jueves 30 de junio de 2022
ACTUALIDAD Vaticano

L'Osservatore Romano de esta semana: "El Dios de la paz nos quiere hermanos y no enemigos"

Esas palabras del Papa Francisco grafican la preocupación y el compromiso por la paz de la Santa Sede, ante los graves sucesos bélicos que se están desarrollando en Ucrania. Los detalles en esta nueva edición de la versión en español.

25-02-2022 21:00

En el número de esta semana de la versión en español de L´Osservatore Romano se analizan, lógicamente, los graves sucesos bélicos en Ucrania. Sobre ese triste suceso, el Papa Francisco afirmó “El Dios de la paz nos quiere hermanos y no enemigos”, ratificando el eterno compromiso por la paz de la Santa Sede.

En la tradicional Audiencia General de los días miércoles, el Papa Bergoglio señaló tener “un gran dolor en el corazón por el empeoramiento de la situación en Ucrania".

En ese espacio de Catequesis semanal tradicional que se publica en forma completa en esta edición, el Santo Padre alertó sobre la inminencia de la escalada bélica, que ocurriría horas más tarde, expresando que: “Al igual que yo, mucha gente en todo el mundo está sintiendo angustia y preocupación. Una vez más la paz de todos está amenazada por los intereses de las partes. Quisiera hacer un llamamiento a quienes tienen responsabilidades políticas, para que hagan un serio examen de conciencia delante de Dios, que es Dios de la paz y no de la guerra; que es Padre de todos, no solo de algunos, que nos quiere hermanos y no enemigos. Pido a todas las partes implicadas que se abstengan de toda acción que provoque aún más sufrimiento a las poblaciones, desestabilizando la convivencia entre las naciones y desacreditando el derecho internacional. Y quisiera hacer un llamamiento a todos, creyentes y no creyentes. Jesús nos ha enseñado que a la insensatez diabólica de la violencia se responde con las armas de Dios, con la oración y el ayuno. Invito a todos a hacer del próximo 2 de marzo, Miércoles de Ceniza, una Jornada de ayuno por la paz. Animo de forma especial a los creyentes para que en ese día se dediquen intensamente a la oración y al ayuno. Que la Reina de la paz preserve al mundo de la locura de la guerra”.

Algunos días antes de esta Catequesis, y en su tradicional Ángelus dominical, el Papa Francisco también se había referido a estos acontecimientos belicistas.

Desde la ventana del estudio privado del Palacio apostólico vaticano con los fieles en la plaza de San Pedro, el Sumo Pontífice señaló "qué triste es cuando personas y pueblos orgullosos de ser cristianos ven a los otros como enemigos y piensan en hacer guerra!".

Estos pedidos, advertencias y manifestaciones sobre la paz en Ucrania fueron reiterados en diversas oportunidades por el Papa argentino. Así en la  página 8 de L'Osservatore Romano de esta semana se extraen algunas de esas frases del Papa, como las siguientes:

“Sé luz y sostén para quienes creen y trabajan en favor del encuentro y del diálogo, yendo incluso contra corriente, y no permitas que se propaguen en Ucrania las metástasis de un conflicto gangrenoso” (Mensaje Urbi et Orbi, 25 de diciembre de 2021).

“Pienso en particular en el drama, aquí en Europa, de quien sufre las consecuencias de la violencia en Ucrania: de los que permanecen en las tierras golpeadas por las hostilidades que han causado ya varios miles de muertos, y de todos aquellos —más de un millón— que se vieron obligados a dejarlas por la grave situación que perdura “. (Regina coeli, 3 de abril de 2016).

“La confianza mutua y la voluntad para un debate sereno deben animar a todas las partes implicadas para encontrar soluciones aceptables y duraderas en Ucrania y en el Cáucaso meridional, así como evitar la apertura de nuevas crisis en los Balcanes, sobre todo en Bosnia y Herzegovina”. (Discurso a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la santa sede, 10 de enero de 2022).

“Ayer Ucrania conmemoró el aniversario del Holodomor, la terrible hambruna provocada por el régimen soviético que causó millones de víctimas. La imagen es dolorosa. Que la herida del pasado sea un llamamiento para todos para que tales tragedias no se repitan nunca más. Oremos por este querido país y por la paz tan deseada”. (Ángelus, 25 de noviembre de 2018).

“Con el ánimo preocupado sigo cuanto sucede en estos días en Kiev. Aseguro mi cercanía al pueblo ucranio y rezo por las víctimas de la violencia, por sus familiares y por los heridos. Invito a todas las partes a cesar toda acción violenta y a buscar la concordia y la paz en el país”. (Audiencia general, 19 de febrero de 2014).

“Que sea, sobre todo, un momento propicio para poner definitivamente fin al conflicto en las regiones orientales de Ucrania. Es fundamental el apoyo que, desde muchos puntos de vista, la comunidad internacional, los estados y las organizaciones humanitarias pueden ofrecer al país para que supere la crisis actual”.  (Discurso al cuerpo diplomático acreditado ante la santa sede, 11 de enero de 2016).

 

HB