viernes 21 de enero de 2022
SALUD Día de la Lucha contra los TCA
30-11-2021 02:30
30-11-2021 02:30

Por qué Argentina es el segundo país con más casos de Trastornos de la Conducta Alimentaria

Nuestro país sólo está por detrás de Japón. Advierten por un crecimiento "de modo alarmante" de estos casos, principalmente de anorexia nerviosa y una extensión a casos en la infancia.

30-11-2021 02:30

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son un problema en todo el mundo y en particular en la Argentina ya que según estudios internacionales de Mervat Nasser, nuestro país es el segundo del mundo con más casos de TCA. Pero, ¿por qué motivo estos trastornos son un gran inconveniente en la Argentina?.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria, sobre los que este 30 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Lucha contra los TCA, son "una enfermedad cuyas causas son psíquicas, el síntoma se manifiesta en lo alimentario, generando gran deterioro en el organismo", explicó a PERFIL la licenciada Olga Ricciardi (M.N. 10.500), psicóloga, fundadora y directora de CEDA (Centro Especializado en Desórdenes Alimentarios).

En esa línea, la licenciada Agustina Murcho (M.N.7888), nutricionista experta en trastornos alimentarios, añadió: "Son una alteración de la conducta alimentaria pero que no tiene que ver con una cuestión de "malos hábitos" como problema. En un TCA hay distorsión de la imagen, miedo a engordar, dietas extremas, atracones, entre otros. Para tener un TCA tiene que permitirlo también la estructura cerebral, no solamente se dan por hacer dieta y por alguna preocupación. Es muy frecuente el trastorno por atracón, que no se suele conocer, pero está muy presente en muchísimos pacientes".

Qué son los trastornos alimentarios y cómo tratarlos

Pero, ¿por qué motivo Argentina está tan arriba en el ranking de los países con más casos?. Según estudios internacionales de Mervat Nasser, especializado en investigación en temas de salud y desarrollo del instituto de psiquiatría de Kings College, Londres, indican que el país -del total de los relevados- que cuenta con más índices de Trastornos de la Conducta Alimentaria es Japón, con un 35% de la población afectada y en segundo lugar Argentina. La anorexia afecta a un estimado de 1 de cada 100 mujeres.

"Argentina tiene una historia de represión y silencio, sobre todo femenino. La palabra fue y sigue siendo sacrificada acallando conflictos y traumas, por lo que en la anorexia se cierra la boca para no comer, al mismo tiempo que se la cierra para no hablar y en la bulimia se tragan palabras en forma de comida y se las vomita para no pronunciarlas. Son patologías del acto. Donde hay acto no hay palabra y donde hay palabra no hay acto", explicó Olga Ricciardi.

Asimismo, comentó: "Una hipótesis que se apoya en dos pilares para entender el por qué del grave problema de Argentina en relación a los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Por un lado, el empuje cultural a la delgadez y la exigencia a la mujer de cumplir con esos ideales estéticos y, por otro lado, los efectos de la represión y sacrificio de la palabra".

La fundadora y directora de CEDA añadió que, según las estadísticas de su institución, los casos en Argentina crecieron en el ultimo año de modo alarmante. "Desde el comienzo de la pandemia se duplicaron las consultas por anorexia nerviosa respecto al promedio de años anteriores. El rango etario se amplió aumentando los casos en la infancia con la presencia de TERIA (Trastorno de Evitación/Restricción de la Ingesta de Alimentos) en casos desde los 4 años. En la franja de la adolescencia, aumentó la proporción de casos en un 50%. El agravamiento de casos aumentó un 57% la necesidad de tratamiento psiquiátrico".

Trastornos de la Conducta Alimentaria g_20211130
Este 30 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Lucha contra los TCA.

Síntomas y consecuencias

Por su lado, la licenciada Mara Fernández (M.N. 36031), psicóloga especialista en TCA, habló de los síntomas y consecuencias más comunes: "Para que se desarrolle un TCA se debe dar una combinación de factores: biológicos, psicológicos, sociales y familiares. Aunque los trastornos alimenticios pueden comenzar con preocupaciones por la comida y el peso, son mucho más que comida".

"Las personas con trastornos alimenticios utilizan la comida y el control de ésta como un intento para compensar los sentimientos y emociones que de otra manera son vistos como intolerantes. Para algunos, la dieta, los atracones y la purgación pueden comenzar como una forma de lidiar con las emociones dolorosas y para sentirse en control de su vida personal", afirmó.

