jueves 06 de octubre de 2022
POLICIA las víctimas habrían sido captadas en berazategui y florencio varela

Atrapan a los líderes de otra “secta religiosa” en Ezeiza, cuando intentaban escapar a España

Un matrimonio fue atrapado en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini acusado de liderar una organización que reclutaba a personas vulnerables y con problemas personales. La mayoría de las víctimas eran del conurbano bonaerense y las llevaban a un campo, en una zona despoblada de Entre Ríos, donde las hacían trabajar sin pagarles un sueldo. Además, les sacaban los teléfonos celulares y las alejaban de sus familiares. “Esta modalidad de secta que estamos viendo es como una nueva manera de someter a las personas para hacerlas hacer trabajo esclavo”, explicó la fiscal.

04-09-2022 01:43

Tenían que dejar todo y “focalizarse en Dios”. Los despojaban de sus celulares y no los dejaban tener contactos con sus familiares. Pero el manejo era tan sutil que “no se daban cuenta” de que estaban “esclavizados”. Los acusados de liderar esta “secta religiosa” fueron apresados cuando, según los investigadores del caso, estaban a punto de escapar. Se encontraban en el Aeropuerto de Ezeiza esperando un avión que los llevaría a España. 

La mayor cantidad de personas habrían sido captadas en las localidades bonaerenses de Florencio Varela y Berazategui. Según la causa, las víctimas estaban en un estado de gran vulnerabilidad socioeconómica y con problemas personales, y creyeron en Los Porteños, como conocían a los líderes de esta secta. 

Les hacían creer que “Dios les había dado un propósito”, los despojaban de sus celulares y los alejaban de sus familias para “enfocarse en servir a Dios sin restricciones”. Una vez que lograban ese aislamiento, eran trasladados a campos ubicados en la localidad de Concordia, en Entre Ríos, donde quedaban “reducidos a la servidumbre y a realizar trabajos no remunerados”. Allí realizaban tareas rurales, de limpieza, trabajaban en ferias y recolectaban el diezmo sin recibir dinero por esas tareas. 

“Esta modalidad de secta que estamos viendo es como una nueva manera de someter a las personas para hacerlas hacer trabajo esclavo. En este caso no las dejaban tener acceso a sus propios celulares, ni a su propia documentación”, explicó la fiscal federal Josefina Minatta al medio entrerriano Ahora. Y agregó: “Acá hay una restricción de la libertad que es muy sutil, porque en general las personas no se dan cuenta de que están aisladas. Siempre hay un trabajo de carácter psicológico y se llega a esta situación de que las víctimas piensan que se les está haciendo un bien, que se las está ayudando, pero en realidad hay un ánimo distinto, que son usadas como mano de obra barata o esclava”. 

La pareja que lideraba esta presunta secta (las identidades no trascendieron) fue apresada cuando esperaba en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza para abordar un avión rumbo a España. “Creemos que intentaban escapar, porque llamativamente el líder de la secta no llevaba su celular y tenían una suma de dinero importante consigo. Los pudimos detener justo antes de que quedaran impunes”, sentenció la funcionaria. 

La fiscalía contaba con la información de que “esta organización tenía una base en España”, por eso fue importante la articulación entre los distintos organismos (en este caso Migraciones) para alertar sobre esta intención de escapar de los implicados. Además, la fiscal alertó: “Es importante remarcar que sabíamos que algunas personas eran enviadas a España, lo cual habla del carácter transnacional de esta organización”. 

Allanamientos. “Es una investigación iniciada hace algunos meses, a raíz de una denuncia en la línea 145, donde se hacen demandas de trata de personas. El papá de una de las víctimas dijo que su hija estaba reducida a la esclavitud”, contó la fiscal. 

En paralelo a la detención de la pareja que intentaba huir, personal del escuadrón Concordia de Gendarmería Nacional Argentina (GNA) realizó una serie de allanamientos en la provincia de Entre Ríos a pedido del Juzgado Federal de Primera Instancia en la causa que investigaba el delito de trata de persona para explotación laboral.

Los gendarmes llevaron a cabo tres registros en la ciudad de Concordia y en el municipio Federación (en un campo y dos domicilios), en donde detuvieron a un hombre, mientras que otras seis personas quedaron supeditadas a la causa, informaron fuentes de GNA.

En el mismo operativo fueron liberadas siete mujeres y cinco hombres, que estaban recluidos en un campo de El Redomón, un paraje que no supera los mil habitantes. 

En los allanamientos, los gendarmes secuestraron una carabina, 163 municiones, un cargador, celulares, pendrives, memorias, chips, disco externo, folletos de la supuesta iglesia, medicamentos, cuadernos, documentación y distintas anotaciones de interés para la causa, se detalló oficialmente.

 


El cabecilla de la Escuela de Yoga dejó la celda y ya se encuentra en su casa

El líder de la secta Escuela de Yoga, que fue imputado por trata de personas y lavado de activos, regresó a su casa en el barrio porteño de Belgrano, luego de que le otorgaran el arresto domiciliario por su edad. El mismo beneficio alcanzó a otros tres acusados. Mientras que a los restantes 19 detenidos en esta causa se les negó la excarcelación.

El titular del Juzgado Federal N° 4, Ariel Lijo, rechazó los pedidos de excarcelación formulados por las 19 personas detenidas luego de los 48 allanamientos que se realizaron el 12 de agosto pasado en distintos domicilios ubicados, principalmente, en los barrios porteños de Villa Crespo y Almagro, en el marco de la causa en la que se investiga el accionar de una organización criminal internacional que funcionaba bajo la denominación “Escuela de Yoga”, informaron en el sitio Fiscales.

Pero el juez le concedió la prisión domiciliaria al acusado de ser el líder de la secta, Juan Percowicz (84), y a otros tres imputados. Se ordenó que fueran vigilados a través del Programa de Asistencia a Personas Bajo Vigilancia Electrónica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Además, se les prohibió salir del país y “reunirse con el resto de las personas vinculadas a los hechos investigados”.

De acuerdo con la investigación, la organización se dedicaba “a captar personas en situación de vulnerabilidad a través de engaños para incorporarlas a la organización con el fin de reducirlas a una situación de servidumbre y/o explotación sexual, construir un culto alrededor de su 

líder y promover una estructura ilegal de negocios en Argentina y en Estados Unidos que les permitiera lavar el dinero proveniente de aquellos delitos”.

En esta Nota