viernes 30 de septiembre de 2022
POLICIA al homicida lo condenaron a perpetua

“Nos mató en vida”, dijo la familia de la víctima del ‘tirador de Yerba Buena’

Gerónimo Helguera ingresó con una mochila cargada con balas y una pistola a una galería comercial de Tucumán. Buscaba a un ex compañero de la secundaria del que habría padecido bullying en la época escolar. Pero en el camino se cruzó con Mariela Márquez, empleada del lugar, que estaba hablando con el conserje. Helguera sacó su arma y le disparó a la mujer, de 34 años y madre de tres chicos, en la cabeza. Luego fue reducido por el conserje hasta que llegó la policía.

14-08-2022 00:26

Hacía cuatro meses que Mariela Márquez (34) estaba trabajando en un edificio comercial céntrico en la localidad tucumana de Yerba Buena. Lo hacía tres veces por semana. Estaba contenta porque le habían propuesto sumar unas horas más, lo que le resultaba beneficioso para poder criar a sus tres hijos, de 8, 11 y 16 años. Pero en octubre del año pasado, un joven ingresó a esa galería con una mochila llena de balas, un arma y dos cuchillos con el objetivo de matar a un ex compañero de la secundaria que le habría hecho bullying cuando iban a la escuela. Antes de encontrar a su potencial víctima, se topó con la mujer y la asesinó de un tiro en la cabeza. “A nosotros nos mataron en vida”, dijo su familia en el juicio contra el homicida, que esta semana fue condenado a prisión perpetua. 

Eran las 10 de la mañana del 13 de octubre de 2021. Había plena actividad en el edificio comercial ubicado en la avenida Aconquija y la calle Chacho Peñaloza. Gerónimo Helguera (29) llegó hasta allí con su mochila cargada con una pistola calibre .22, una caja con 29 cartuchos, dos cuchillos de tipo cacería, un par de guantes de látex y dos vainas servidas. Buscaba a su ex compañero de la secundaria Juan José Ledesma.

El objetivo de “Gero”, como lo llamó su abogado defensor en el juicio, estaba trabajando en una oficina del primer piso. Pero al ingresar se topó con Mariela y José Fabián Gómez, el conserje del lugar, que estaban hablando en el pasillo. 

“Estábamos con Mariela y, al ver a Helguera, ella me dijo que parecía que me estaban buscando. Cuando me di vuelta, vi que sacó un arma de la mochila y efectuó un disparo que terminó hiriendo a la chica”, declaró el conserje en el juicio, según informó el diario La Gaceta. 

El hombre reaccionó de inmediato y se abalanzó sobre Helguera. Logró reducirlo con la ayuda de un mozo que se acercó a la escena cuando escuchó gritos. Luego la policía se llevó detenido al “tirador de Yerba Buena”, como lo llamaron. 

El conserje recordó que Helguera, mientras estaba reducido, decía frases como “me vivían escupiendo”, “me pegaban” y “me vivían haciendo maldades” en referencia a Ledesma. 

“Iba a ser un día normal de trabajo, pero entra una persona, le dispara a Mariela y si no reaccionaba me metía un tiro a mí. Estuve dos noches sin poder dormir, pensando en lo que me podría haber pasado y en todo lo que podría haber pasado a toda la gente de esa galería. Porque de la manera en que vino armado Helguera, no era solamente para atacar a Ledesma”, opinó el conserje al cierre del juicio contra el homicida.

Una de las hermanas de la víctima fatal contó en la última audiencia que “Mariela era una chica muy trabajadora y era la madre y padre de sus tres hijos. A nosotros nos mataron en vida. Solo pido justicia para mi hermana”. Los familiares de la víctima se abrazaron en el medio de la sala de audiencia luego de escuchar la sentencia. “Lo logramos (escribió en redes sociales otra de sus hermanas). Perpetua para el asesino Gerónimo Helguera. Vuela alto hermana y descansa en paz”. 

La hija mayor de Mariela también se expresó en sus redes: “Al fin se hizo justicia. Te extraño con toda mi alma. Te amo, mami, te amo con todo mi corazón. Dame todas las fuerzas necesarias para poder seguir”. 

Durante el debate, se acreditó que Helguera comprendía la criminalidad de sus actos y era imputable. Este se convirtió en el eje del juicio, porque la autoría estaba más que acreditada. Por eso, el abogado defensor del acusado había planteado que Helguera había sufrido una “descompensación” que le provocó un “brote psicótico”. 

“‘Gero’ no estuvo en ese lugar, se encontraba una persona delirante que tuvo una descompensación de la esquizofrenia paranoide que le diagnosticaron en el hospital Obarrio”, había planteado en los alegatos de apertura el abogado José Ferrari.

Los jueces Carmen Rosa López, Alejandro Tomas y Eduardo González encontraron a Helguera responsable del crimen de Mariela y del intento de homicidio del conserje. Por eso, este martes, le dieron perpetua.

 

“Listo para una masacre”

Gerónimo Helguera tenía la intención de matar a su ex compañero de secundaria, Juan José Ledesma. Para ello el 13 de octubre de 2021 cargó su mochila con una pistola calibre .22, una caja con 29 cartuchos, dos cuchillos de tipo cacería, un par de guantes de látex y dos vainas servidas. Se colocó protectores auditivos y fue a buscar a su “objetivo” a un edificio comercial. Para el fiscal de la causa, el acusado estaba dispuesto “a cometer una masacre”. 

Durante los alegatos, el fiscal Pedro Gallo manifestó que “quedó demostrado que el plan de Helguera era matar a Ledesma, pero al mismo tiempo fue preparado para darle muerte a toda aquella persona que se le cruce en su camino”. Como finalmente pasó con Mariela Márquez.

Además, destacó que “estaba listo para cometer una masacre”. “Si solo hubiera querido ir a matar a Ledesma, hubiera ido con un arma de fuego y su correspondiente cargador, pero además llevó dos cuchillos de cacería, una caja con 29 cartuchos, hasta un protector inguinal y protectores auditivos”, contó el fiscal.

Ledesma declaró en el juicio que “no recordaba” si le había hecho bullying en el colegio a Helguera, pero dejó entrever que “podría haber pasado”.

En esta Nota