Soleado
Temperatura:
14º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 16 de julio de 2019 | Suscribite
POLICIA / el robo de los 15 millones de pesos en san isidro
sábado 17 octubre, 2015

Sospechan que el chofer del blindado sería el entregador

Diego Almirón fue detenido a partir de una serie de contradicciones en su relato. Además, las cámaras de seguridad derribaron su coartada.

por Redacción Perfil

Foto: Domenech News

La figura que se le imputa es la de “coautor”. Para los investigadores del caso el chofer del camión blindado, que fue saqueado el jueves pasado en San Isidro, sería el entregador y el hombre clave para explicar cómo dos delincuentes pudieron alzarse con un botín de 15 millones de pesos sin efectuar un solo disparo.
Diego Almirón, de 37 años, trabaja para la empresa “Transportadora de Caudales Vigencia Duque SA” desde junio de 2009. Según fuentes policiales consultadas por PERFIL, Almirón tenía “pleno conocimiento del protocolo” que debe cumplir en su condición de conductor de camión de caudales. Entre otras cosas, sabía que no podía abandonar a los portavalores durante una carga de dinero y alejarse de la zona sin autorización.

El chofer, que apareció maniatado en el interior del blindado que supuestamente fue robado frente a la sucursal del banco Piano de San Isidro (Antonio Sáenz 2170), hizo un relato con una serie de contradicciones. De entrada, a los detectives les llamó la atención que dijera que dos sujetos armados habían podido ingresar en la parte trasera del coche pertenciente a la empresa Loomis sin realizar disparos, algo no muy frecuente en esta clase de golpes por dos sencillas razones: las características propias que tiene el vehículo, y el hecho de que siempre es vigilado por personal armado.
Según la versión del conductor, los delincuentes ingresaron con una copia de la llave de la puerta, otro dato llamativo porque se trata de una llave codificada por una cuestión de reglamentación bancaria. Con su declaración Almirón no hizo otra cosa que profundizar las sospechas sobre su participación en el golpe que habían manifestado los investigadores en el inicio de la causa.  

A partir del análisis de las cámaras de seguridad instaladas en la zona, los detectives determinaron que su versión no coincidía con la información de los videos.
Según las fuentes, las imágenes prueban que los delincuentes “no se subieron al camión” como dijo el chofer, sino que el vehículo se alejó por decisión del conductor y sin ninguna autorización.          
Un jefe policial reconoció que la versión de Almirón “estaba plagada de incongruencias”. “Con los videos demostramos que nadie entró al blindado para amenazarlo, sino que él solo arrancó el camión aprovechando que sus compañeros habían bajado”, señaló la misma fuente.
“La cámara de la puerta del banco y la de un cajero automático enfocan de frente al blindado. Las imágenes son muy claras, nadie se subió a ese camión”, reconoció otro vocero con acceso a la causa.

Por si fuera poco, los dos portavalores que entraron al banco y el empleado de seguridad que custodiaba el blindado reconocieron que no advirtieron la presencia de extraños merodeando el vehículo. Incluso, uno de ellos manifestó que le gritó al chofer al ver que aceleraba y se alejaba del lugar sin autorización.
Lo que sospechan los investigadores es que Almirón acordó con sus cómplices encontrarse cerca del cruce de Bulnes y Malabia, a unas seis cuadras de la sucursal del banco Piano. Allí es donde los policías que intervinieron en el caso lo rescataron con sus manos atadas con precintos.

En rigor, creen que el chofer entregó las trece sacas con 15.800.000 pesos, y después simuló haber sido víctima de un robo. Con las pruebas recolectadas, la fiscal Laura Capra no sólo pidió la detención de Almirón sino que además reclamó que allanen su domicilio. El operativo se llevó a cabo en las últimas horas del jueves pasado. El chofer fue detenido –ayer se negó a declarar– pese a que en su casa no encontraron dinero del golpe ni algún otro elemento que pudiera vincularlo con el asalto.
Por lo pronto, su contradictoria versión de los hechos y las conclusiones del relevamiento que se hizo en base a las imágenes de las cámaras de seguridad, lo colocan en una situación judicial más que complicada. Para la fiscal, Almirón sería “coautor” del millonario robo. ¿Por qué habría arriesgado su puesto de trabajo y su buena reputación en la empresa? Nadie lo quiso confirmar, pero una deuda económica podría explicar por qué habría tomado esa decisión.

 

Otro conductor en la mira

Alejandro Peterlana cumplía la misma función que Diego Almirón: era chofer de un blindado. En noviembre del año pasado fue detenido por su presunta vinculación con la banda que asaltó el camión de caudales de la empresa Prosegur que él mismo conducía.
El caso ocurrió en agosto de 2014, en la ciudad de La Plata. Al igual que en el robo que se le imputa a Almirón, los investigadores se basaron en la información de las cámaras de seguridad para poner en duda la versión que brindó el chofer.
En el caso de Peterlana, los autores consiguieron alzarse con un botín estimado en cinco millones de pesos. Tampoco fue necesario el uso de violencia, un dato que llamó la atención de los investigadores.
Peterlana fue apresado tres meses después del robo, pero salió en libertad bajo fianza en enero pasado.
Lo particular es que todavía los investigadores no pudieron identificar a los autores ni probar el vínculo del chofer con los delincuentes que lo encañonaron frente a la sucursal del Banco Santander Río, ubicada en las calles 44 entre 26 y 27.

 

Su familia lo defiende

La esposa y los padres del chofer del camión blindado aseguraron que confían en su inocencia. “Todavía no hablé con él. No sé cómo fue el asalto, nada”, dijo Angélica, la esposa de Almirón, al canal de noticias TN.
“Más vale que es inocente, yo confío en mi marido, sé cómo es. Se levanta todos los días a las cuatro de la madrugada para laburar y vuelve cansado a la noche”, dijo la mujer.
“Estamos todos mal. Tenemos dos nenas hermosas. Queremos que se investigue bien para ver cómo fue el hecho”, agregó.
Por su parte, Teodoro, padre del acusado, pidió “que se investigue” y afirmó que su hijo “no es de hacer cosas raras, así se crió”. “Que salga a la luz todo lo que pasó. No creo que haya sido él. Yo estoy tranquilo”, señaló.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4692

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard