Parcialmente nublado
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 24 de agosto de 2019 | Suscribite
PERIODISMOPURO / Guillermo Nielsen
domingo 14 julio, 2019

Para el referente económico de Alberto Fernández, "Kicillof es un ignorante"

Está en la "lista corta" de posibles candidatos a ministro de Hacienda de una gestión de Alberto Fernández. Parece coincidir con Miguel Angel Pichetto sobre el candidato K para Buenos Aires.

por Jorge Fontevecchia

Expectativas. “El mercado esperaba que Carlos Melconian resultase el ministro de Economía de Cambiemos. Sin embargo, el Presidente optó por otras figuras”. Foto: Cuarterolo

—Las empresas están preparando sus planes de negocios futuros con dos escenarios distintos: el triunfo oficialista o de la oposición. ¿Cuán distinto sería si ganara Macri o Fernández?

—Hacer ese tipo de escenarios fue parte de mi carrera profesional. Es lógico que las empresas lo hagan. Y también es lógico que, de acuerdo con los antecedentes, se infieran dos escenarios. Personalmente creo que no deberían ser escenarios tan discordantes. El país está encorsetado con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Esto otorga una gran previsibilidad. No veo al país rompiendo con el Fondo. Cualquier gobierno que llegue necesitará el apoyo de Wall Street y de Washington. Cuando digo Washington me refiero al Tesoro americano, el mismo Fondo Monetario Internacional y también el Banco Mundial. Las empresas hacen bien en prever escenarios distintos, pero el encorsetamiento no abrirá brechas en lo coyuntural. Sí percibo la posibilidad de un cambio que el mercado no espera en caso de que gane Alberto Fernández: serán sorpresas agradables. El mercado está un poco trabado en la fantasía de que Cristina y Kicillof controlarán a Alberto.

—¿Sería lo mismo en términos de consumo?

—Macri está kirchnerizado en esta etapa. Por eso la versión remixada de Precios Cuidados, la versión actual del Ahora 12. El problema es otro: que Macri no consiguió despejar las incertidumbres respecto de adónde quiere llevar la cosa. No hay el nivel de confianza necesario que necesita cualquier economía. Y mucho más una economía de frontera. Hablo de economía de frontera no en el sentido de un tipo de calificación crediticia, sino en el de su falta de profundidad financiera. Para que la economía vaya bien y se produzca un cambio fuerte se precisan expectativas muy positivas. Tiene que haber confianza. La confianza es algo básicamente emocional. Se pueden hacer cálculos, proyecciones de programas financieros acerca de cuánto tendrá que pagar y en qué momento Argentina. Pero básicamente estamos ante una cuestión emocional. Y Macri no la consiguió. No logró esa conexión. Sí logró un lugar político, una esperanza política. Lo que podría caricaturizarse como frenar al chavismo en el Río de la Plata. Pero desde el funcionamiento y las variables económicas, le hizo perder gran cantidad de dinero a mucha gente. Y no solo a los argentinos: hay inversores internacionales que también perdieron.

“El país está encorsetado con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.”

—¿Cuánto de la pax cambiaria de los últimos días obedece a que muchas monedas de países emergentes se apreciaron respecto del dólar, cuánto a la posibilidad real de que el Gobierno sea reelecto según las encuestas? ¿Cuánto se debe a que Alberto Fernández encabece la fórmula y no Cristina? ¿Qué incidencia tiene la reducción real del déficit, la lucha contra la inflación? Y finalmente, ¿cuánto incide tu candidatura al Ministerio de Economía?

—Soy candidato, estoy en la lista corta. Pero no me parece que sea el tema. Cuando ganó Carlos Menem nadie sabía, por ejemplo, que le pediría a Bunge y Born colaboración en la gestión económica.

—¿Alberto Fernández puede dar una sorpresa de ese estilo?

—No sé si sorpresa a lo Menem. Buena parte del mercado esperaba que Carlos Melconian resultase el ministro de Economía de Cambiemos. Hubiese sido lo más lógico. Y sin embargo, el Presidente optó por otras figuras. Pero vayamos al eje de tu pregunta anterior. Acá hay temas de cabotaje y temas internacionales. Los internacionales son clarísimos, y estaban en tu enumeración original. Aquí hay una revaluación de emergentes...

—... que va a continuar.

—En principio, sí. Hay que tener presente la falta de profundidad financiera. El mundo financiero es como un océano. Uno puede bucear en aguas más profundas: hoy existen recursos. Es fácil financiarse. Básicamente, se cuenta con el G7, China, los Tigres Asiáticos. Todos tienen acceso a un pool de recursos muy grandes. Esa profundidad se hace menos honda, más fina, al llegar a las costas argentinas. Argentina hizo todo para decepcionar a los mercados financieros en distintos aspectos y en diferentes momentos de la historia. No es algo adjudicable a un gobierno, sino a una seguidilla de cosas que explica el estancamiento argentino. Que haya un viento de cola en los mercados emergentes en este momento a partir de la imposibilidad fáctica de que la Reserva Federal aumente las tasas provoca una pequeña brisa que no justifica el entusiasmo mediático que vemos todos los días, especialmente por parte del Gobierno.

“Cualquier gobierno que llegue necesitará del apoyo de Wall Street y de Washington.”

—¿La reforma previsional de Brasil podría hacer que la brisa sea mayor y más duradera?

—Lo de Brasil va a tener un impacto grande en Argentina. En muchos aspectos. Hoy el hijo de Jair Bolsonaro está pidiendo un lugar en Washington para uno de sus hijos como embajador. Eso implica más que relaciones carnales. Es un cambio de paradigma muy grande. Hasta ahora no le estaba yendo muy bien a Bolsonaro en economía. Con esto, busca un segundo aliento.

—Si aprobaran la reforma se produciría un aumento del real y de las acciones de sus empresas. ¿Qué consecuencias tendría en la Argentina?

—Consecuencias positivas y negativas. Dentro de las positivas, el hecho de que contaríamos con un socio con un mercado muy activo. Si además se logra revertir la mediocridad en la que está metido y reactiva el consumo interno Brasil, Argentina se vería beneficiada, dado que es nuestro mayor mercado de exportaciones industriales.

Guillermo Nielsen, en la entrevista con Fontevecchia en el Diario PERFIL.
Brotes. “Que haya viento de cola en los emergentes en este momento a partir de la imposibilidad de que la Reserva Federal aumente las tasas provoca una pequeña brisa que no justifica el entusiasmo mediático”. (Foto Pablo Cuarterolo)

—Además se planchará el dólar.

—En ese aspecto tengo más dudas. El veranito del dólar es algo transitorio. No responde a algo estructural. Y la meteorología nos brinda veranitos más cortos que los estacionales. Cuando hablamos de verano estamos hablando de una estación. Pero cuando nos referimos a un veranito, podemos decir que la meteorología económica no funciona de acuerdo con el calendario

—¿Creés que durará menos de tres meses?

