domingo 24 de octubre de 2021
ACTUALIDAD Perfil Educación
17-09-2021 10:48
17-09-2021 10:48

Cynthia Garcia: “El kirchnerismo tiene que tener mayor representación en el Gobierno”

La expanelista de 678 y actual conductora de en la radio 750 participó del Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de la Escuela de Comunicación. La tensión en el oficialismo y el reclamo por un cambio de Gabinete. El periodismo militante y la política.

17-09-2021 10:48

Cynthia García participó de una conferencia de prensa virtual organizada por estudiantes de Periodismo de la Escuela de Comunicación en la que se refirió a la tensión generada en el oficialismo luego de las elecciones del domingo pasado y el debate en torno a la composición del gabinete. “Yo creo que se necesitan gestos contundentes”, declaró.

La expanelista de 678 y conductora de la primera mañana en Radio 750 también reclamó que se aumente la participación de funcionarios que respondan a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Creo que el kirchnerismo tiene que tener mayor representación en el Gobierno porque las bases, quienes aportaron el mayor caudal de votos al Frente de Todos, son kirchneristas”, sostuvo García en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret, director de Perfil Educación.

—¿Qué evaluación hace de la lectura que hizo el Gobierno de la derrota en las urnas?

—Me parece que el Frente de Todos está empezando a leer, está haciendo un análisis de esta derrota electoral. Las derrotas hay que analizarlas en este contexto de PASO. Es una derrota de las primarias, no estamos en elección general, la elección general se va a definir en noviembre. El Gobierno la está leyendo, porque esa misma noche Alberto Fernández salió a asumir la responsabilidad y habló de demandas insatisfechas. Dijo que iban a empezar a trabajar, esto tiene que ver con lo socioeconómico, con la necesidad de gestos contundentes en materia socioeconómica y esa es la lectura del Gobierno. Las PASO fueron una elección atípica por el contexto de pandemia. Por otro lado, lo que llamamos el campo nacional y popular, que no solo es el Gobierno, sino toda la referencia de actores sociales políticos y culturales, que se denomina kirchnerismo, no pudieron ocupar la calle, ya que una de las características de la pandemia fue el distanciamiento social. Por definición, el distanciamiento social va contramano de lo que históricamente representó el peronismo, el kirchnerismo, el campo nacional y popular y el Frente de Todos, que es la cercanía territorial. La pandemia generó un distanciamiento.

—Algunos integrantes del Frente de Todos están exigiendo cambios en el Gabinete. ¿Usted qué piensa?

—Yo creo que se necesitan gestos contundentes. Tenemos el parámetro de 2009, cuando Néstor Kirchner, en el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, pierde las elecciones de medio término y da un discurso al otro día. Es un discurso de reconocimiento de la derrota y de la acción inmediata de ponerse a trabajar en la acción y esa semana Cristina hizo cambios en el Gabinete. Yo no soy dirigente, yo te puedo hablar desde el análisis político comunicacional. Me parece que sí hay una necesidad de gestos contundentes y que también dentro del Frente de Todos existe esta tensión.

—¿Es momento de albertizar o de kirchnerizar al Gobierno?

—Me parece que las bases que conforman el campo nacional y popular que llevan a Alberto Fernández a la Presidencia reconocen en Cristina Fernández de Kirchner a la líder natural. La madre del Frente de Todos, esto es una frase que dijo el ministro de Vivienda. Entonces, desde ese lugar, me parece inexacto el planteo de polarizar entre Alberto y Cristina. Sí creo que el kirchnerismo tiene que tener mayor representación en el Gobierno, porque las bases, quienes aportaron el mayor caudal de votos al Frente de Todos son kirchneristas.

—¿Por qué considera que Cristina tuvo un saludo tan frío con Victoria Tolosa Paz?

—No lo sé, no lo vi. No había un saludo frío en Cristina, no tengo esa percepción, eso en todo caso es una opinión. No tengo información sobre tu apreciación.

Cynthia García en el Ciclo de Entrevista

—¿Cómo ve el accionar político del Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires, el principal distrito de Juntos por el Cambio?

