jueves 08 de diciembre de 2022
POLITICA en medio del debate por la inseguridad

La Corte Suprema y el Gobierno, enfrentados por el financiamiento de la Justicia

Argibay y Fayt pidieron más fondos. Cristina Kirchner reclamó que "cumplan su rol" y los acusó de "errores inexplicables". La respuesta de Aníbal Fernández.

06-03-2009 16:43

Cuando Cristina Fernández de Kirchner inauguró las 127º sesiones ordinarias del Congreso de la Nación , el pasado domingo 1 de marzo, no imaginó que sus palabras la llevarían a enfrentarse con la Corte Suprema de Justicia, de histórica buena relación con el kirchnerismo. En esa ocasión, reclamó que la Justicia "dé respuestas" sobre los juicios a los represores de la última dictadura, lo cual "viene demorando desde hace demasiado tiempo".

La primera en responderle fue Carmen Argibay, ministra de la Corte Suprema: “Yo creo que todos los juicios deben acelerarse. No solo los juicios a represores sino todos", dijo ayer desde Mendoza. Sin embargo, reclamó al poder Ejecutivo que acepte los pedidos de aumento del presupuesto judicial porque “no tenemos infraestructura, no tenemos jueces y no tenemos dinero para pagar a los empleados y toda la parte informática”.

Su compañero Carlos Fayt se sumó a su pedido. "No voy a contradecir una sola palabra, sino ratifico lo que dijo Carmen Argibay", dijo hoy sobre las escalinatas del Palacio de Justicia, en Tribunales. Y reiteró: "No hay jueces, falta infraestructura, no hay locales, nosotros tenemos ese enorme problema".

"La Justicia tiene la obligación de ser un baluarte de la justicia y el derecho para cada uno de los procesados, y no que falten jueces. Hay una cantidad de subrogantes que no tienen calidad de jueces", denunció el ministro de la Corte, agregando que "incluso la Corte Internacional ha señalado con seriedad  el cuadro de situación que corresponde a los poderes políticos solucionar".

Por eso, la Presidente salió hoy al cruce de los miembros de la Corte Suprema, al pedirles que "cumplan su rol". También rechazó la pena de muerte porque "no es una solución para nada" y pidió que no se busque "sacar rédito político" en el debate por la inseguridad. Como es usual, criticó a los medios de comunicación por "el manejo que tienen de los temas de inseguridad y por cómo contribuyen a crear temor".

Cristina pidió a la Corte que cumpla el papel de "superintendencia" y sostuvo, en respuesta a Argibay, que la eventual falta de designación de jueces o de recursos "es inexacta" y no tiene relación con la administración de Justicia.

"Estamos ante la necesidad de una justicia que sea más eficaz, que tenga mayor celeridad y que no produzca los errores y horrores que significa que por la falta de la firma de un fiscal o un médico, una persona que ha violado a una discapacitada quede en libertad", dijo la Presidente desde la quinta de Olivos.

La primera mandataria disparó sobre el Poder Judicial, que comete, según ella, "algunos errores que son inexplicables". "La justicia tiene elementos y leyes para que quienes son peligrosos no queden en libertad", recordó, y agregó que "las causas de lesa humanidad están absolutamente demoradas por chicanas judiciales y por las constantes demoras en los jueces en tomar resoluciones. Llegamos a disparates de jueces que intentaron dejar en libertad al capitán (Alfredo) Astiz ", completó.

"Todos tenemos responsabilidades, pero en materia de justicia y de liberación de detenidos que luego vuelven a cometer delitos y que tienen un altísimo grado de peligrosidad, la responsabilidad es de los jueces, porque a raíz de la división de poderes los únicos que pueden juzgar, encarcelar y liberar son los jueces", acusó Cristina.

Por su parte, el ministro de Justicia Aníbal Fernández también le replicó a Argibay y defendió su gestión . En declaraciones a distintos medios, dijo que en su primer año en el cargo se nombraron 137 jueces, contra 29 designados en el período anterior, y aclaró que la Corte Suprema nunca le hizo un "planteo formal", por la falta de presupuesto.

Fuente: DyN

En esta Nota