—Lo veo más corto. Desde el punto de vista de la política monetaria se está volviendo a cometer un error, el del carry trade. Fue algo costoso para la Argentina. Y hoy está de nuevo en vigencia. Es la demostración de que la gestión económica del Gobierno no aprende. No se aprendió nada de la situación traumática con Toto Caputo al frente del Banco Central.

—Acabás de llegar de un viaje de varias semanas en el exterior, ¿qué escuchaste de actores económicos internacionales que siguen la realidad argentina?

—Argentina no existe. O existe poco. Parte de mi viaje estuvo obligado a una cuestión profesional: soy consejero de un directorio en Madrid. Es muy interesante escuchar qué pasa en España. Se recibe una información de mucha calidad, no solo de España, sino de otras partes del mundo. El directorio está muy activo en India, viendo otras oportunidades. De Argentina se habla poco, porque está estancada. Por supuesto que hay preguntas, básicamente vinculadas a las elecciones y a qué cabe esperar. Tienen las mismas incógnitas que tus lectores de PERFIL y quienes nos ven por televisión. Sí estuve afuera en el momento en que se anunció el acuerdo Unión Europea/Mercosur. Me resultó muy interesante. Si me perdonás el autobombo, te diría que todo empezó treinta años atrás.

“Macri está kirchnerizado en esta etapa previa a las elecciones.”

—Vos fuiste ministro consejero agrícola en la ronda de negociaciones en Bruselas y Ginebra. Tenés mucha experiencia en las relaciones con la Unión Europea.

—Creo que vale la pena contar una anécdota. Se produjeron dos cosas simultáneas. La salida traumática del gobierno de Raúl Alfonsín y el hecho de que Diego Guelar –hoy embajador en China, muy ligado al PRO desde el comienzo– fuera a Bruselas. En ese momento yo era el ministro consejero de mayor antigüedad, que llevaba los temas más candentes. Guelar es un tipo hiperactivo. Me llama y me pregunta: “¿qué hacemos, qué podemos presentar?”. Por el lado europeo, España y Portugal habían accedido en ese entonces a la Comunidad Económica Europea. Con el acceso, empezó a haber comisarios españoles. Uno de ellos tenía largas relaciones con América Latina. Le sugerí a Guelar que hiciéramos un convenio entre los dos espacios de integración –la Comunidad y el Mercosur–. Le encantó la idea. También le encantó la idea a Abel Matutes, el comisario español. También le gustó mucho. Pero ¿cuál era la contra? Que España y él mismo eran recién llegados. Estaban aprendiendo los matices y los detalles de lo que era la comunidad. Tuvimos varias reuniones. Pero en ese momento, el tema no podía volar. Menem tomó el tema en una visita a Madrid en 1995 y firmó el documento que oficialmente inició las negociaciones. Fijate cuánto tiempo llevó. Luego, me alejé de eso: volví a la Argentina a trabajar en el sector privado. Pero siempre mantuve mis vínculos y amigos con Europa. Y en viajes como este también refresco esos temas. Y además, hay algo que quiero remarcar: el acuerdo es ante todo una de las pocas muestras de algo muy necesario y de lo que seguramente vamos hablar: las políticas de Estado. En la Argentina hay mucha política y más politiquería, pero pocas políticas de Estado. Pero ese acuerdo fue política de Estado. Todos los presidentes –excepto Ramón Puerta, que inició un ciclo de puerta giratoria en la presidencia– hablaron de ese acuerdo en cada visita o cuando recibían a alguna autoridad internacional. Es un acuerdo que trascendía las banderías político-electorales. Eduardo Duhalde tiene una relación estrecha con José María Aznar, otra figura importante. Cristina también lo intentó. Fueron todos.

—¿Cómo resultó el tratado? ¿Sos optimista?

—El tratado no terminó. Se explicó muy mal y se manejó peor. Hubiera correspondido una actitud más de Estado y menos triunfalista electoral. Como si hubiera habido un héroe estilo Astroboy que levantara el teléfono y al que le otorgaran mágicamente el acuerdo. El acuerdo es el resultante de una situación política muy peculiar, especialmente en España. No se termina de ver el rumbo en muchos aspectos. Están con elecciones anticipadas. Y el acuerdo le brinda cierto oxígeno a Pedro Sánchez, por lo menos en los medios empresarios, que perciben que se abre una frontera. En Argentina se hizo algo de zócalo: adjudicarse la totalidad de un proceso como este. Me parece que lo que correspondía era llamar a todos los presidentes que impulsaron esto a lo largo de los años y lo mantuvieron vivo. Especialmente a Carlos Menem, que todavía está. Y además es senador. Debería haberse anunciado como una política de Estado, sin chiquitajes.

—¿Incidió la grieta?

—Quiero pensar que no fue la grieta. Acá hay hechos históricos. Cristina pidió por este acuerdo. Y antes, Néstor Kirchner.

—¿Por que lo criticó parte del kirchnerismo?

—No te podría decir por qué salen a castigarlo. También hay ahí un costado de politiquería. Hubo politiquería de los dos lados, pero el que empezó fue el Gobierno. El gran responsable es el que anuncia. Las cuestiones de Estado deben manejarse como tales. No va eso de sentirse un Astroboy que firma el acuerdo luego de una llamada telefónica.

—Vuelvo a la cuestión de fondo; ¿es importante para la Argentina?

—Muy importante. Soy muy optimista. Pero hay que aclarar que es el inicio de unas negociaciones que llevarán dos años. El próximo gobierno, cualquiera sea su signo, va a tener que negociar los detalles. Y deberá tener gente que sepa los detalles de esto. No es para cualquiera. Europa tiene una gimnasia de negociación por un lado. Se necesitará una adaptación de los distintos sectores industriales a las nuevas condiciones competitivas que resultarán de los acuerdos. Argentina no tiene ninguna de las dos cosas. Cuenta con gente en la cancillería que supo negociar esto y llevarlo a buen puerto. Pero esto es el comienzo de algo y no el fin. Hay grandes lecciones en la economía. Una de ellas, muy clara, es la conveniencia del comercio internacional. Especialmente el comercio entre economías desiguales, con precios relativos diferentes. Un contraejemplo de esto que te digo puede observarse en la queja de Cuba: no pueden comerciar con Estados Unidos por el bloqueo. Dejá de lado si tienen razón o no (en algunas cosas, la tienen; en otras, no). Pero una economía pequeña, socialista, todo el tiempo plantea que uno de sus dramas es no poder comerciar con Estados Unidos. Eso puede extrapolarse a lo que estamos viviendo con este acuerdo.

—Existe la percepción de que el último kirchnerismo se cerraba al mundo y de que Mauricio Macri tuvo una política internacional más aperturista; ¿fue un actor más enérgico para que se cerrara el acuerdo?

