jueves 05 de agosto de 2021
ACTUALIDAD Perfil Educación
15-07-2021 17:15

Jorge Altamira: “Hubo represión en Cuba”

El líder de Política Obrera participó del Ciclo de Entrevistas organizado por los estudiantes de la Escuela de Comunicación. Las PASO unificadas de la izquierda. Críticas al Gobierno y al macrismo por el aumento de la pobreza.

15-07-2021 17:15

Jorge Altamira participó de una conferencia de prensa virtual, organizada por estudiantes de Periodismo de la Escuela de Comunicación, en la que se pronunció en contra de la represión que se vivió en Cuba y se refirió a las manifestaciones que se produjeron en la Isla. “Protestamos contra la detención de las personas que se manifestaron en Cuba, porque nosotros defendemos un gobierno de trabajadores y el derecho de los trabajadores es a protestar”, expresó.

El líder de Política Obrera confirmó que participará de una elección interna y unificada de todos los representantes de izquierda en las primarias. “Nosotros hemos sostenido de entrada, y seguimos sosteniendo, la necesidad de unas PASO de la totalidad de la izquierda”, aseguró Altamira en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret, director de Perfil de Educación.

—Usted dijo en Twitter que la burocracia de Cuba es la gran beneficiada del bloqueo y que se está yendo al modelo chino. ¿Usted piensa que hay una transición hacia el capitalismo?

—Ese es el propósito declarado del gobierno de Cuba. No necesariamente como el chino, pero quizás como el de Vietnam. Ahora, más allá de que sea el propósito declarado, las medidas que se tomaron a partir de diciembre del año pasado, como la unificación monetaria, la liberación de la mayor parte de las actividades para el capital privado, las posibilidades de sucesión con el capital extranjero, marchan en el sentido de una restauración capitalista de ese tipo. Por otro lado, los que dirigen el Estado son una burocracia, es incuestionable. ¿Qué tiene de peculiar Vietnam y China? Que el Estado juega un papel importante en la restauración capitalista. Pero China es una potencia de 1.400 millones de habitantes y está muy distante de Estados Unidos. En cambio, Cuba es un país de 11 millones de habitantes y está a 90 millas de Miami. Por lo tanto, la experiencia de un capitalismo privado amplio, con una cierta regulación de tutela estatal es más complicada. Por otro lado, los que dirigen el Estado cubano son una burocracia, eso es incuestionable. La participación política pasa por el filtro de un aparato. Estamos ante una burocracia y esa burocracia tiene sus privilegios. Por ejemplo, en las tiendas donde se compran productos importados sólo tienen accesos las personas que cuentan con dólares, en ese grupo están muchos cubanos que reciben transferencias del exterior pero también las personas del aparato estatal que viajan, se mueven, manejan divisas. Dado la enormidad de la crisis que ha alcanzado Cuba, este tipo de privilegios resulta profundamente insoportable. Siempre lo fue, pero ahora lo es en forma más extrema. Para una mayoría de la población eso está fuera de duda.

—¿Usted dice que las protestas que estamos viendo en Cuba son contra el capitalismo y contra la burocracia?

—Si la gente que protesta tira piedras contra las tiendas especiales en donde se compra en dólares, yo no diría que es una manifestación a favor del capitalismo, de ninguna manera. Estas movilizaciones forman parte de una protesta contra un régimen que quiere restaurar el capitalismo, eso es incuestionable, eso es oficial. Se ha reformado la Constitución para permitir este proceso.

—¿Cree que se violan los derechos humanos en la Cuba?

—Cuba está en una transición política y social. Esta crisis que se está viviendo es, justamente, el proceso del parto o que viene de muy lejos o que viene de muchos años. Es el proceso de parto de transición, es el pasaje a cobrar vida de un proceso capitalista. Ahora, si nosotros consideramos que hay violación de derechos humanos en la represión, esa violación, claramente, existe. Y en este momento nosotros protestamos contra la detención de las personas que se manifestaron en Cuba, porque nosotros defendemos un gobierno de trabajadores y el derecho de los trabajadores es a protestar. Nosotros no nos oponemos, nosotros proponemos que la sociedad se emancipe del Estado.

—¿Hubo represión en Cuba?

Sí, claro que hubo represión en Cuba. Le voy a decir una cosa, voy a citar al Financial Times, y lo cito porque es antigobierno de Cuba. Me llamo la atención, ellos señalan que fue una represión moderada, selectiva, con cuidado. Si eso lo hubiera dicho un simpatizante del gobierno, yo diría que es propaganda, que quieren mostrar que la prensa miente cuando hubo represión. Pero lo dice el Financial Times. De todos modos, ahora estamos discutiendo si esto debe ser combatido por medio de la represión o tenemos que ir a una polémica política, porque lo que es cierto es que hay una inflación que raja las paredes, no hay medicamentos y en víspera de la variante Delta han abierto el turismo. Parece Larreta en Cuba, en lugar de la presencialidad escolar, es la presencialidad turística.

