré a mi modo, digo que no han de reír todos, algunos han de llorar.

A fines del mes de mayo viajé a la ciudad de Mar del Plata por cuestiones de trabajo, y poco antes de llegar me detiene en ruta 2 un control policial donde me solicitan la documentación de rutina. Sin darme cuenta me hallaba circulando con la VTV vencida (había vencido hacia unas semanas). Se me pasó por alto. Allí el oficial de partida me hace la multa –que corresponde- y retiene mi licencia –cuestión discutible-. Pero al final de cuentas el error había sido mío. El oficial de partida me da copia de la multa y me indica que podría circular durante un mes y sólo en jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires.

O sea, a pesar de que supuestamente mi auto no está apto para circular, me retiran mi licencia y la posibilidad de, por ejemplo, manejar mi moto en C.A.B.A, o manejar otro vehículo en cualquier parte del país. ¡Criterio raro! En fin, le manifesté al oficial de partida que iría directamente a hacer la VTV para poder recuperar mi licencia, pero este me dijo que no podría hacerlo ya que se necesita turno, y además mi licencia tardaría una semana en llegar al Juzgado Provincial de Mar del Plata. Ahí comienzan sus desgracias, ahí principia el pericón.

"Lo mismo que a mí"

Al día siguiente me encontré con personas que habían viajado por similares motivos, escuché que les pasó lo mismo que a mí, pero que arreglaron con los oficiales de partida por unos pesos y que estos se lo repartieron. ¿Araña, quien te arañó? Otra araña como yó. Este le pasa al sargento aquello tan reducido y como hombre prevenido saca siempre con aumento. Esta relación no acabo si otra menudencia ensarto; El sargento llama al cabo para encargarle el reparto. El también saca primero y no se sabe turbar, naides le va á aviriguar si ha sacado más ó menos.

Volví sin licencia ni VTV. Solicité turno en internet para hacer la VTV y, por supuesto, no había turno para dentro de las 2 semanas siguientes. Además, sólo hay plantas verificadoras en los municipios grandes de la provincia y por lo que tuve que salir a la ruta nuevamente, y hacer 200 km, perder un día hábil de mi vida, gastar dinero, etc., para hacer la VTVAnsí empezaron mis males lo mesmo que los de tantos; … Después que uno está perdido no lo salvan ni los santos

Al realizar la VTV me sale rechazada debido a que tenía una marca en la cubierta. Me indican que cuento con un mes para volver a realizar sin cargo la VTV. Por supuesto, tenía que resolverlo en el momento pues me quedaba una semana para recuperar mi licencia. Además, no quería perder un día más haciendo kilómetros y kilómetros. Así que fui a una gomería cerca a comprar las 2 cubiertas nuevas para volver a hacer la VTV, pero ¿adivine qué?: no hay cubiertas por un problema de importación, las pocas que hay el gomero las vendía caras. Éste sí que es amolar dije yo pa mis adentros. Terminé comprando 2 usadas al precio de nuevas. ¡Ah! hijos de una… la codicia ojála les ruempa el saco. Volví y obtuve la VTV. 

Pensé en interponer un recurso de amparo, no por desconocer la infracción en la que había incurrido, sino por el sometimiento a la burocracia, turnos, traslados, etc. Hice un cálculo de costo/beneficio económico y mental y decidí directamente sacar turno e ir al juzgado, viajar nuevamente: manejar 1000 km entre ida y vuelta, gastar la nafta, hotel, exponerme a la ruta, etc. 

Llegó el día deseado, pero esas trampas no enriedan a los zorros de mi laya. Supuse que no resolvería el asunto así nomás. El turno que había disponible era 12.30. Lógicamente la web no aclara que el lugar de pagos cierra a las 13 y que no se aceptan tarjetas para el pago. 

Llegué, lo primero que hice fue pedir hablar con el juez, pero como no podía ser de otra forma, el juzgado provincial de faltas estaba vacante hacia años por lo que no había juez alguno, y lo subrogaba otro juez de faltas provincial, con oficina en La Plata. El empleado a quien le manifesté que era justo que se me multara por una falta, pero injusto que me retiren la licencia, pues tengo aptitud de manejo y otros vehículos. Me sugirió que fuera a la plata hablar con el juez si no estaba de acuerdo, y que debía haberlo pensado antes de salir a la ruta sin VTV: ¡por dios señor! no fue a proposito. Para tomarme de tonto, el estado no tiene que pedir turno. 

Vide el plaito mal parao y no quise aguardar más… es güeno vivir en paz con quien nos ha de mandar. y reculando pa tras me le empezé a retirar. 

Accedí al pago voluntario de $6500, dinero que me trajo mi amigo Cruz a las corridas, pues si me iba de ahí no llegaba con los tiempos, pagué, recuperé mi licencia. 

Es más la ineptitud e ineficiencia del estado que el ánimo recaudatorio porque todo el asunto me costó, entre cubiertas, traslados y cosas más de 70 mil pesos, pero el estado solo recaudó 6500. Hubiera preferido pagar 20000 desde la comodidad de mi casa sin cargar las rutas ni perder mi tiempo. 

La moraleja es que el sistema está hecho para que el buen ciudadano se vuelva corrupto y que a pesar de todo lo dicho debo estar agradecido por tener mi licencia y no haber muerto en la ruta. Y digo, aunque no me cuadre decir lo que naides dijo: la Provincia es una madre que no defiende á sus hijos.

Abogado*

En esta Nota