—Es verdad que fue más aperturista. Pero el factor más enérgico fue la situación interna europea, especialmente la española. Además, tuvo el apoyo fundamental de Angela Merkel. Macri hizo todo lo que pudo para merecer los elogios internacionales y la movida consiguiente. Tuvo muy claro que en esta época de globalización no se puede mirar para adentro. El vivir con lo nuestro ya fue. La sociedad argentina tiene expectativas diferentes a las que tenía con Cristina. En la Argentina de hoy no se pueden inferir cosas de 2002 ni de 2005. Estamos en una época completamente distinta. Macri tuvo la extrema suerte de que Donald Trump sea presidente de los Estados Unidos, algo que no veían venir los principales analistas.

“Por su falta de profundidad financiera, Argentina es una economía de frontera.”

—¿Te referís a la relación personal entre ambos? Porque en algún sentido fue díscolo respecto de Donald Trump.

—En las relaciones siempre hay aspectos positivos y negativos. Pero el vínculo entre ambos presidentes es un dato a tener en cuenta.

—Vos negociaste dos veces con el FMI, primero con Duhalde y luego con Néstor Kirchner.

—Y negociamos bien: creció la economía. Hicimos dos acuerdos y con ambos se creció. Y fuerte.

—¿Habrá que renegociar con el fondo en 2020?

—Para responderte, debo ir un poco a lo técnico. El esquema que usaron fue uno de emergencia que se llama “stand by”. Los stand by se repagan en el plazo más corto, porque son asistencias por problemas en el sector externo. Acá tuvieron que forzar tanto la mano que lograron uno que es récord. Y fue así por la irresponsabilidad del gobierno de Macri en cuanto a su endeudamiento de corto plazo. Fue un endeudamiento con capital caliente, con hot money, hacer el carry trade. La base del problema está en ese error. Error que repiten ahora.

—Se tomó deuda de corto plazo.

—Se entró con una fantasía. Para empezar, con la absoluta libertad de movimiento del mercado de capitales. Podés exportar y si querés no declarar los dólares, no los liquidás en el mercado durante ocho años. Eso no existe. O existe solamente en el G7 y en unos pocos países. Se tomó una actitud dogmática, otro de los problemas de la Argentina. La falta de practicidad es un inconveniente, sea de Axel Kicillof o de Federico Sturzenegger. Se llega a la política con dogmatismo. Hubo un ingreso de capitales que salieron corriendo no bien tocaron el silbato del aumento de las tasas en los Estados Unidos. El agujero financiero que quedó fue demasiado grande. Así se llegó al préstamo récord, Volviendo a tu pregunta: el fondo sabe qué hay que renegociar, sus funcionarios lo conocen perfectamente. Hay vencimientos, en particular en 2021 y 2022, que están fuera de la realidad económica de Argentina. Deudas que contrae la Argentina cuando Sturzenegger comete un exceso al frente del Banco Central. Ese exceso fue el que nos llevó al Fondo. La asistencia fue récord. Y no se puede pagar en los términos pactados. No es dramático esto, puede negociarse. La imposibilidad del pago responde a una matemática financiera. La Argentina no puede hacer frente a todos los vencimientos de deuda privada más los 22 mil millones con el Fondo. Es algo que sabemos todos. Especialmente, los negociadores del Fondo. Eso se hizo mal y debe negociarse. Pero es algo solucionable.

—Se renegociarán los pagos. ¿La política económica también?

—Ahí entramos en otra dimensión. El Fondo tiene distintos programas. Los más livianos son los de stand by. Los de facilidades extendidas vienen acompañados de una cantidad de requisitos sobre reformas estructurales. Y ahí es cuando la cosa se complica. Llegan con una lista de pedidos, muchos de los cuales tienen lógica económica. Vos hablabas de la reforma previsional de Brasil hace un rato. El Fondo también la pedirá para Argentina. Y la lógica corresponde a que, cuando llegás al gobierno, ves que es el primer rubro de gastos. Y la contraparte es una estructura impositiva y la recaudación absolutamente debilitadas por años de despilfarro, malas inversiones. Todo lo que ya conocemos y que deviene en las crisis recurrentes de Argentina. Ahí es donde aparecen los problemas de tiempos. Hay cosas que modificar, pero no se puede hacer una reforma previsional para pauperizar todavía más al sector pasivo en Argentina. Habrá tensiones ahí. Pero seguramente haya una reforma laboral. Todos sabemos que hay leyes obsoletas. El mundo no funciona más así, salvo en algunas economías puntuales, con una altísima productividad, como la alemana. Nosotros tenemos sectores, como el agropecuario, que son de altísima productividad. Somos campeones en materia de soja y en la organización económica alrededor de la soja.

Guillermo Nielsen, en la entrevista con Fontevecchia en el Diario PERFIL.
Errores. “El carry trade demuestra que el Gobierno no aprendió nada de la experiencia traumática de Toto Caputo al frente del Banco Central”. (Foto: Pablo Cuarterolo)

—¿Podríamos decir que el Fondo tendrá algunas exigencias que coincidirían con un buen plan económico y otras que habría que resistir?

—Es importante señalar que Argentina está en una crisis fuerte de mediocridad, más allá del acuerdo con el Fondo, más allá de lo que haya que renegociar. Perdimos una década. Llevamos más de diez años sin crecer. Si se mide el crecimiento per cápita, es más dramático: decrecimos. No se puede seguir con el chiquitaje. No se puede crecer un año al 1% y al año siguiente al 1,5%. Se precisa un cambio euclidiano muy fuerte en la política económica. Son cosas que venimos hablando con Alberto desde hace años. Nuestra relación no es nueva. Y de esto hablamos siempre. Estamos trabajando para hacer un régimen muy potente, tanto para Vaca Muerta como para otros espacios de formaciones no convencionales, que son seis en el país. Solo hablamos de Vaca Muerta, pero hay más. Es algo que hay que hacer: va a llevar tiempo, pero tendremos otra Argentina económica. Será un país con muchas más exportaciones, que podrá salir de los cuellos de botella que plantea la deuda.

—¿A quién debe atribuirse el mérito de Vaca Muerta? ¿A Cristina, que nacionalizó y estatizó YPF, o a Macri, que le dio tarifas redituables al sector? ¿Sería otra política de Estado?

—De alguna manera, es de los dos. Pero no hay que perder de vista que la potencialidad de la roca en la que se hace el fracking para obtener gas y petróleo es conocida por los geólogos desde hace más de cien años. Lo que no había llegado a la Argentina era la tecnología del fracking, que permite extraer el petróleo de esa roca que está a más de 3.000 m (hay casos en que está más cerca, a 2.000 m). Esto empieza en Estados Unidos. La primera perforación horizontal fue en 1990. Esta es la base. A partir de ahí se fueron sumando distintas modificaciones tecnológicas que permiten que hoy hablemos de una realidad. Explotar esa potencialidad no es una abstracción

—¿Lo que puede producir Vaca Muerta en exportaciones sería paralelo a lo que consiguió el campo con la siembra directa de soja?