Jorge Altamira en el Ciclo de Entrevista

—¿Por qué cree que hay dirigentes de izquierda que se esfuerzan en manifestar críticas a gobiernos como el de Chile o el de Colombia, pero les cuesta reconocer algunos problemas en Cuba, en Nicaragua o en Venezuela?

—En gran parte son deficiencias de formación, tampoco toda la literatura de izquierda es particularmente interesante, a veces se exponen más prejuicios que análisis de tipo objetivos. El otro tema es que hay una actitud demagógica ante la Revolución Cubana. Nací con la Revolución Cubana, políticamente, la defendí toda mi vida y hoy la defiendo de nuevo, pero la Revolución Cubana no está encarnada por el gobierno cubano. Lo que hay que entender es dónde está la continuidad de ese proceso revolucionario y no porque alguien se ponga el título de continuidad, sea un continuador. Esto que yo les digo ahora no se lo estoy diciendo a los estudiantes de Periodismo de Perfil, esto que dije ahora se lo dije a Fidel Castro, en Cuba, en la Habana. Esta es nuestra política, es nuestra polémica. ¿Defiendo la revolución cubana? Por supuesto, pero la polémica consiste en que tenemos otra visión de lo que es la defensa de la Revolución Cubana, otro enfoque. No hay un gobierno de trabajadores en Cuba, empecemos por ahí.

—¿Por qué cree que perdió las anteriores PASO con Nicolás del Caño?

—Desde el punto de vista puramente numérico, en la provincia de Mendoza el PTS nos ganó nueve a uno y obtuvo una diferencia a favor de ochenta mil votos, de modo que eso inclinó la balanza a nivel nacional. Porque en la elección nacional hubo una diferencia en contra de la candidatura del Partido Obrero por veinte mil votos. Fue una elección equilibrada, en la que nuestros adversarios desarrollaron una campaña mediática muy despolitizada, argumentando la necesidad de una renovación política en términos generacionales, es decir, una renovación en la que no estaba definido el contenido político. Nosotros no tuvimos una estrategia adecuada para refutar este retroceso en los planteamientos del Frente de Izquierda.

—En este espacio de reportajes del Ciclo de Entrevistas, Myriam Bregman se manifestó a favor de una gran interna de la izquierda en las PASO. ¿Usted coincide con esta mirada?

—Si Myriam Bregman dijo eso, les digo que no lo dirá más. Ahora están discutiendo un arreglo de candidaturas en el FIT-U y lo que les dijo a ustedes es una maniobra de propaganda para mostrar el espíritu unitario, algo que siempre es bien por la opinión pública en general. Por otro lado, no es cierto esa opinión de Myriam Bregman, en cambio nosotros hemos sostenido de entrada y seguimos sosteniendo la necesidad de unas PASO de la totalidad de la izquierda, pertenezca o no al FIT-U. Esa propuesta con la que al comienzo coincidió el PTS nosotros la mantenemos, el PTS la ha retirado. Y esta propuesta también tuvo el apoyo del MST que también la retiraron, buscando un acuerdo con la izquierda y un acuerdo dentro del FIT-U por un interno.

—¿El gobierno de Alberto Fernández tiene responsabilidad de la pobreza en Argentina o es una herencia del gobierno anterior?

—Sí, tiene una altísima responsabilidad. Independientemente, de la herencia recibida. El gobierno anterior fue una catástrofe fenomenal, pero ahora hay, claramente, una política que ajusta sobre los jubilados y que Cristina kirchner y Néstor kirchner aplicaron desde el 2003, sólo que ahora es infinitamente más grave. Está claro que las jubilaciones caen por debajo de la inflación, son jbilaciones por 20 mil pesos, eso es una farza, es lo que vale un par de zapatilas. ¿El Gobierno no lo sabe? Pero, al mismo tiempo, el ministro de Economía se jacta de haber logrado un gran ajuste presupuestario.

—Agradecemos su participación en el Ciclo de Entrevistas de Perfil Educación y como siempre hacemos lo invitamos a realizar un comentario final para cerrar el reportaje.

—La situación del país es una situación absolutamente grave, más allá del macrismo, los llamados gobiernos nacionales y populares han demostrado que son un bloqueo al desenvolvimiento de Argentina. Esto es claro, es objetivo y es concreto. Basta mirar cualquier área de la situación. La situación desesperante de desocupados, de niveles salariales y de ingresos, está clarísimo. Aparentemente, tenemos dos alternativas mayoritarias que son del Fondo Monetario Internacional: la macrista está clarísimo y la kirchnerista también, porque están negociando todo el tiempo con el gobierno de Alberto Fernández.

Sasha Avila, Sharon Carrillo y Stephanie Loli More
Estudiantes de Periodismo de Perfil Educación
Escuela de Comunicación