martes 21 de enero de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Derecho a réplica
lunes 25 noviembre, 2019

El senador Marino responde a la denuncia en su contra: "No todos en la misma bolsa"

El abogado Claudio Calabressi contesta a la denuncia judicial en contra del senador radical.

Dr. Claudio Calabressi (*)

Carlos Marino y Claudia Guebel Foto: Cedoc
lunes 25 noviembre, 2019

Como periodista consciente que los medios de prensa son instrumentos centrales del sistema democrático y del derecho ciudadano al acceso a la información, y desde mi responsabilidad ética y profesional, sumado al compromiso con la búsqueda de la verdad, la pluralidad de ideas y el servicio a los ciudadanos, me veo en la obligación de rectificar la nota publicada en el diario Perfil del día 22/11/2019, en su versión web como papel, bajo el título “Denuncias sin distinción partidaria: cómo están las otras causas por abuso en política”, con el copete  “En qué estado se encuentran las investigaciones contra Manuel Mosca (PRO), Juan Carlos Marino (UCR) y Jorge "Loco" Romero (La Cámpora). Hablan las denunciantes”; ello, en cuanto a la información divulgada sobre el Senador Juan Carlos Marino y la causa en la que ha resultado sobreseído junto a otros dos denunciados, en dos instancias, por distintas instancias judiciales, seguidos de la activa y seria labor del implacable Fiscal Federico Delgado.

Ante la solicitud del abogado del Senador Juan Carlos Marino, Dr. Claudio Calabressi, quién envió las resoluciones de primera y segunda instancias, que constan en el expediente judicial, que además son de acceso público, donde acreditó, en primer lugar, que los hechos descriptos en la nota como textuales, nunca fueron parte de la pluridenuncia que llevó a cabo la Sra. Claudia Guebel, quién día a día, desde que presentó su delación –nada menos que-, ante el Fiscal Federal Carlos Stornelli -quien “llamativamente” la recibió en forma personal y le tomó la denuncia, aun cuando se trataba de un delito de competencia del fuero criminal ordinario-, fue cambiando su relato, primero judicial y luego mediático, en cuanto a lo supuestamente sucedido, esto ha sido denunciado en la causa por Calabressi, quien además, ha podido demostrar la falsedad de los hechos, circunstancias y dichos que configuraban la insólita y por demás contradictoria denuncia de Guebel, a través de infinidad de testigos, en su mayoría mujeres de diversas edades y extracciones políticas, que pertenecen nada menos que, a la planta permanente del Senado de la Nación, y quienes –todas ellas-, manifestaron, que, de ser cierto los dichos de Guebel,  “NO SOLO LO HUBIERAN DENUNCIADO SINO QUE HUBIERAN SOLICITADO EL PASE INMEDIATAMENTE DE SU PUESTO”.-  

En ese sentido, y de las dos contundentes resoluciones judiciales –que se publican conjuntamente con la presente-, que contrastan con lo que la Sra. Guebel ha relatado en los medios y ante el suscripto, debo expresar que lo informado en la nota que se rectifica, es inexacto y en cuanto a los textuales pronunciados por Guebel, nunca existieron en la causa, como por ej.; “tanto el Senador como el jefe de despacho hicieron esto. Hubo acceso por la violencia…” “…un intento de violación…”.

Tal como esta defensa ha sostenido desde un principio “En virtud de la denuncia juramentada, que primigeniamente llevara adelante la Sra. Claudia Mabel Guebel, nada menos que, ante el titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nº4 Dr. Carlos Stornelli, y luego, declarando testimonialmente en Cámara Gesel, con ocho días de diferencia entre una y otra, sumado a la alta difusión pública, que la propia querellante y su letrado se encargaron de darle a la denuncia, donde la nombrada comenzó una especie de raid mediático, que nos lleva necesariamente a cotejar sus declaraciones en esta causa, con aquellas brindadas en los medios de comunicación, ya que, su relato acerca de los supuestos acontecimientos que denuncia tanto de mi asistido como de Pedro Fiorda, han ido variando y se evidencian manifiestamente contradictorios, una y otra vez”.