—El gran mérito del fracking en la Argentina es de Miguel Galuccio. Cristina les dio, ante todo, buen precio a las naftas y al petróleo. Atrasó la tarifa de gas, pero no tanto la de combustibles. Galuccio pudo explicarle todo eso a Cristina y mostrarle su potencial. Cristina, con el acuerdo con Chevron, abrió la puerta política a lo que está sucediendo en Vaca Muerta. Hoy, el pozo más productivo de YPF viene de estos acuerdos con Chevron.

—Finalmente, estamos frente a una política de Estado, como en Vaca Muerta…

—No la tenemos todavía. Este gobierno entendió qué es Vaca Muerta. Este gobierno también redactó (y muy mal) la Resolución 46. En petróleo, y en general en toda la actividad minera, está el de-risking, un sistema para moderar los riesgos. Había riesgos. Entonces escribieron algo hipergeneroso y sin límites. Hubo empresas muy exitosas, como Tecpetrol, que tuvieron el pozo más productivo de gas en Fortín de Piedra, a la que se le reinterpretó la Resolución 46. Esto no es tan conocido por el gran público, como tampoco otras cosas que son herencias de este gobierno hacia adelante.

“La confianza es una cuestión básicamente emocional.”

—Con sus más y sus menos, estamos frente a dos elementos que tienen más futuro para la Argentina.

—Pero todavía no hay política de Estado en Vaca Muerta. Vamos a hacerla, iremos más allá de las banderías políticas. Las inversiones grandes necesitan de períodos de maduración que están por encima de los cuatro años de una presidencia. Por eso necesitamos una clase dirigente que sepa de la importancia de las políticas de Estado. Para que Vaca Muerta sea una solución, y una rápida, necesitamos un marco legal adecuado. La otra política de Estado fundamental para una Argentina en crecimiento es el banco central.

—También conocés mucho la cultura empresarial que formó a Macri porque trabajaste en Socma entre 1993 y 1995 como gerente de Planeamiento Estratégico. Miembro del equipo a cargo de los road-shows del Grupo para la colocación de préstamos sindicados y ON. Fuiste negociador con el gobierno nacional y con gobiernos provinciales por obras públicas, concesiones y licitaciones. ¿Qué te dejó esa experiencia?

—Formé parte de un equipo maravilloso, el de Franco Macri en el holding Socma. Salvo un período muy breve, trabajé con la primera línea de gerencia. Yo era de la segunda línea, pero trabajaba con la gente de Franco y con él mismo. Fue un hombre de gran capacidad empresarial y muy querible también. Era cálido cuando debía y cuando se enojaba era un león. Fueron años muy lindos.

—¿Es cierto que ponía su casa como garantía en ciertos negocios?

—Es parte de un folclore, en la empresa se hablaba de eso, pero no me consta. Lo cierto es que era parte de una cultura de tomar riesgos, muchos riesgos. Apostar las fichas a pleno.

—En esa cultura se crió Mauricio Macri.

—No fue fácil ser el hijo mayor de una persona con esas características.

—¿Encontrás algo de esa cultura de jugarse fichas en la gestión Macri de estos tres años y medio?

—No lo veo así. Me llama la atención el contraste con los cuadros gerenciales del grupo Macri y del grupo Socma, que eran muy buenos. Era gente muy buena, muy capacitada, de una velocidad inusual y los equipos de la gestión. Mauricio hubiera hecho un buen negocio si lo hubiera dejado a Franco influir en su primer gabinete económico. No hubiera tenido estos problemas. Más allá de la cultura de los riesgos, también había una de las evaluaciones. El grupo Macri fue realmente de los fuertes, pese a haber llegado tarde a las privatizaciones, algo que benefició a otros competidores suyos.

—Fuiste ministro de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires un año antes de que Macri asumiera. ¿Fue mejor jefe de Gobierno que presidente?

—Sí. Fue mejor como intendente. Tanto Macri como Horacio Rodríguez Larreta son muy caros. Hacen cosas, sí. Pero lo de Horacio es una gestión muy importante, pero muy cara.

—¿Caras en qué sentido?

—Por ejemplo en el tema patentes. Tenemos una de las patentes más caras de América Latina. Tributariamente, es un desastre. Aun así, se endeudaron también. Cometieron el pecado de la deuda. Pudieron seguir haciendo tantas obras por el festival de deuda. Un festival que alcanzó a Rodríguez Larreta, también marginalmente a Vialidad Nacional. El grueso de la deuda que tomaron fue para pagar jubilaciones y sueldos. Tomar deuda para pagar gasto corriente es un error muy grave. Entraron con la premisa de no convalidar un ajuste, una baja del gasto. En la Ciudad de Buenos Aires no lo hicieron. Tampoco a nivel nacional. Al contrario, aumentaron el déficit.

—Pero los resultados de la Ciudad parecen ser diferentes a los nacionales.

—La Ciudad tiene una realidad más acotada. Los niveles de riesgo y las decisiones que hay que tomar son muy acotados. Saltar de la Ciudad de Buenos Aires, que es el tercer presupuesto del país, a manejar todo el presupuesto implica otro tipo de decisiones. Implica tensiones distintas con los lobbies. No es estrictamente un aprendizaje ser un buen intendente para gobernar la nación.

—Fuiste precandidato a jefe de Gobierno y a diputado del Parlasur por el Frente Renovador de Sergio Massa cuando Alberto Fernández era parte de ese partido. ¿Massa se diluye en el kirchnerismo o el kirchnerismo se diluye en Alberto Fernández-Massa?

—Ninguno de los dos se diluye. Son componentes de algo más complejo que está por verse cómo funciona. Hay que ver qué tienen en común Kicillof o La Cámpora con Massa. Hay un esfuerzo muy grande por construir la unidad. Es muy fácil el esfuerzo por la unidad cuando lo que está en juego es el resultado electoral. Pero en la cancha se verán los pingos

—A eso llamo “ver quién se diluye”. El Amazonas se junta con el Río Negro: uno es marrón y uno negro. Pero al cabo de cierta cantidad de kilómetros, el marrón es todo el río. En algún momento, alguna de las dos culturas tendrá que predominar.

—Hoy no lo veo fácil de predecir. En esto solo puedo opinar como lector de diarios. Yo soy economista y aunque conozco de primera mano a los personajes que vos mencionás y trabajo con Alberto, no sé cómo se dará en la realidad.

“El veranito actual del precio del dólar es algo transitorio.”

—¿Habrá cisma en Buenos Aires?

—Buenos Aires es la columna vertebral de la política argentina. Va a ser muy interesante el proceso. Encontrar qué tiene en común la provincia de Juan Manuel de Rosas con la de Kicillof. Se sabe que hay diferencias. Pero yo creo en la historia

—El año pasado Guillermo Moreno dijo que vos integrabas su equipo de candidatura e integrarías el grupo que discutiría con el FMI. Vos lo desmentiste pero también dijiste que más allá de las diferencias, tenés muchas coincidencias con Moreno. ¿Cuáles?

