viernes 09 de diciembre de 2022
POLICIA las acusadas son la madre del menor y su pareja

Juicio por Lucio: vecinos hablaron de que lo vieron ‘muy golpeado’ y su papá pidió justicia

Lucio Dupuy, de cinco años, fue asesinado en noviembre del año pasado en La Pampa. Esta semana comenzaron a ser juzgadas Magdalena Espósito Valenti, mamá de la víctima, y su pareja, Abigail Páez. Ambas mujeres están acusadas de haberlo golpeado con brutalidad, lo que le produjo su muerte. La autopsia reveló que el nene sufría maltrato físico, había sido abusado y quemado en el momento del fallecimiento y con anterioridad.

12-11-2022 01:53

Lucio Dupuy de cinco años fue abusado, golpeado y maltratado con recurrencia. Esta semana comenzó el juicio que tienen en el banquillo de los acusados a la madre del nene y a su pareja quienes lo habrían atacado a golpes y esto derivó en la muerte del menor el 26 de noviembre de 2021. “Fui a declarar muy seguro”, narró el padre de Lucio, quien fue el primer testigo en hablar ante el Tribunal. Mientras que los vecinos que asistieron al menor contaron que lo vieron “muy golpeado”.

En la audiencia de ayer declararon seis testigos que reconstruyeron los momentos previos al ingreso en grave estado de Lucio al hospital de Santa Rosa, La Pampa. Un suboficial de la Unidad Regional I de Santa Rosa, dos vecinos y una enfermera recordaron ante el tribunal que le dieron los primeros auxilios al niño en la vía pública, cuando vieron que Abigail Páez (pareja de la mamá del nene) lo trasladó en brazos hasta la posta sanitaria del barrio Río Atuel para que fuera atendido, aunque estaba cerrado.

Luego, dos de esos testigos contaron que trasladaron a la joven de 28 años hasta el Hospital Evita. En ese centro de salud más tarde el nene murió. También declararon dos vecinos de la casa en la que vivía Lucio junto a su madre Magdalena Espósito Valenti (25) y Páez, informó Télam. 

Según trascendió, ya que el juicio se desarrolla a puertas cerradas, uno de los vecinos que asistió al nene dijo que “se veía a simple vista” que Lucio tenía “golpes en el cuerpo”. Además, contó que le preguntó a Páez qué había pasado y ella le respondió que “habían entrado a robar” y que los supuestos delincuentes habían golpeado y abusado del menor.

Otro de los testigos contó que siempre se escuchaba la música fuerte en la casa donde vivía Lucio. Se cree que podría deberse a que de esta manera podrían silenciar los gritos o llantos del nene.

El jueves, el primer día del debate, declaró Christian, papá del nene, después de que cada una de las partes expusiera sus  alegatos de apertura. “Fui muy seguro y tranquilo gracias a la contención de los profesionales que me rodearon, familia y amigos”, expresó en sus redes sociales luego de agradecer el acompañamiento virtual y presencial en la puerta de los Tribunales.

El día anterior a declarar, había expresado en sus redes sociales que no sabía cómo iba a reaccionar “al verles la cara y escuchar las atrocidades que sufrió Lucio”. 

“Comienza el juicio, y es una mezcla de emociones y sentimientos. Estoy muy tranquilo por el simple hecho de que voy a ir a decir toda la verdad y sin nada que ocultar, y también con el respaldo de que esto va a ayudar a que se haga justicia por Lucio”, expresó antes de sentarse frente a los jueces. Pero ese día tuvo una alegría, ya que la cámara de Diputados le dio media sanción a la Ley Lucio que busca detectar en forma temprana los casos de abusos, maltratos y abandono.

Posturas. La fiscalía acusó a la mamá de Lucio por abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser la ascendiente, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia entre ella y la víctima menor de 18 años; en concurso real con homicidio calificado por ser la ascendiente, por ensañamiento y alevosía. 

La acusación contra Páez es similar, excepto el agravante en el homicidio de ser la progenitora.

La querella le agregó a esta calificación legal el agravante del “odio de género” al homicidio para ambas. 

Mientras que las defensas rechazaron la acusación. El abogado de la madre de Lucio dijo que su defendida “no fue la autora material” del crimen y que Lucio ya “venía sufriendo agresiones por parte de la familia paterna”. Mientras que la letrada de Páez dijo que su defendida “procuró evitar” su muerte.

Según la autopsia, Lucio “presentaba politraumatismos por golpes, mordeduras y quemaduras, de vieja y reciente data” y que el deceso se produjo por una “hemorragia interna”, producto de las agresiones.

En esta Nota