miércoles 10 de agosto de 2022
POLITICA Marchas en Avellaneda - video

A 20 años de sus crímenes, militantes de izquierda recuerdan a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán

Hubo actos frente a la estación en que fueron asesinados por efectivos de la policía bonaerense y también en el Puente Pueyrredón. El testimonio de Pepe Mateos, el fotógrafo que retrató la barbarie de aquel momento histórico.

26-06-2022 14:30

A dos décadas de aquella jornada de protestas en una convulsionada Argentina que terminó con el asesinato de los militantes populares Darío Santillán y Maximiliano Kosteki tras una represión salvaje de efectivos de la Policía Bonaerense, integrantes del MTD y organizaciones de izquierda marcharon este domingo en Avellaneda y el Puente Pueyrredón.

Entre los organizadores de esos homenajes estuvieron el Movimiento Teresa Rodríguez (MTR), Nuevo MAS, Polo Obrero, Frente Popular Darío Santillán, la Coordinadora de Trabajadores Desocupados (CTD) - Aníbal Verón, entre otras organizaciones de izquierda.

De Kosteki-Santillán al Movimiento Evita

En la movilización, la dirigente del Nuevo MAS, Manuela Castañeira señaló: "Se cumplen 20 años del asesinato de Kosteki y Santillán. Ellos son un verdadero símbolo de la lucha contra la miseria capitalista, contra el desempleo, la pobreza y la desocupación. También de la organización social de los de abajo y la lucha contra la represión".


 Y en la misma línea, Castañeira agregó: "En ese contexto es importantísimo estar en el Puente Pueyrredón donde hay un ataque del Gobierno y la derecha a las organizaciones piqueteras independientes, venimos a acompañar y a exigir un planteo de obra pública generalizada para que haya trabajo genuino para poder darle una perspectiva a muchísimos jóvenes que hoy en la Argentina no la tienen".

El homenaje de la izquierda a los militantes asesinados se da en momentos en que la vicepresidenta, Cristina Kirchner, puso a los movimientos sociales en debate en la agenda política.

Las organizaciones sociales y partidos de izquierda se movilizaron desde la Estación Avellaneda, ahora conocida bajo el nombre de "Estación Maximiliano Kosteki y Darío Santillán" hasta el Puente Pueyrredón, donde se hizo otro acto, con la lectura de un documento común, leído por la histórica locutora, Liliana Daunes.

Se trata de la segunda jornada de actividades dado que este sábado, la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), en afinidad con el Gobierno, también había llevado adelante un acto en el mismo lugar que incluyó corte de circulación de una de los accesos.

"Fueron dos compañeros que marcaron con su vida un ejemplo de compromiso para con los más humildes, que todo el movimiento popular tomaría después como bandera", rememoraron desde la organización liderada por Juan Grabois.

 

Pepe Mateos, el fotógrafo que retrató los asesinatos

Aquel instante de convulsión social puso al fotógrafo Pepe Mateos en la escena de los crímenes de Avellaneda, y sus fotos resultarían decisivas en la búsqueda de establecer las responsabilidades en  los asesinatos de Kosteki y Santillán a manos de efectivos de la Policía Bonaerense.

"Lo que me acuerdo muy claramente son las balas de plomo, yo estaba en el medio de la avenida Pavón, que coincide con el impacto que recibe Maximiliano. Ahí corrí a la estación, donde me encuentro el cuerpo de Maximiliano en el piso. 'Está muerto', me dije", volvió a recordar Mateos en declaraciones al programa "Contacto Noriega", que conduce Adrián Noriega por radio AM La990.

El 26 de junio de 2002, durante una protesta y cacerolazo en el Puente Pueyrredón en medio de un estallido social en el país y contra las políticas de ajuste del gobierno de Eduardo Duhalde, que era presidente interino, fueron asesinados por el ex comisario Alfredo Fanchiotti y del ex cabo Alejandro Acosta en la estación de tren de Avellaneda que hoy lleva sus nombres.  Ambos uniformados pertenecían a las fuerzas provinciales, en momentos de la gestión del entones gobernador Felipe Solá.

"Ya veníamos amenazadas por los ministros del gobierno de Duhalde. Recuerdo al jefe de gabinete Alfredo Atanasof diciendo que si cortábamos el puente era una declaración de guerra. Una guerra donde los únicos que estaban armados eran las fuerzas de seguridad. Nosotros íbamos con un plan de lucha y con un pliego de demandas que tenía que ver con la tremenda situación que vivíamos alrededor de 5 millones de trabajadores que habíamos quedado desocupados", describió además Orlando Agüero, referente Frente Popular Darío Santillán y presente en aquella jornada.

Agüero recordó que, si bien esperaban una represión policial, aseguró que los manifestantes no sabían que la Policía los esperaba con balas de plomo. "Nunca nos imaginamos que nos iban a asesinar y que iban a armar una verdadera cacería. Recuerdo ese día sentir el sonido de los impactos a la altura de nuestros oídos, sentir como trazaban esas balas en el aire y fue algo terrífico como caían compañeras y compañeros", precisó.

 

NA/HB