—Moreno es consejero del PJ, forma parte de la mesa del partido, y tiene a su cargo la Comisión de Economía del PJ. Desde esa comisión, Guillermo Moreno me llamó para formar parte de ella. Tengo con él una relación preexistente. Fui subsecretario de Finanzas del Gobierno cuando era subsecretario de Comunicaciones. Ambos formábamos parte de un grupo que debía monitorear acciones del Banco Hipotecario, que estaban en un fideicomiso. Con todo eso, más allá de que no nos veíamos en el día a día, sí teníamos reuniones y trabajamos juntos. Más allá de todo lo que sabemos, de su enfrentamiento con el Grupo Clarín, Moreno es un tipo de características intelectuales muy interesantes. Sabe mucho de comercialización, sabe en serio. Pero sabe mucho en serio. No versea. Porque hay mucho meditador social disfrazado de economista, o de funcionario. Guillermo sabe. Aunque tiene cosas difíciles de justificar desde la democracia. Hay un punto en el que la emocionalidad lo invade. Algunos dirán que se le rompe la cadena fácil. O que tiene la mecha corta.

Guillermo Nielsen, en la entrevista con Fontevecchia en el Diario PERFIL.
FMI.“Me tocó participar de dos acuerdos con el Fondo Monetario. Uno fue con Eduardo Duhalde y el otro con Néstor Kirchner. Luego de ambas negociaciones, la economía creció fuerte”. (Foto: Pablo Cuarterolo)

—¿Esta mecha corta es la que lo lleva a decir cosas como que Alberto Fernández es neoliberal en economía?

—(Se ríe.) Me hiciste una pregunta muy interesante. En la Comisión de Economía Guillermo Moreno hizo un buen trabajo. Hizo algo muy difícil, que es juntar a las distintas tribus del PJ con todos sus matices. Fue durante mucho tiempo un ámbito de discusión de ideas económicas, ideas de política económica. No es que estuvieran todos de acuerdo. Pero fue un ámbito de intercambio muy valioso. Después, sorpresivamente para mí, Moreno quiso ser candidato a presidente. Y obviamente eso lo alejó de la tarea que estaba haciendo.

—¿Ahí sentiste que debías decir que no sos parte del equipo de candidatos de Guillermo Moreno.

—El asunto fue así. Nosotros veíamos la exageración del Fondo Monetario. Sobre todo cuando en una de las primeras modificaciones, el Fondo adelanta los desembolsos del stand by. Lo que tenía que desembolsarse en tres años se transforma en uno y medio. Ahí vimos que pasaría lo que sucede hoy. Que, por ejemplo, el año que viene tenemos obligaciones con el Fondo, pero no tenemos desembolsos del Fondo, los desembolsos son ridículamente bajos, son 5 mil millones de dólares. Percibimos la necesidad de hacer una gestión para conversar con ellos todo esto. Y obviamente, a partir de mi experiencia con ellos, me pusieron en la terna de miembros de la comisión para negociar. La cosa, desde el punto de vista periodístico, no se manejó con mucha felicidad. Imaginate qué hubiera pasado con la grieta si había una presentación pública. ¿Qué haría Marcos Peña ante una carta dirigida a Christine Lagarde?

“Me resultó muy interesante el acuerdo Mercosur/Unión Europea. Estuvimos en el inicio.”

—Cuando Moreno dice que Fernández es “neoliberal en economía y socialdemócrata en política”, ¿es una buena definición?

—Neoliberal es el término más confuso de la política argentina.

—¿Cómo definirías a Alberto Fernández en términos económicos?

—Alberto Fernández en economía es una persona preocupada por el gasto social, y porque su gestión permita crear una sociedad de respeto democrático y en crecimiento, algo que los argentinos parecimos olvidar. Entiende perfectamente, además, que el crecimiento tiene componentes instrumentales. El mundo y la Argentina no están para políticas que se practicaron en los años 50 o 60. Este es otro mundo.

—¿Podríamos decir que Alberto Fernández, en términos económicos, es una persona que respeta la ortodoxia?

—Seguro. Seguro. Hemos tenido reuniones y almuerzos con Javier Milei, por ponerte un referente liberal explosivo desde el punto de vista mediático, uno de los economistas mejor formados de la Argentina, no te quepa la menor duda. Más allá del Milei mediático, del de los debates, y de esa rapidez genial que tiene, es un tipo muy formado. Hemos tenido reuniones, hay diálogos con muchos colegas, tanto liberales como gente...

—¿Más keynesiana?

—Keynesianos; otro término rigurosamente desdibujado. Cuando cae el Muro de Berlín y colapsa la Unión Soviética, crisis que empezó en Polonia y siguió en Alemania, cuando todo cayó como un castillo de naipes, la izquierda intelectual quedó huérfana. ¿Qué le quedó a la izquierda intelectual? Cuba. Entonces los intelectuales buscaron un lugar defendible. ¿Qué es lo más defendible y lo más cercano al intervencionismo soviético? El keynesianismo. Si vos lees realmente las distintas ediciones de Keynes, vas a ver que elogia la organización económica nazi. Y en otros lugares elogia la organización rusa.

—Hay personas que creen que el Estado tiene que intervenir más y personas que creen que el Estado tiene que intervenir menos. ¿Cómo colocás a Alberto Fernández en ese diapasón?

—Diría que tanto mercado como sea posible, y tanto Estado como sea necesario. Sería socialdemócrata.

—Esa que diste es la definición del Partido Socialdemócrata en Alemania en 1958.

—Sí, sí, eso. Desde ese punto de vista, pero el peronismo es una forma, ha sido una forma, ha tenido distintos momentos, digamos, ¿no? Una cosa, un Cafiero socialdemócrata, otra cosa Menem con rasgos liberales.

—¿Y Massa? ¿Cuáles serían las diferencias entre Massa y Alberto Fernández?

—Sergio Massa está económicamente muy influido por sectores hiperproteccionistas, que atrasan cincuenta años, La batalla por el impuesto a la renta financiera no solo fue un grave error. No solo fue engorrosísimo, sino que además no recauda nada. Solo un 1% de la recaudación llega del impuesto a la renta financiera. Esto, que fue absolutamente predecible, aceleró la salida de capitales de la que hablábamos antes, con la salida del carry trade. Fueron hechos que se dieron en sincronía. Massa tenía esa idea. Pero, en definitiva, todo sucedió por responsabilidad del Gobierno. Quien firmó las decisiones fue el Gobierno.

—¿Vos sos el liberal dentro del peronismo?

—Soy liberal, pero sobre todo soy economista profesional. El herramental neoclásico es muy importante para entender la economía y para modificar la política económica. No le tengo miedo.

—La socialdemocracia también se asumía como liberal en términos económicos. ¿Le cabría a Alberto Fernández el término liberal en términos económicos?

—Mirá. Yo no quiero hablar de eso porque me parece que es una connotación que si yo digo que Alberto es liberal, o neoliberal, va a haber un montón que se van a subir al caballo a acusarlo de estar en cuestiones de brujería oculta contra la Argentina.

“En la Argentina hay mucha política y más politiquería, pero pocas políticas de Estado.”

—¿Piensa parecido a vos en términos económicos?

—Sí. Pero no es tan liberal como yo. Tenemos discrepancias. Tengo muchos amigos que no piensan como yo.

—En 2014, desde el kirchnerismo te acusaban de defender a los fondos buitre. Dijiste: “La mejor opción es pagar lo que ordenó el juez Thomas Griesa”. Estuviste de los dos lados del mostrador en las negociaciones. ¿Qué te dejó como conclusión la renegociación de la deuda con los holdouts? Y a tu juicio, ¿cuál fue el error que cometió Kicillof al no terminar de resolver ese problema?

—Empecemos por lo último. Un ministro de Economía, además de saber de economía, tiene que saber de leyes y el funcionamiento legal de los mercados de capitales. La legislación en Argentina, y en el mercado central del planeta, que es Wall Street. Uno no hace lo que quiere. Uno hace lo que la ley le permite. Entonces, si uno va y emite deuda con legislación de Nueva York, o lleva el estatuto de YPF y lo homologa ante la Security Exchange Commission, la SEC de New York, que es lo que regula el mercado de Wall Street, eso tiene fuerza de ley. Por otra parte, nunca trabajé con los fondos buitre. Nunca asesoré a un fondo buitre. Me han ofrecido ser asesor de fondos buitre y yo no acepté. No acepté porque me parecía fuera de lugar. Y sí negocié en términos muy duros con los fondos buitre. Tampoco me siento acusado por el kirchnerismo. No diría eso. Sí hay sectores marginales que tiraban ese tipo de cosas. Pero no me parece relevante. Sí lo es que yo negocié con el Fondo, fui el renegociador de la deuda durante el kirchnerismo. También, luego fui embajador con Cristina. Tengo la genética adecuada para que esas cosas resulten marginales. Volviendo a Kicillof, te diría que su caso demuestra lo difícil que es ser ministro. No solo tenés saber de Economía. También tenés que elegir bien a tu gente. No solo es dirigir la orquesta de colaboradores, que es la parte medular de un ministro de Economía, sino que tiene que saber de leyes de mercado.

Guillermo Nielsen, en la entrevista con Fontevecchia en el Diario PERFIL.
Escenario. “La Argentina de los próximos años no podrá hacer frente a todos los vencimientos de deuda privada más los 22 mil millones con el Fondo. Será preciso renegociar. Se necesita gente que sepa”. (Foto: Pablo Cuarterolo)

—Necesitás horas de vuelo.

—Es un posdoctorado, pero mucho más específico. No podés ser ministro de Economía si ignorás la importancia de las normas de los mercados de capitales. Cuando vos emitís deuda con legislación Nueva York, o legislación Reino Unido, tenés que saber que vos estás claudicando la soberanía de esos papeles y te vas a manejar con ley Nueva York. Y como decía: cuando se presenta el estatuto de YPF ante la Security Exchange Commission, que es la que regula a Wall Street, es exactamente lo mismo. Ahí nadie obliga a que vaya YPF a cotizar en Nueva York. Va porque le conviene. Porque nos conviene a los argentinos que esa acción cotice en Nueva York y que YPF pueda emitir deuda en Nueva York. El ministro de Economía tiene que ser respetuoso de eso. Primero tiene que conocer que esto existe y, segundo, tiene que ser respetuoso de esto.

—¿Vos decís que Axel Kicillof fue ignorante?

—Veo que toqué tu vena básica de periodista que busca un título. La respuesta es sí. No lo discuto desde algo personal. Yo debato sobre políticas, acciones de gobierno.

“El acuerdo con el Fondo se manejó muy mal y se explicó peor.”

—¿Cuál sería la diferencia entre la mirada económica de Kicillof y la tuya que, uno puede inferir, tiene Alberto Fernández?

—Si querés establecer diferencias, corren por tu cuenta.

—Te iba a preguntar también qué te diferencia de Lavagna.

—Tengo una formación profesional liberal. Egresé de la Universidad de Buenos Aires. Tuve grandes profesores marxistas. He leído y estudiado las teorías de valor de Carlos Marx. Con esto quiero decir que los egresados de los años 73, 74 recibimos una formación muy sólida. Entiendo al marxismo, está en algún lugar de mi biblioteca. Pero también me encontré con que no me servía para lo que a mí me interesaba, que era la política económica. Te hablo desde mi experiencia personal. Me vino muy bien cuando me fui a estudiar a la Boston University, que tenía una tendencia más bien desarrollista. Había una fuerte influencia desarrollista y de la teoría pura neoclásica. Y en el segundo ciclo apareció una avalancha fuerte de Chicago, con el monetarismo.

—¿Esa formación ecléctica es la que te hace ser liberal para los peronistas y peronista para los liberales?

—Diría que tengo ese diálogo abierto con personas distintas...

—En eso te parecés a Roberto Lavagna, a quien los radicales creen radical, los peronistas creen peronista...

—Roberto es ante todo un tiempista. Lo sigo como economista. Roberto economista es un tiempista brillante, un tipo muy hábil para ver contextos. Cuando pasás a la política económica, te das cuenta de que es más peronista ortodoxo que liberal. Cuando estuvimos juntos, yo tenía que lidiar con lo más liberal de la relación de Argentina con el mundo, que son los mercados de capitales.

—¿Cómo trazaríamos el mapa con Kicillof dentro de él?

—Kicillof es un marxista disfrazado de keynesiano.

—¿Lavagna sería un keynesiano auténtico, no disfrazado?

—Lavagna es nacionalista. Peronista. Y socialdemócrata, por ponerlo en términos más simples. Yo me ubicaría un poquito más a la derecha de esas posturas.

—¿Y decís al mismo tiempo de que Alberto Fernández se parece más a vos?

—No seas estricto con eso: lo que quiero decir es que tenemos coincidencias en cuanto a lo que hay que resolver.

—Te pregunto así: ¿La mirada económica de Alberto Fernández es más parecida a la tuya que a la de Lavagna? ¿O a la de Lavagna que a la tuya?

—Quiero pensar que es más parecida a la mía. Ahora, él también viene de una formación, de una visión propia; es abogado. No es economista. Pero vos sabés que los abogados tienen su propia exposición a la cosa económica. Alberto en todo caso es un tipo abierto, y ante todo, es muy consciente de los problemas que tenemos que resolver. Ese es el gran motor. Va a ser el gran diseñador de las políticas económicas.

