martes 06 de diciembre de 2022

Randazzo se defiende: "Las cosas no se cambian de un día para otro"

Para el ministro, se le pide a la Casa Rosada "que en un año se haga lo que no se hizo en 50 años".

14-06-2013 19:31

El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, admitió hoy que "es una deuda pendiente de este Gobierno mejorar la política del transporte", un día después de la tragedia ferroviaria en Castelar, donde murieron tres personas y unas 315 resultaron heridas.

Luego de asegurar que se siente "apoyado por la Presidenta" Cristina Fernández de Kirchner, el funcionario destacó que la cartera a su cargo ha hecho "cambios concretos" en el sistema y pidió no comparar la colisión del jueves con la ocurrida hace casi 16 meses en Once, cuando murieron 51 personas y más de 700 resultaron heridas.

"Siento impotencia cuando se dice que no hemos hecho nada, porque es falso. ¿Falta? Sí que falta. ¿Es un hecho lamentable? Sí, es un hecho lamentable, pero se dice cualquier cosa, que hay desinterés del Gobierno en materia ferroviaria", se quejó.

El ministro protagonizó esta mañana un raid mediático que lo llevó a hablar, entre otras, con las radios La Red, 10 y Mitre, ante las que aseguró que lo que ocurrió ayer en Castelar "no es lo mismo que pasó hace un año" en Once.

"Es falso que el Sarmiento está igual que un año atrás", planteó el ministro, molesto porque, según dijo, "se quiere transmitir la idea de que lo que pasó ayer fue igual a la tragedia de Once, eso es falso". Randazzo admitió que "es una deuda pendiente de este Gobierno mejorar la política del transporte" y advirtió que asume "toda la responsabilidad" en la materia, pero pidió que "no" se le pida a la Casa Rosada "que en un año se haga lo que no se hizo en 50 años. Necesitamos un cambio cultural y eso nos involucra a todos".

"Algo no funciona, las cosas no se cambian de un día para otro, necesitamos del compromiso de todos, porque esto lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie", vaticinó. Luego de señalar que "hubiera sido más fácil" para él dedicarse a "hacer documentos y pasaportes", subrayó que aceptó "este desafío porque es muy importante mejorar el servicio de trenes y no podemos mirar para otro lado".

Con todo, dijo que "si hay alguna responsabilidad" que le quepa "no" la va a "a esquivar" y enfatizó que se trabaja "todos los días para que el servicio mejore, y lo vamos a lograr, esto no nos va a bajar los brazos".

El Gobierno va a "redoblar la apuesta todos los días para que, ojalá nunca pase, pero cuando pase una cosa como esta, tener la tranquilidad de conciencia de que hicimos todo".

En esta Nota