lunes 06 de febrero de 2023
POLICIA Por falso testimonio

Caso Schaerer: detuvieron a un testigo

Se trata de Héctor Rivera, quien con sus declaraciones habría intentado beneficiar al abogado Ángel Barbieri, uno de los cuatro acusados por el secuestro y la desapareción del joven correntino.

19-12-2006 20:48
Uno de los testigos que declaró hoy en el juicio que por el secuestro de Cristian Schaerer fue acusado de falso testimonio y, poco después, detenido durante la jornada de debate que se desarrolló hoy en el Tribunal Oral Federal de Corrientes.

Se trata de Héctor Enrique Rivera, a quien el tribunal había citado para que aportara datos relacionados con el automóvil Corsa gris, que fue utilizado en distintas etapas de la noche del secuestro de Cristian y que habría intentado beneficiar al abogado Ángel Barbieri, uno de los cuatro acusados en este debate.

De acuerdo con lo indicado por una fuente ligada a la investigación, Rivera sería amigo de uno de los acusados –el abogado Ángel Barbieri– y, sin que él lo supiese, su voz aparecía en varias de las grabaciones de las escuchas telefónicas de comunicaciones que el letrado mantuvo con el resto de la banda de secuestradores.

Contradicciones fatales. Al ser interrogado hoy por la fiscalía y la querella, Rivera comenzó a incurrir en u na serie de contradicciones y aseveró que no conocía a Barbieri y que nunca había tenido ningún tipo de contacto con el automóvil en cuestión.

Ante esta situación, tanto el fiscal Oscar Resoagli, como el abogado querellante, Ernesto González, solicitaron se le haga escuchar dos grabaciones en las cuales aparecía su voz conversando con Barbieri. Inclusive, en una de ellas le dice a éste que el auto “ya está listo, está reparado” y que “sólo le falta la parte electrónica”.

Más tarde, Rivera continuó contestando con evasivas y contradiciéndose, pese a la advertencia del tribunal. En determinado momento, el fiscal Resoagli manifestó que no tenía más preguntas para realizar y solicitó la detención del testigo por “falso testimonio”.

Luego de un breve cuarto intermedio, el tribunal accedió a la solicitud y ordenó la inmediata detención del testigo que quedó a disposición del juez federal por el delito de "falso testimonio" y se investigará además su posible vinculación con el secuestro de Cristian.

Cómo sigue el juicio. De los otros cuatro testigos que debían declarar hoy, sólo se presentaron Julián Rubén Ruiz Díaz y Manuel Fernando Le Gentil, socios de una empresa de telefonía celular que le vendió a Barbieri cuatro aparatos, utilizados luego para comunicaciones entre los secuestradores y la familia de Cristian.

Ambos testigos reconocieron a Barbieri como quien compró los celulares y aportaron detalles que comprometieron aún más la situación de este acusado y de su ex pareja, Judith Alvarenga, ya que los testimonios también la reconocieron como quien iba al negocio con Barbieri y que realizaba gestiones en nombre de éste.

La situación exaltó a Barbieri, que en su condición de acusado ejerce su autodefensa y a los gritos le planteó al tribunal la nulidad de pruebas fotográficas aportadas por Juan Pedro Schaerer, padre del secuestrado, que lo involucran aún más con el hecho. De esta manera, Barbieri argumentó que el padre de Cristian es un prófugo de la justicia y por lo tanto no puede aportar pruebas, lo que fue rechazado de plano por el tribunal. Además, los jueces le advirtieron a Barbieri que está “evaluando seriamente” determinar su incapacidad para autodefenderse, teniendo en cuenta lo “inapropiado y fuera de lugar” de sus manifestaciones.

Cristian Schaerer fue secuestrado el 21 de septiembre del 2003 y en noviembre de ese año se pagaron más de 277 mil dólares de rescate, pese a lo cual, el chico nunca fue restituido a sus familiares. El caso es que el paradero del joven sigue siendo hoy una incógnita. La causa cuenta con más de treinta personas detenidas. Una decena de ellas se encuentran en Paraguay y ocho de ellas ya están en condiciones también de ser sometidas a juicio en los próximos meses.

En esta Nota