martes 28 de junio de 2022
PROTAGONISTAS Es actriz y una it girl en su país

Sophia Forrest, la hija famosa del millonario australiano que invertirá en hidrógeno verde en Argentina

Tiene 26 años y en su debut artístico fue dirigida en cine por Russell Crowe. Y en su país una serie televisiva le dio mayor popularidad.

06-11-2021 06:01

El apellido Forrest era desconocido en Argentina hasta que esta semana dejó de serlo. De la mano de Agustín Pichot y en el marco de la COP26 que se hizo en Glasgow, el empresario australiano Andrew Forrest perdió el anonimato en el país. A su vez puso en primer plano el concepto “hidrógeno verde”, uno de los llamados combustibles del futuro. A través de su compañía Fortescue, Forrest invertirá unos 8.400 millones de dólares y eso generará más de 15 mil puestos de trabajo de manera directa. Desde el regreso de la democracia en 1983, el empresario de Australia que quizá tuvo un perfil mediático fue Kerry Packer, un poderoso dueño de medios y casinos en su país, y que en Argentina tuvo en los 90 y 2000 negocios y hasta un equipo de polo.  

Con Andrew Forrest, ubicado en el puesto 87 de los millonarios más ricos del mundo en el ranking “minuto a minuto” de Forbes, Australia “importa” al país un empresario con un perfil diferente al de Packer –fallecido en 2005– y con intereses también distintos. Tiene una fortuna de 13,3 mil millones de dólares y en 2019 se convirtió en el mayor filántropo en la historia de Australia con la donación de 655 millones de dólares a varias causas. 

Un debut inesperado. Por todo esto, su familia también entró en el foco de atención, y a diferencia de otros millonarios, en la de Forrest, menos su hijo Sydney, las tres mujeres Forrest tiene un perfil alto. Su esposa Nicola es universitaria, tiene una fundación orientada a temas de educación y las artes, y dirige una compañía de teatro. Su hija Grace, de 27, es cofundadora y preside Walk Free, una ong contra el trabajo esclavo, y la del medio, Sophia –de 26 años– es la de más alto perfil mediático dado que eligió la actuación como actividad profesional. Al terminar el secundario en 2012, se mudó a Los Ángeles y trabajó para una compañía de guionistas que le permitió, por ejemplo, colarse en las grabaciones de series como The Big Bang Theory y Ellen. De ahí se mudó a Londres y estudio guion en Oxford, pero su debut delante de una cámara fue con un pequeño papel en El maestro del agua, dirigida y protagonizada por el también australiano Russell Crowe. Consultado por entonces sobre Sophia, el actor dijo la revista australiana Sunday Life que “ella es una mujer que tiene los pies en la tierra, una presencia innegable en la pantalla, una determinación férrea y ganas de trascender. (…) A eso se suma su belleza y un sentido natural de la diversión, una combinación muy potente”. Con Crowe también Sophia tuvo su “bautismo de fuego” con los medios en relación con la vida privada. Hija de un millonario más actor categoría Hollywood generó un atractivo mediático en Australia y ambos cortaron la fantasía publicada respecto de un romance haciendo bromas al respecto en Instagram.

Del cine a la TV. De ahí pasó a  la televisión australiana, donde tuvo uno de los roles protagónicos en la serie Love Child. Eso le sirvió para que el público fan no la conozca solamente como “la hija de Twiggy Forrest”.  “Al crecer, evitaba que me asociaran con Twiggy”, decía  Sophia. “Estoy muy orgullosa de mi padre,  pero Twiggy es una construcción de los medios y por eso, a veces,  la gente presuponía cosas sobre mí y hasta pensaba lo peor. (…) Mi familia es muy unida y mis mejores recuerdos son de los viajes que hicimos juntos. A los 9 años, durante un año no fuimos a la escuela y viajamos por todo el mundo. Fue la experiencia más increíble: comimos de todo, caminé por Machu Picchu… Y además parte del viaje era para ver qué podíamos hacer para ayudar”.  A Love Child le siguió una película independiente, Reaching Distance; también fue “princesa” en Aquaman –donde estaba irreconocible debido a su caracterización– y Ride Like a Girl.

 

Forrest tiene otra hija y es “militante”

Grace Forrest tiene 27 años y es la hija mayor de Andrew y Nicola Forrest. Si bien no es actriz, ella tiene un perfil alto como todas las mujeres de esta poderosa familia australiana, la séptima más rica de ese país. Grace también participó en la COP26 de Glasgow porque la cuestión climática y el medio ambiente son parte de la agenda que maneja a través de Walk Free. Esta ong que preside tiene como eje central exponer la situación de vulnerabilidad y esclavitud de las mujeres que trabajan en talleres que producen prendas a escala planetaria que, en muchos casos, empeoró con la pandemia. Y en sus posteos y textos, por ejemplo,  pide atención al origen de las prendas que se consumen.