—La elección de Lammens eran elecciones de gestión. No fue mala, no hizo una mala elección en términos de caudal de voto. Me parece que, por ejemplo, en estas elecciones Santoro y Marziotta intentaron generar esa cercanía territorial porque la vacuna y la pandemia, en la última trama de la campaña, lo permitía. La Ciudad de Buenos Aires está gobernada por el macrismo, el neoliberalismo, el proyecto de Macri y Larreta desde 2007. Siempre han tenido mayoría en la Legislatura porteña, por eso, llevan adelante los proyectos como la privatización del río. Me parece que el campo nacional y popular, no el peronismo de la Capital, tiene que generar consensos con el progresismo, con la izquierda para poder disputar la Ciudad de Buenos Aires. Hay que disputar con más consciencia y generar más consensos en la Ciudad.

—¿Fue un error que el Frente de Todos no tenga internas en las PASO?

—Creo que es una estrategia de la diferencia entre táctica y estrategia, fue una estrategia de ingeniería electoral. Me parece que sí, hubiera sido interesante, justamente, en esta necesidad de generación de consensos, en este marco socio económico que no desconocía el Frente de Todos. Hubiera sido saludable cosechar por colectar los distintos descontentos dentro de un espacio de paso dentro del Frente de Todos. Sí, absolutamente.

—¿Usted cree que el Frente de Todos se merecía el resultado que tuvo el domingo?

—Es una buena pregunta. Me parece que no se merecía este resultado. Me parece que no en términos de vocación de representación. Quiero decir, nunca se descalifica el voto popular, es la esencia de nuestra historia democrática. Pero, sí se puede analizar las condiciones de la elección. A mí me parece que estas elecciones no se pueden analizar sin el contexto de la pandemia. El Gobierno tuvo intenciones de representación para mejorar la calidad y las condiciones de vida de los trabajadores y las trabajadoras. Por ejemplo, un representante de la industria nos decía hace poco que el macrismo tuvo un genocidio industrial y después vino la catástrofe de la pandemia, que desbarató los PBI de las economías de todo planeta. En Argentina, esa reactivación y esos esfuerzos que se hicieron desde el Frente de Todos, no los percibió la población. A gran parte de la sociedad, la que no votó al Frente de Todos ahora, que sí lo había votado al campo nacional y popular en 2017, no le llegó ese crecimiento macroeconómico, por eso decimos que se necesita es un shock distributivo.

—¿Qué lectura hace de su paso por 678?

–678 era un programa en la televisión pública que deconstruía el poder mediático. Todos los días dejaba al descubierto los hilos del poder mediático y la injerencia de los grupos mediáticos en el poder político en la Argentina: qué impacto de poder maneja el periodismo. Que un programa de televisión que ponía en discusión los discursos públicos de los medios de comunicación quedara bajo un estigma como si el periodismo militante hubiera nacido con 678, es curioso. Yo lo reivindico desde ese lugar. Seguramente, 678 tuvo muchísimos errores, pero era una voz más dentro de un sistema de medios. Se lo subió, se le elevó el nivel, porque se atrevió a mostrar los hilos de un poder, que el poder real pretende mantener oculto, por ejemplo, mostrar cómo es el rol político de los grupos mediáticos en Argentina. Por eso, 678 generó una estigmatización y el macrismo persiguió a periodistas. No solamente a mí, hubieron alrededor de tres mil periodistas y trabajadores de prensa que nos quedamos sin trabajo durante el macrismo. No nos contrataba ningún medio ninguno de ninguna ideología, de ninguna característica.

—Agradecemos su participación en el Ciclo de Entrevistas de Perfil Educación y la invitamos a cerrar el reportaje con un comentario final.

–Yo les agradezco mucho la oportunidad de la palabra, la oportunidad de ida y vuelta. Pero me parece que, la mirada comunicacional que yo abono y que intento enseñar, además, es que en la comunicación no tiene que ejercerse bajo ningún formato de confort. Está bueno ejercer la comunicación también desde la incomodidad, los periodistas y las periodistas podemos y debemos estar expuestos a la interpelación.

Por Betsabé Tempone, Karina Soto y Fernando Maack Stevens
Estudiantes de Periodismo de Perfil Educación en la Escuela de Comunicación