lunes 05 de diciembre de 2022
SOCIEDAD est de nueve semanas

Nació mujer, cambió de sexo y está "embarazado"

Rubén Noé Coronado, un español de 25 años, lleva años de tratamientos hormonales para ser hombre y ahora espera gemelos. Conozca su historia.

31-03-2009 12:40

"Me llamo Rubén y estoy embarazado", bien podría ser una buena presentación para este hombre, Rubén Noé Coronado, un joven de 25 años que vive en Barcelona con su novia. Un joven con la particularidad de que nació mujer, se realizó un tratamiento de cambio de sexo, y ahora está embarazado de gemelos.

Rubén nació con el sexo femenino y fue adoptado bajo el nombre de Estefanía, en la localidad española de Hinojares. A los 18 años, abandonó a sus padres adoptivos y partió hacia Granada, donde se dio cuenta de que todos lo veían como hombre por su aspecto. Desde entonces se cambió el nombre, se cortó el pelo y comenzó un tratamiento hormonal masculino, que nunca pudo completar, por lo cual mantiene los órganos sexuales femeninos.

Su novia Esperanza, de 42 años, ya tiene dos hijos y no puede dar a luz por una ligadura de trompas. Decidieron entonces que sea él quien cargue con los hijos, y Rubén se sometió a un tratamiento de inseminación artificial, gracias a que en sus documentos aún figura como mujer. Con un óvulo propio y el esperma de un donante, ya está embarazado de nueve semanas y dará a luz a gemelos, según informó el diario español El País .

Que el embarazo sea "técnicamente realizable no quiere decir que sea éticamente aceptable", opinó el ginecólogo Ballescà, responsable de la Unidad de Andrología reproductiva del Clínico de Barcelona. El médico cree que la actitud de Rubén "no se debe premiar" y que "La intervención de cambio de sexo debe ser total, lo que conlleva la extirpación de los ovarios".

"Puede haber situaciones excepcionales pero esto no debe ser una norma", concluyó Ballescà en sus declaraciones a El País. La pareja se encontró además con la oposición de la familia de Esperanza, que no aceptó que saliera con una mujer. Por eso ambos se mudaron a Berga, una localidad de Barcelona, y volverán a la capital catalana para el parto.

"Estoy en mi derecho de tener hijos. Vamos a ser un padre, una madre y dos hijos. No veo el problema", se reivindica Rubén. Una vez concluído el embarazo, prometió también retomar los tratamientos hormonales y oficializar el cambio de nombre en sus documentos. Cuando eso ocurra, no podrá volver a ser inseminado, ya que las leyes locales sólo permite que lo hagan las mujeres.

En esta Nota