miércoles 27 de octubre de 2021
OPINIóN Análisis
08-03-2021 17:07
08-03-2021 17:07

Libres de violencia y con igualdad de derechos

El flagelo de la violencia de género, los femicidios y la inequidad de oportunidades es un tema presente en toda América Latina.

08-03-2021 17:07

La cultura global de la violencia preocupa. O al menos pareciera que les preocupa más que antes, a diversos actores sociales. Es bien sabido que el fenómeno de la violencia ha recibido abundante cobertura teórica desde diversas perspectivas. Los paradigmas fueron cambiando a medida que fueron fracasando para dar explicaciones racionales. Y la revolución de la tecnología y las comunicaciones le dieron mayor exposición a la problemática. Crisis social, inequidad de ingresos y accesos, y rasgos machistas que impregnan la atmósfera, suelen ser causales de violencia pública y privada. 

Con la llegada de la globalización en los años 1990, se dinamizaron las migraciones,la industria transnacional, la precarización laboral, el surgimiento de redes que nucleaban narcotráfico, maquiladoras y corrupción en la frontera norte de México. En este contexto, la muerte de jóvenes mujeres y el hallazgo de sus huesos en las arenas del desierto, comenzó a ser una constante a la que las y los residentes se fueron acostumbrando. La mayoría de las asesinadas eran mujeres humildes, condenadas a muerte por salvajes que las sometían con brutalidad,en medio de horrendas carcajadas, con la luna del desierto, como única testigo.

 

La mayoría de las asesinadas eran mujeres humildes, condenadas a muerte por salvajes que las sometían con brutalidad,en medio de horrendas carcajadas, con la luna del desierto, como única testigo.

En esta atmósfera de horror e impunidad, apareció,en 2002, un libro titulado Huesos en el Desierto, que sacudió a la prensa mundial y a los gobiernos. En sus páginas, su autor, Sergio González Rodríguez, narra con precisión quirúrgica, las aberraciones cometidas desde 1993 en Ciudad Juárez, en el Estado de Chihuahua, precisamente en la frontera de México con Estados Unidos. Violencia extrema, femicidios, violaciones, inequidad de oportunidades, crisis del Estado, capitalismo salvaje combinado con una lógica depredadora escalofriante, son temas abordados en esta narración-denuncia.

La pluma de González Rodríguez, corrió el velo impuesto por los medios dominantes que replicaban solo las versiones oficiales y rompió el silencio que encubría redes de poder real –que no se cansaban de matar todo derecho humano.

Violencia extrema, femicidios, violaciones, inequidad de oportunidades, crisis del Estado, capitalismo salvaje combinado con una lógica depredadora escalofriante, son temas abordados en “Huesos en el Desierto”. En este trabajo, el autor narra con precisión quirúrgica, las aberraciones que acontecen en Ciudad Juárez, en el Estado de Chihuahua, precisamente en la frontera de México con Estados Unidos.

La pluma de González Rodríguez, corrió el velo impuesto por los medios dominantes y rompió el silencio cómplice que encubre a las redes de poder real –que pueden matar todo tipo de derecho humano. Después de la aparición de este trabajo, ya nadie puede hacerse el distraído sobre lo que sucede en América Latina. Este libro le mostró al mundo que América Latina es la región más violenta del mundo, pero que esto incluye mujeres y niñas violadas, torturadas, masacradas y luego sus cuerpos son arrojados al desierto.

 

Presente en todo América Latina

 

Es necesario decir que el flagelo de la violencia de género, los femicidios y la inequidad de oportunidades, excede las coordenadas mexicanas. Es un tema presente en toda América Latina.

Las estadísticas frías, que calculan la cantidad de mujeres asesinadas cada 100 mil mujeres, señalan principalmente a Centroamérica, pero son insuficientes para dimensionar una problemática que es más amplia y compleja. Existen casos de violencia diaria, que no concluyen con la muerte de mujeres, pero esto no significa que no exista una situación horripilante que debe ser resuelta, y que es el Estado, el que debe proveer herramientas para salir de estos laberintos tóxicos.

Cambios en la educación para erradicar los hábitos machistas, mejores políticas de seguridad,eficiencia burocrática, celeridad en la justicia e inclusión laboral con equidad de género, por ejemplo, son deberes gubernamentales, que deben ponerse al servicio de la ciudadanía.

 

El derecho al voto de las mujeres

 

El voto femenino, sancionado en 1947, durante el Gobierno de Juan Domingo Perón en la Argentina, permitió la participación de la mujer en la vida política argentina. Este hecho fue un innegable paso de evolución social para la época. No obstante, claro está, el contexto actual exige nuevas medidas, porque todo ha cambiado mucho en poco tiempo.

El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar sobre la marcha de nuestra sociedad. Tener una mirada panorámica del flagelo de la violencia de género es un deber de todo dirigente político que se jacte de tal, como lo es también proponer nuevos senderos que permitan que las mujeres puedan caminar sus vidas libres de violencia y con acceso a los mismos derechos y oportunidades que los varones.

*Analista internacional especializado en la Universidad Nacional de Defensa de Washington; Director y profesor de Gestión de Gobierno en la Universidad de Belgrano.