—¿Hay diferencias entre la visión económica del peronismo y del kirchnerismo?

—Sí. El problema de la izquierda en Argentina, el problema estructural de la izquierda, y el gran desafío de la izquierda, fue llegar a las masas. Las masas siempre fueron peronistas, y la izquierda siempre tuvo una franja de la población muy pequeña, como lo demuestran las encuestas electorales y al mismo tiempo, mucha presencia en las universidades. Una influencia muy grande en lo intelectual, pero inoperante a nivel masas. Con la presidencia de Alejandro Lanusse y el regreso de Juan Perón se produce una efervescencia muy grande. Sectores de izquierda se plantean el entrismo, entrar al peronismo. La izquierda entendió que si quería llegar a las masas debía entrar al peronismo. No eran peronistas, eran zurdos. Los zurdos agarran un pedazo grande de todo esto. Y aquí aparecen las distintas genéticas políticas. Había grupos católicos, como pasó con montoneros, había grupos de izquierda de distintos matices, algunos muy violentos. El entrismo fue muy fuerte en la Argentina. La guerra sucia y todo lo que pasó tuvo un fuerte requisito intelectual, que se dio sobre todo en las universidades. Pero también en los sindicatos, tal como demuestra la acción de Agustín Tosco en Córdoba. O sea, hubo una izquierda muy activa, peleándole lugares al peronismo, o disfrazándose de peronista. Peronistas que estaban fuera de la doctrina esencial, que sostenían que había que creer en la lucha de clases.

—Y eso se mantiene hoy.

—Creo que sí. No es un posicionamiento mayoritario. Pero se mantiene y está.

Guillermo Nielsen, en la entrevista con Fontevecchia en el Diario PERFIL.
Seguridad. “Para que Vaca Muerta sea una solución, y una rápida, necesitamos un marco legal adecuado”. (Foto: Pablo Cuarterolo)

—¿Se puede inferir que para vos el kirchnerismo es parte de un entrismo?

—Tiene mucha gente del entrismo, sin duda. Hay mucha gente que participó de las formaciones especiales. Por eso es tan importante la cuestión de reivindicar las consecuencias de la lucha armada. Hubo tortura, desapariciones, fue espantoso, fue horrible. Pero también hay exageraciones.

—¿Roberto Lavagna representaría a un peronismo tradicional y Axel Kicillof representa al entrismo?

—Para simplificar las cosas, te diría que sí. No te olvides que Kicillof en el gobierno de Néstor Kirchner no era peronista; estaba en la vereda de enfrente, desde la izquierda. Participaba de ciertas agrupaciones desde el centro de estudiantes. No estaba ni en el peronismo, ni en el kirchnerismo.

—¿Y puedo entender que tu definición de Alberto Fernández lo coloca más cerca del peronismo y no en el entrismo?

—Por supuesto, no tengas la menor duda.

—¿Cómo posicionás a La Cámpora?

—No soy un experto en La Cámpora. Hubo muchos líos. Pero, por lo que afirman, diría que están cerca de Kicillof, a pesar de que él no viene de La Cámpora. Kicillof acaba de decir que hay que nacionalizar las generadoras eléctricas de la Provincia de Buenos Aires. Está evidentemente en posiciones así.

—¿Es posible un gobierno donde el presidente y el gobernador de la provincia de Buenos Aires tengan miradas de la economía tan diferentes?

—Sí. Hay políticas provinciales y hay políticas nacionales.

—¿El Banco Central debería ser verdaderamente independiente?

—El Banco Central tiene que ser una política de Estado. El problema es conseguir la gente que haga una conducción del Banco Central como política de Estado. En ese sentido, hubo errores en esto de los dos lados en los últimos años, gente que fue al Banco Central sin tener la formación en política monetaria como para saber cuál es el rol y qué es lo que se puede y no se puede hacer en el Banco Central.

—¿Hablás de Luis Caputo?

—Caputo no es un banquero central, nunca lo fue. Nunca pretendió serlo, es un tipo muy ubicado. El es trader. Caputo hubiese sido un excelente director del Banco Central supervisando la mesa de dinero del Central. Es un tipo de mercado, no para ser presidente del Banco Central. El Banco Central es algo mucho más amplio.

“El kirchnerismo hace politiquería cuando critica el acuerdo con la Unión Europea.”

—¿A quién te referías entonces?

—A Federico Sturzenegger, y a toda su mayoría automática. Para el puesto se necesita gente que tenga conocimiento, y la madurez necesaria como para ser banquero central. La madurez emocional es fundamental.

—Repasando la charla, veo que tus críticas más duras son para Axel Kicillof y Federico Sturzenegger.

—Sí. Y fijate que son orientaciones opuestas.

—¿Vos estás en el medio de esas dos posiciones?

—Yo no lo había pensado en esos términos, pero creo que tenés razón. No lo había pensado así hasta ahora.

—¿Que opinión tenés de Guido Sandleris al frente del Banco Central?

—Tanto Sandleris como Nicolás Caputo están haciendo un ejercicio de administración virreinal. No administran la economía.

—Si ellos son virreyes, ¿el reino es el Fondo Monetario?

—La metrópoli es el Fondo Monetario Internacional. Sandleris pudo en los últimos meses negociar una mejor instrumentación del mercado cambiario. Eso me merece un mayor respeto. Ha logrado un espacio importante. Y le hizo entender a la metrópoli cómo se deben manejar algunas cosas.

—Alberto Fernández dijo que la inflación tardará tiempo en ser reducida. ¿Por qué no se pueden implementar planes como el Plan Real o lo que fue inicialmente la convertibilidad o el Plan Austral?

—Poder se puede. Pero en Argentina tenemos una complejidad bastante peculiar. Sucede que la política monetaria está muy influida. No se supo manejar el tema de las Lebacs, una herencia maldita para la política económica.

Guillermo Nielsen, en la entrevista con Fontevecchia en el Diario PERFIL.

—Pero ¿podría imaginarse un plan en un gobierno de Alberto Fernández que no espere cuatro años para bajar la inflación progresivamente?

—Veo factible un enfoque gradualista para bajar la inflación. No veo que sea viable un plan duro al estilo del de la primera etapa de Augusto Pinochet en Chile, donde hubo que bajar la inflación como fuera. Acá hay que trabajar con el Congreso para una Argentina con expectativas.

—Pero cuando Fernando Henrique Cardoso aplicó un plan antiinflacionario en Brasil la economía creció. En el Austral, también la Argentina creció. Parar la inflación de golpe no implica ser Pinochet, ¿es posible parar la inflación sin costos sociales?

