domingo 05 de febrero de 2023
POLITICA carlos bianco, jefe de campaña de axel Kicillof

"No vamos a tener ningún tipo de roce con Alberto, hay una sintonía clara"

El conductor del “kicimóvil” será parte del gabinete bonaerense en caso de que el Frente de Todos gane la elección. Críticas a María Eugenia Vidal y su vínculo con los gremios.

19-10-2019 00:39

El Renault Clio conocido como “kicimóvil” termina la campaña electoral con más de 174 mil kilómetros y visitas por los 135 distritos de la provincia de Buenos Aires. Lo conduce Carlos “Carli” Bianco, quien arma las recorridas “pueblo por pueblo” de Axel Kicillof. Amigo del candidato a gobernador del Frente de Todos desde 1998, el puesto de chofer y organizador de las bajadas lo llevó a tener un fuerte vínculo político con los intendentes. Aunque no habla de cargos, con 43 años será uno de los hombres claves del futuro gabinete bonaerense en caso de ganar los comicios contra María Eugenia Vidal. Licenciado en Comercio Internacional en la Universidad de Quilmes, Bianco ya se desempeñó en la función pública como secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería.

“La campaña la encaramos un equipo chico trayendo una de las mejores prácticas de la vieja política, que es la cercanía con la gente. No creemos en la idea de la microsegmentación del público para darle a cada uno el mensaje que quiere escuchar previos análisis con focus group”, cuenta Bianco.

—Al igual que hicieron la campaña, repiten que harán una gestión austera. ¿Esto significa un mayor ajuste?

—Cuando hicimos gestión, hicimos gestión como vivimos. La nuestra va a ser una gestión austera, transparente y sacrificada. Pero más allá de cómo somos nosotros, en el marco de la crisis en la que está la provincia, hacer gala y ostentación de privilegios por ser funcionario público no está bien. La nuestra no será la falsa austeridad de la derecha, será una austeridad real. La derecha llama austeridad al ajuste y al recorte, nosotros llamamos austeridad a los gastos innecesarios y a hacer la gestión lo más eficiente posible en virtud de los recursos con los que uno cuenta.

—Parece una provincia inviable si no se restituye el fondo del Conurbano o se discute la coparticipación en el Congreso...

—No me gusta el término “inviable” porque probablemente sea la provincia más viable de todas. Si la provincia más rica de la Argentina es inviable, ¿qué queda para el resto? También es la que representa parte de los problemas estructurales más severos. Hay que dar la discusión porque genera el 40% de los recursos y recibe el 20%, sobre todo cuando en los últimos años el gobierno nacional transfirió muchísima riqueza a la Ciudad de Buenos Aires y no a la provincia.

—Daniel Scioli sufrió el vínculo con Cristina Kirchner al punto de que le retaceaba fondos con los que debía pagar los sueldos. ¿Cómo será el vínculo con Alberto?

—Axel tiene diálogo casi cotidiano con Alberto y está discutiendo estos temas. No vamos a tener ningún tipo de roce porque el tipo de provincia que estamos viendo es el mismo tipo de país que está viendo Alberto para la Argentina, basado en la producción, industrialización y agregado de valor a los recursos naturales. Hay una sintonía conceptual clara con Alberto y una relación cordial.

—En las PASO sacaron más de 17 puntos de ventaja, ¿se sorprendieron?

—El resultado responde a la situación social y económica que está viviendo el bonaerense, a un Axel que desde el primer momento fue muy crítico de la gestión de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal, y eso la gente lo ponderó positivamente. También se debe a que nuestro candidato tiene características personales que no se suelen encontrar en muchos dirigentes, algo que se llama carisma. No se compra, no se couchea, no se genera, sino que es innato.

—¿Fue un error hablar de la droga y narcomenudeo en campaña?

—Más allá de la falsa polémica que pretendieron instalar, lo que el gobierno de Macri y Vidal no pueden explicar es el fuerte aumento del consumo de droga desde 2015. Su política del combate al narcotráfico es un fiasco. Personalmente no tenemos ningún problema con María Eugenia Vidal. La dificultad de los bonaerenses es que la gestión de María Eugenia Vidal no le solucionó ninguno de los problemas estructurales que acarrea la provincia desde hace muchos años, sino que los agravó y la droga en los barrios aumentó a pesar de la campaña de marketing que se hizo de los búnkers y la incautación de droga.

—Uno de los problemas que tuvo Vidal fue su vínculo con los gremios. ¿Cómo será ese vínculo?

—Más allá de simpatías y cuestiones personales con los gremios y que yo hasta hace cinco meses trabajé como asesor de Roberto Baradel en la Secretaría de Relaciones Internacionales de la CTA, nuestra política frente a los gremios es no pensar que son unas mafias, como trató de instalar Vidal, persiguiendo dirigentes, entre ellos a Baradel. No vamos a sentarnos con un gremio pensando que son unos mafiosos, son la representación legítima de los trabajadores.

En esta Nota