sábado 15 de mayo de 2021
PROTAGONISTAS Herencia y conflicto
02-09-2020 16:06

Para Esmeralda Mitre, el diario que dirigió su padre Bartolomé Mitre, "derrapa día a día”

Sin dudas, el directorio de La Nación es un objetivo para la actriz. Primero debe resolver la sucesión de la herencia paterna, y ver si la familia decide retener las acciones que heredaron.

02-09-2020 16:06

Es visceral, impulsiva, pasional. Y ante todo, la metáfora no va con Esmeralda Mitre cuando opina sobre algo que le preocupa. Y el diario que dirigió su padre Bartolomé Mitre por varias décadas está entre sus preocupaciones. Por eso, fue clara al respecto al diario que maneja la familia Saguier en un intercambio tuitero con Jorge Rial.

“No te preocupes, ya pronto! Con respecto a lo que decís del diario La Nación, opino como vos, derrapa día a día! Por ello iremos por un país mejor!”, escribió Esmeralda Mitre en respuesta a comentario que por Twitter le hizo el conductor de Intrusos.  Del deseo a la realización hay un camino largo y no siempre exitoso. Pero desde la oralidad, por más explosiva que resulte la hija de Bartolomé Mitre, ocupar un asiento en el directorio de el Grupo La Nación está entre uno de sus principales objetivos.

Las acciones del Grupo La Nación del testamento de Bartolomé Mitre en la mira de dos familias.

 

Y no es la primera vez que lo expresa. Con el estallido familiar por herencia de Bartolomé Mitre -sucedida de 25 marzo pasado-, ese 30 y pico de acciones que retienen los herederos, representan para la actriz un valor que parece ir más allá de lo propiamente económico. “Primero tenemos que solucionar todo esto (la sucesión). Y luego por supuesto, entrar al lugar que heredamos. Nos tenemos que hacer cargo”, dijo Esmeralda en una de las entrevistas. ”Yo no voy a decidir qué es lo que haremos, eso es algo que se vota. Pero en realidad las acciones que tiene mi padre son diferentes tipos de acciones, como si fueran diferentes bonos. Y por las acciones que él tiene, él elige director y director suplente. Yo no me voy a autonominar pero lo que sí sé es que me voy a hacer cargo de entrar, de poner los pies dentro del diario. Yo no estoy enferma ni cansada como mi padre. Así que toda la gente que son accionistas del diario se van a tener que sentar a negocia conmigo. Yo no soy moco de pavo. Es lo que yo heredo y me tengo que hacer cargo.”

Seis Mitre en pugna por la herencia de empresario de Grupo La Nación.

Fuera de lo colorido que para el afuera resultan las declamaciones ampulosas de Esmeralda Mitre, propios y ajenos de la familia Mitre-es decir los Saguier-, están atentos. Las acciones tienen un peso si las retienen los Mitre en su conjunto. Pero si logran otra vez convencer a alguno de venderlas, debilitan posiciones. Es un juego que los Saguier ya jugaron con éxito cuando pusieron a Bartolomé Mitre en un rol secundario dentro del grupo. Por eso, no sólo el escenario judicial de la sucesión es interesante y remite en un punto a otra la batalla familiar-editorial. Y fue la que Ernestina Herrera de Noble y “su gente” articuló para que Guadalupe Noble -única hija de Roberto Noble-tuviera una cómoda vida pero fuera de Clarín. ¿Esmeralda Mitre sería la Lupita Noble del 2020? No, pero hay puntos concordantes. En especial uno, muchos le desean un pasar confortable pero fuera de La Nación.

"No soy kirchnerista pero sí le deseo lo mejor porque este es un gobierno democrático", dijo Esmeralda en Cantando 2020.

En este marco que convierte a los Mitre en una suerte de versión argentina de la serie Succession, no extrañó que Esmeralda se haya anticipado legalmente a que su hermana Dolores Mitre, ratifique si era cierto o no que había intenciones de hacer una pericia psicológica para en ese caso, desacreditar cualquier decisión que pudiera trabar aún más la complicada sucesión. Y de lograrlo, hacer más lejana o imposible cualquier posibilidad de que Esmeralda logre un lugar en el directorio de Grupo La Nación.

Hay una paradoja de toda esta situación que ubica en contexto que Esmeralda Mitre haya dicho el martes último en Cantando 2020 lo siguiente: “No soy kirchnerista pero sí le deseo lo mejor porque este es un gobierno democrático y el pueblo eligió a Alberto Fernández, yo lo voy a apoyar.” Es contrafáctico pero no ilógico si se atiende a cómo el macrismo manejó algunas cuestiones judiciales siendo gobierno, imaginar que con Macri en el poder a Esmeralda Mitre se le haría muy cuesta arriba judicialmente la sucesión de su padre teniendo enfrente a parte de su propia familia y a los Saguier. A buen entendedor...