En ese sentido, continuó: "Quienes padecen un TCA son personas cuyo estado anímico se ve influenciado por el éxito o fracaso en su relación con la comida y con su imagen de sí mismo. Tienden a describirse a sí mismas en términos absolutos (bueno-malo; lindo-feo; correcto-incorrecto) Esta polarización refuerza la necesidad que tienen de controlar lo que comen. La búsqueda por alcanzar la delgadez extrema se traduce en una lucha psicológica, en la cual la persona adopta una conducta de desafío e independencia, pero la realidad es que sienten que no valen nada y no merecen que nada bueno les suceda".

Trastornos alimentarios: la tiranía del cuerpo perfecto

En la misma línea, la licenciada Olga Ricciardi advirtió que los TCA "generan un aplastamiento del sujeto, afecta a las personas en el vínculo con los otros, consigo mismo y con su propio cuerpo hasta llevarlo en casos extremos a la muerte", "Tanto en la anorexia como en la bulimia, quien la padece piensa todo el tiempo en la comida, para controlar el hambre y resistirse a la ingesta o para devorar en atracones un gran volumen de comida", expresó.

"Quien lo padece queda tomado por el síntoma siendo esclavo de él, cumpliendo como un autómata los distintos rituales que se imponen en estas patologías, por ejemplo, el vómito inducido después de las comidas, exceso de ejercicio físico, uso de laxantes y diuréticos, en el caso de la bulimia atracones planificados y a posteriori el vómito inducido. La distorsión de la imagen corporal genera un gran sufrimiento ya que la percepción se encuentra alterada y lleva a la esclavitud de recurrir a toda hora a la balanza y al espejo en un acto de control obsesivo", comentó.

Agustina Murcho licenciada nutrición trastornos alimentarios g_20211014
Agustina Murcho, licenciada en nutrición especialista en trastornos alimentarios.

A su vez, Agustina Murcho señaló que "en cada persona los comportamientos con la comida son diferentes, pero lo que tienen todos en común es ese miedo a ciertos alimentos, sienten que la comida es una amenaza, también hay mucho miedo a aumentar de peso". "La comida para estas personas es algo que no las deja vivir tranquilas, les condiciona la vida y la calidad de esta está deteriorada", dijo.

"No hay que esperar a alarmarse, pero más que algo nutricional, lo primero que se ve es la pérdida de la menstruación en pacientes más restrictivos. Por otra parte, en pacientes que suelen tener atracones y vómitos, muchas veces no hay pérdida de menstruación, pero suelen consultar porque lo que conlleva el atracón, el vómito o el método compensatorio que haya les genera tanto malestar que terminan consultando".

Las especialistas explicaron que los TCA pueden provocar: esofagitis, gastritis, osteopenia, osteoporosis temprana, amenorrea, infertilidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes, ulceras, deshidratación, obesidad, daño de esmalte dental, pérdida de piezas dentales y el deterioro orgánico el que produce una nutrición inadecuada, la cual lleva a un envejecimiento temprano del organismo.

Bullying alimenticio: gordofobia y flacofobia

Cómo es el tratamiento

La licenciada Murcho explicó que "el tratamiento de recuperación va a depender de la gravedad y de la salud mental de cada paciente". "Algunos hacen tratamiento ambulatorio, otros necesitan hospital de día, algunos tienen acompañante terapéutico en la casa, a veces hay internación clínica o psiquiátrica. Todo va a depender del caso y siempre se realiza junto a un equipo interdisciplinario especializado", dijo.

En esa línea, la psicóloga Mara Fernández agregó: "La persona que atraviesa un TCA debe realizar un tratamiento con un equipo multidisciplinario (médicos, enfermeros y psicólogos especializados en TCA), para poder sanar esa mala relación con el cuerpo y los alimentos. Sin embargo, son tratamientos largos y difíciles, ya que un rasgo habitual de estos cuadros es la falta de conciencia de enfermedad por parte de la persona que lo padece. Esto significa que la persona afectada tiene una incapacidad de identificar las consecuencias negativas de la enfermedad, ni de la necesidad de hacer tratamiento, ni tampoco los beneficios del mismo. Esta situación complejiza la adherencia al tratamiento en algunos casos. Es imprescindible el papel y el apoyo de la familia y el entorno".

Mientras que Ricciardi señaló: "El método más eficaz es la prevención que se realiza difundiendo los síntomas y riesgos de la enfermedad para que cada uno pueda detectar tempranamente la patología en su entorno y advierta tempranamente la necesidad de diagnostico y tratamiento a realizar con especialistas. Es necesario aclarar que las redes y la publicidad, en general, difunden la extrema delgadez como ideal de belleza, esto constituye un empuje cultural importante que debe regularse, pero no son la causa del desencadenamiento de las patologías alimentarias. Aceptar lo real que acontece, aceptar nuestro cuerpo y el de nuestros hijos con sus características, es fundamental para la salud. A partir de dicha aceptación será importante estar atentos a la buena nutrición, al ejercicio físico y al cuidado e higiene psicofísica".

Una de cada tres jóvenes en Argentina está disconforme con su imagen

En un sentido similar, Murcho también completó su postura criticando la desinformación y las redes sociales: "Veo mucha desinformación con respecto a los alimentos. Muchísima demonización de alimentos, donde todo enferma, todo genera enfermedades, todo engorda. En las redes sociales hay cuentas donde aseguran que ayunar es sano, que dejar de comer lo que nos gusta es lo mejor para evitar enfermedades - cuando el stress mental que genera hacer todo esto también enferma -, que realizar un plan de 21 días es la fórmula del éxito para tener un cuerpo marcado".

"Aquellas personas que son vulnerables a desarrollar patologías alimentarias se ven atraídas por estas cuentas y el riesgo a que generen un desorden alimenticio es mayor. Argentina es hoy uno de los países con más desórdenes alimentarios del mundo, y las redes sociales son grandes disparadores. Y lamentablemente, la tendencia como país va en aumento", agregó.

Y concluyó: "Modificar es difícil porque nadie regula la información que hay. Sí se puede generar conciencia en consultorio o en las mismas redes sociales, que es lo que trato de hacer mediante mi cuenta de Instagram. No se habla de estas cosas, siempre se habla de la magia del no comer. Mi recomendación es que no sigan cuentas que generen miedos o estereotipos de cuerpo o vidas inalcanzables. Sí aquellas que motiven desde una adecuada alimentación, buscando una vida sana y equilibrada, aquellas cuentas que hablen del disfrute, de la salud mental, sin mensajes extremistas ni obsesiones. Y siempre, ante cualquier duda, consultar con profesionales".

Trastornos de la Conducta Alimentaria g_20211130
La obsesión por el peso y la figura perfecta, uno de las principales causas de los TCA.

Qué hace el Estado para combatir los TCA

La licenciada Olga Ricciardi contó que "si bien está sancionada la Ley 26.396, la cual garantiza que la obra social cubra un tratamiento integral y ampara frente a la discriminación, no se realiza una campaña de concientización sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria, los cuales pueden llegar a poner en riesgo la vida".

"Tanto las obras sociales como las prepagas deben cubrir el tratamiento, pero, en muchos casos no son los adecuados por el costo de los mismos. Los comedores escolares deben corregir las deficiencias o excesos en la alimentación. Los quioscos en las escuelas deben ofrecer productos para una alimentación saludable que tienen que estar a la vista de los alumnos y esto no se cumple y tampoco se exige cumplimiento", señaló.

Y completó: "La publicidad y los diseñadores de moda no deben utilizar la extrema delgadez como símbolo de salud y belleza, además deben ofrecer una imagen más plural de los jóvenes, en especial de las mujeres, sin embargo, no hay sanción en el caso de no cumplirse".

 

  • Síntomas de la Anorexia: descenso de peso en un lapso breve de tiempo, exceso de ejercicio físico, distorsión de la imagen corporal, disminución o modificación radical de la ingesta, vómitos inducidos, amenorrea (pérdida total o parcial de la menstruación), desmenuzar los alimentos y separarlos en el plato inhibición y dificultad en el lazo con el entorno (cambia el vínculo con el entorno, evitando compartir momentos como la mesa familiar, reclusión en un espacio privado, seleccionar amistades con las que comparte los mismos criterios alimentarios), entre otros.
  • Síntomas de la Bulimia: atracones, uso de laxantes y diuréticos (del mismo modo que el vomito inducido, son conductas compensatorias del exceso del atracón), distorsión de imagen corporal, rituales (por ejemplo, preparar el atracón teniendo disponible todos los alimentos con los que van a llevar a cabo el mismo, acto repetitivo siempre en el mismo horario, los mismos días), trastorno del sueño, cuando el atracón es nocturno se altera el sueño para cumplir con el ritual del atracón, pensar todo el tiempo en la comida, sensación de vacío, apetito voraz, sentimiento de culpa.

 

Acerca de CEDA (Centro Especializado en Desórdenes Alimentarios): tiene un equipo interdisciplinario integrado por más de 50 profesionales especializados (psicólogos, psiquiatras, Médicos Especialistas en nutrición, nutricionistas y arteterapeutas) que se dedican a la Investigación, Prevención y Tratamiento de la Bulimia, Anorexia, Ortorexia, Vigorexia, Trastorno por Atracón y TERIA. A su vez, realizan Consultoría Médica - Nutricional - Psicológica, para profesionales que atienden Trastornos de la Conducta Alimentaria. Los tratamientos son presenciales, virtuales y mixtos.