Era evidente que esta denuncia fue construida desde un principio con el claro intento de dañar la figura política de Marino, incluso al momento de narrar los supuestos hechos por segunda vez, la propia Licenciada de Delegados Judiciales que le tomó la Cámara Gesell a Guebel le tuvo que decir -y se encuentra grabado en audio y video-: discúlpame, pero ¿Podrías narrar todo a viva voz? ¿Sin consultar nada? Menciona esto porque Claudia tenía apuntes que consultaba en varios momentos. En la ocasión, la Licenciada observa esos apuntes (textual de la transcripción que obra en la causa).-

Cuando dice Guebel: “La jueza lo sobreseyó a él y a todos de forma express”.-         

Los denunciados por Guebel, el Senador Marino, el asesor Pedro Fiorda y un asesor de la Cámara de Diputados –quien no conoce, ni trabajó jamás con Marino-, han sido sobreseídos en dos instancias, no en una, como se publicó erróneamente en la nota de referencia. La propia Guebel jamás en su pluridenuncia mencionó que hubiere existido “UN INTENTO DE VIOLACIÓN” donde tampoco ha podido probar ninguno de sus diversos, variados y contradictorios dichos.

La causa fue llevada adelante y analizada no solo dos magistrados que actuaron en el juzgado de primera instancia, Jueces Federales Dres. Ariel Lijo y María Eugenia Capuchetti, respectivamente, y sino luego revisada por los integrantes de la Sala II de la CAMARA de Apelaciones en lo CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL. Es decir, varios magistrados, conjuntamente con el quien impulsó la acción penal, el Fiscal Federal Federico Delgado, tuvieron todas y cada una de las pruebas producidas por ambas partes, y efectuaron el análisis sobre la verosimilitud de la denuncia, la cual quedó derrumbada ante las decisiones judiciales que he tenido a mi vista.            

Por eso, no fue –tal como erróneamente se ha publicado- sólo la Juez Capuchetti la que ha sobreseído al Senador Juan Carlos Marino y al resto de los denunciados, sino también ese sobreseimiento ha sido confirmado por la Sala II de la Cámara Federal; todos estos magistrados, de diferentes corrientes de pensamiento e inclinaciones políticas, si se quiere, de lo cual resulta falaz –una vez más-, lo dicho por Guebel en cuanto a que fue “…decisión política de no investigar” (SIC).

La Resolución de primera instancia es contundente respecto: “En esa dirección, la lectura de la causa revela que las diligencias ordenadas no han conducido a recolectar elementos de prueba ciertos y evidentes que dieran pie a sospechas respecto de la supuesta actuación de Marino, Fiorda y Amarilla, donde se vieran involucrados en un hecho de agresión u acoso sexuales o laboral por el que Guebel resultare ser víctima. De las consideraciones efectuadas a partir del minucioso examen practicado sobre los elementos de prueba recolectados, habré de concluir que no se corrobora la hipótesis delictiva denunciada en autos”.

Y de la resolución de la Sala II surge contundentemente: “Repárese que los hechos, tal y como fueron relatados por la querellante, no encontraron respaldo en las diversas declaraciones de los testigos propuestos por las partes, en los datos extraídos del teléfono celular aportado por la denunciante, ni en los sumarios administrativos que se formaron en el ámbito de la Cámara de Diputados y la de Senadores de la Nación”.

Por lo tanto, cuando Guebel asegura una vez más falsamente: "No hay Justicia. ¿Cuántos hechos se tienen que suceder para que Comodoro Py deje de proteger a los senadores y diputados? No son dioses, son delincuentes comunes. Son hechos aberrantes" (SIC) 

(*) Abogado del Senador Juan Carlos Marino.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4881

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.