jueves 18 de agosto de 2022
POLICIA Detalles escalofriantes

El femicida de Catriel envolvió la cabeza de la víctima con film y le cortó un dedo para usar su celular

Patricia Rendón Rodríguez desapareció el martes último y el cuerpo fue encontrado tras la confesión de Luis Fernando Cronenbold Suarez en un descampado, en Río Negro.

30-06-2022 18:22

Un hombre se quebró ante el fiscal y confesó que asesinó a la madre de su hija y la enterró en un descampado en la localidad de Catriel, en Río Negro. Patricia Rendón Rodríguez (31) llevaba desaparecida dos días y su cuerpo fue hallado en la madrugada de este jueves con la cabeza envuelta en papel film porque allí recibió el golpe mortal que le produjo hundimiento de cráneo. Pero había un dato escalofriante más: le habían cortado un dedo, que era el que la víctima usaba para desbloquear su celular.

Por el asesinato de Patricia fue imputado este jueves y le dictaron prisión preventiva a Luis Fernando Cronenbold Suarez, su ex marido y padre de su hija de 8 años. La víctima fue asesinada a golpes y luego fue enterrada en una zona descampada a la que los investigadores pudieron llegar “gracias a que el señor Suarez” indicó dónde se encontraba el cuerpo, destacó el fiscal Gustavo Herrera en la audiencia imputativa.

Femicida Catriel 20220630
La víctima era de nacionalidad boliviana y tenía una hija de 8 años.

El funcionario detalló que Patricia fue atacada a golpes de frente en la casa del acusado y luego recibió de espaldas el golpe mortal que le produjo una hemorragia cerebral, según determinó la autopsia. Luego, el acusado envolvió la cabeza de la víctima con papel film y puso su cuerpo en el baúl del auto para “trasladarlo 80 kilómetros” hasta el lugar donde fue descartado, detalló Herrera en una audiencia que se transmitió en vivo. 

Una vez que la víctima estaba muerta, su ex marido “le cortó el pulgar de la mano derecha”, explicó el fiscal en la audiencia, porque ese era el dedo que utilizaba la víctima para desbloquear su teléfono.  Y esto no es un dato menor, porque desde el celular de Patricia se escribieron tres mensajes de texto que se sospecha que se enviaron cuando ella ya estaba muerta. 

Uno de ellos fue enviado a la empleada del comercio que tenía la víctima. “Te mando la llave por Fer”, decía el texto enviado a las 8.46. A la mujer le llamó la atención que la víctima escribiera y no le enviara un audio como era su costumbre. Pero también le pareció raro que llamara “Fer” a su ex marido, al que mencionaba generalmente como “Fernando”. 

Alrededor de las 9.20, el acusado se encontró con la empleada de Patricia y le entregó la llave. La mujer dijo que lo vio raro y con los ojos como llorosos. Luego el hombre fue a buscar a su hija al colegio y se la entregó a la niñera. Le dijo que la dejaba un rato porque tenía que ir a trabajar. Se cree que allí condujo el cuerpo de la víctima en su auto hasta el lugar donde lo descartó. Cavó un pozo, enterró el cuerpo y lo cubrió con tierra. 

Femicida Catriel 20220630
Patricia y su ex marido cuando estaban en pareja.

El sospechoso fue detenido el día de la desaparición de Patricia cuando quiso evitar un control policial el partes pasado por la tarde. Al día siguiente, a la noche, confesó que la había matado. 

Por su parte, la defensa del acusado sostuvo que Cronenbold Suarez es inocente y planteó que la víctima tenía deudas y que se lo quiere involucrar cuando se trata de un crimen "relacionado con el narcotráfico". Además destacó que la Policía lo obligó a su defendido inculparse. 

Según la reconstrucción de los hechos, Patricia dejó a su hija en la escuela y fue vista junta a su ex pareja. Ese día martes, ella iba a viajar a la ciudad de Neuquen porque tenía que encontrarse con una amiga con la que iba a volar a Buenos Aires para tramitar la visa con el objetivo de ir a Italia a reencontrarse con su novio. Pero nunca llegó a su destino.
  
El cuerpo de Patricia fue encontrado en una zona descampada de la ruta 57, a unos 80 kilómetros del casco urbano de Catriel. Si bien el lugar es de difícil acceso, es muy conocida por el detenido, ya que había trabajado en esa zona petrolera. “Nunca hubiésemos encontrado el cuerpo si el señor no nos hubiese llevado hasta allí. Lo encontramos porque él nos dijo donde estaba”, sostuvo Herrera. 

La jueza Agustina Bagniole decidió dictarle la "prisión preventiva por seis meses" al acusado. 

NG