—No diría que Fernando Henrique Cardoso la paró de golpe. La paró en seis meses. Con la convertibilidad tampoco fue inmediato. Nosotros tomamos la ruptura de la convertibilidad con riesgo de entrar en hiperinflación. Pero en seis, ocho meses se serenó. No es algo imposible. Se puede hacer. Macri va a dejar una herencia muy difícil. No la de 2002. Hay diferencias. Aquí hubo un atraso cambiario muy grande. Cuando vos tenés el desequilibrio como el que se produjo con las Lebacs y ahora con las Leliqs, se te hace muy difícil bajar la inflación. Si vos no le das cauce constructivo a algo que surgió como un instrumento del Banco Central de intervención del mercado, cuando la Tesorería no puede emitir, ponés el país en riesgo de default. Después se exageró el recurso. Pero se puede bajar la inflación.

“El acuerdo con la Unión Europea es el comienzo de algo. No su fin.”

—Si vos tenés 40% de inflación y dejaras de tenerla, el déficit aumentaría porque la inflación es un impuesto que le permite al Estado recaudar y por lo tanto estar en equilibrio fiscal. En los años 90 el gasto público, tanto de Brasil como de Argentina, era 20 y pico por ciento. En esa época era más fácil parar la inflación. Si ahora se parase la inflación, el primero que quebraría sería el Estado.

—No es tan directo, porque no es que el impuesto inflacionario sea tan importante y no fuera compensado con una mayor actividad. Al contrario, se compensa a través de una mayor actividad. Lo que dejás de ganar por impuesto inflacionario, lo ganás por mayor nivel de actividad. Pero hay que reconocer que estamos hablando de tendencias y cuando te referís al déficit, tenés que hacer números finitos. Y no es tan fácil hacer números finitos con dos cuestiones tan lábiles.

—Un gradualismo en el que coincide Alberto Fernández con Macri.

—No diría que coincide con Macri. Me parece que Macri hizo un gradualismo a la violeta.

—No poder bajar la inflación, ¿no es parte de esa mediocridad argentina que mencionabas antes?

—Requiere ante todo contar con credibilidad. Si querés solucionar la inflación, tenés que tener una política económica y unos funcionarios creíbles.

—Guillermo, vos entraste en un retuiteo de un texto de Diego Giacomini, que escribió: “La fuga de capitales no existe, el dinero sigue en manos del propietario que protege su propiedad en pesos, de los activos argentinos, y lejos de nuestra jurisdicción legal, porque Argentina destrozó el peso y es campeona mundial en default, y emperadora en sacar leyes expropiadoras”. Allí el periodista y economista Marcelo Zlotogwiazda, le respondió: “Después de todo lo que padeció el país, por culpa del libre movimiento de capitales, es increíble que ahora haya una campaña para convertir el control de capitales, cualquiera sea, en una lacra abominable y anacrónica. Si lo hacen de buena fue, les vendría bien estudiar un poco”. ¿Cuál es tu posición?

— Zlotogwiazda fue alumno mío. Tengo mucho afecto por Zloto. Y Giacomini es uno de los economistas más brillantes que tenemos en la Argentina. Y me gustó mucho como lo expresó en ese tuit. No hay fuga de capitales. Es defenderse de una política económica agresiva y expropiatoria, ¿qué es lo que hay que hacer? Evitar que haya razones para que el capital se fugue. Y ahí es fundamental tener muy clara la política económica que se quiere hacer. Estoy de acuerdo con Giacomini. Y me parece que están discutiendo cosas distintas, porque Zloto habla de control de capitales. Y algo de control de capitales tiene que haber en un país como la Argentina, hasta que esto funcione. Hay ideas que son muy buenas. Pero no para esta época de Argentina. Por ejemplo, las metas de inflación: nunca estuve de acuerdo en metas de inflación en Argentina. Teníamos que trabajar con agregados monetarios. Mientras el Gobierno se enamoraba de las metas, lo único que hizo fue perder credibilidad.

Guillermo Nielsen, en la entrevista con Fontevecchia en el Diario PERFIL.

—Ahora, respecto del control de cambios, ¿descartás que si llegara a ganar Alberto Fernández se llegue a colocar alguna limitación al envío, a la compra de dólares, al envío de dólares al exterior?

—Te garantizo que no va a suceder esa ridiculez de tener la Gendarmería frente a la casa de cambio. Sería una locura. Eso no va. No va. Acordate, no fue hace tanto. Pero puede haber algo de esa índole: control de cambios puede ser concretamente, dependiendo de las circunstancias, poner una limitación circunstancial, de un año, en el contexto de una economía exitosa.

—¿Y respecto de la compra, un límite de la compra de dólares que también hubo en su momento?

—Es un drama que los argentinos ahorren en dólares. Y muchos en dólares fuera del país. Tenemos que cambiar eso, hacer que los argentinos ahorren e inviertan en el país. Vaca Muerta puede ser una oportunidad en ese sentido.

—Ahora, ¿estás planteando que no se limiten los dólares para los argentinos?

—Tiene que haber algo lógico. En este momento estoy con un paquete en envíos internacionales porque fui, quise comprar una prenda de vestir y no había en mi talle y la compré afuera. Me dijeron que me la podían entregar en Buenos Aires. Desde hace más de una semana no puedo entrar a hacer el trámite en la AFIP en envíos internacionales. Hay muchas formas de tratar la cuestión. Los argentinos tenemos vocación de salir del país: de viajar y de atesorar dólares. Y contra eso no podés hacer demasiado.

—¿Qué cosas que se hicieron durante el gobierno de Cristina no se podrían hacer ahora?

—Hay cosas que políticamente serían errores groseros. Lo que tenés que hacer es buena política económica, tenés que manejar hasta donde podés las expectativas y que haya tranquilidad, que la gente viva tranquila, que se dedique a su negocio, no a mirar cómo está su situación en el banco.

“Macri hizo todo lo que pudo para merecer los elogios internacionales.”

—Tu mensaje es: si gana Alberto Fernández no va a haber problema con la economía, no va a haber entre octubre y diciembre...

—En principio, no va a haber ningún problema. En principio yo no veo problema. Ahora, tampoco puedo ser ingenuo. Y tuve problemas en el Banco Central que lo demuestran. Entré al Banco Central con Jorge Remes Lenicov. Lo primero es saber realmente cuál es la herencia recibida. Yo estuve en el directorio y se describían fondos que no se tenían, porque en realidad estaban prendados. Acá no sabemos cómo este gobierno va a dejar la economía, cuánta plata va a dejar en la Tesorería, cuántas reservas va a haber en el Banco Central. Y debemos trabajar con la intención de tener un país normal, una economía normal en la que la gente se dedique a hacer y a trabajar en lo propio: que no tenga la preocupación del banco con tasas a más del 100%, que la tarjeta no sea expropiatoria.

—Un país normal.

—Un país normal. Y, lo que se vislumbra, no es como para estar tranquilo. Nos espera una caja de Pandora que deberemos abrir.

—¿Y el último kirchnerismo no era un país normal en materia económica?

—El kirchnerismo tuvo exageraciones. No sé si la palabra es anormalidad pero concretamente fue un tiempo en el que no había tranquilidad.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4731

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard