martes 28 de septiembre de 2021
ACTUALIDAD
06-08-2021 14:35
06-08-2021 14:35

L'Osservatore Romano de esta semana: "La verdad del Evangelio no se negocia"

Bergoglio, desde el Aula Pablo VI aclaró que no es negociable la fe cristiana porque "la fe en Jesús no es una mercancía, es encuentro, es redención". El Pontífice continuó el ciclo de reflexiones sobre la Carta a los Gálatas —inaugurado el pasado 23 de julio— y profundizó sobre el tema «El Evangelio es uno solo».

06-08-2021 14:35

“La verdad del Evangelio no se negocia” es el título de tapa de esta nueva edición semanal del L’Osservatore Romano en lengua española. Esa definición fue pronunciada por el Papa Francisco al retomar las Catequesis, luego de un mes de receso vacacional, en la Audiencia General del pasado miércoles 4 de agosto. El Papa Bergoglio, desde el Aula Pablo VI aclaró que no es negociable la fe cristiana porque "la fe en Jesús no es una mercancía, es encuentro, es redención". El Pontífice continuó el ciclo de reflexiones sobre la Carta a los Gálatas —inaugurado el pasado 23 de julio— y profundizó sobre el tema «El Evangelio es uno solo». Un llamamiento a la comunidad internacional para que ayude al Líbano «a emprender un camino de “resurrección”, a través de gestos concretos, no sólo con palabras» fue lanzado por el Papa al finalizar la audiencia general. Al saludo a los grupos de fieles presentes en el Aula Pablo VI y a los conectados a través de los medios de comunicación Francisco recordó la terrible explosión que tuvo lugar hace un año en el puerto de Beirut y expresó la esperanza para que «sea fructífera» la conferencia internacional de los donantes «promovida por Francia y las Naciones Unidas, que se está ahora celebrando».

“Producimos alimentos suficientes para todas las personas, pero muchas se quedan sin su pan de cada día” y esto constituye “un crimen que viola los derechos humanos fundamentales. Por lo tanto, es deber de todos erradicar esta injusticia”. El Papa Francisco vuelve a denunciar el escándalo del hambre que mata, después de haberlo hecho en el Ángelus dominical, con un nuevo y contundente llamamiento contra la desnutrición contenido en el mensaje enviado el día 26 de julio al secretario general de la ONU con motivo de la apertura de la pre-cumbre que se está celebrando en Roma, de cara a la próxima Cumbre Mundial sobre Sistemas Alimentarios que se celebrará en septiembre en Nueva York. El texto completo y oficial de dicho mensaje del Papa Francisco se transcribe en la página 5 de esta edición del periódico vaticano. Tal como es mencionado, un llamado similar realizó el Sumo Pontífice en el tradicional Ángelus dominical. En el texto que se incluye en la segunda página de este ejemplar en forma completa, el Santo Padre expresó en ese sentido que: “Usar a las personas por el interés propio. Está muy mal. Y una sociedad cuyo centro sean los intereses en lugar de las personas es una sociedad que no genera vida. La invitación del Evangelio es ésta: en lugar de preocuparnos sólo por el pan material que nos quita el hambre, acojamos a Jesús como pan de vida y, a partir de nuestra amistad con Él, aprendamos a amarnos entre nosotros. Con gratuidad y sin cálculo. Amor gratuito y sin cálculos, sin usar a la gente, con gratuidad, con generosidad, con magnanimidad”.

El Papa Francisco recomendó afrontar el descanso "sin pasar de las prisas del trabajo a las prisas de las vacaciones”

Continuando con la problemática del hambre en el mundo, se incluye en esta edición un artículo de Fernando Chica Arellano, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO. En el mismo, el padre Arellano afirma que: “Tenemos la tecnología y el conocimiento para producir todos los alimentos necesarios para el mundo entero. El reto hoy estriba más en el modo de proveer al mundo no solo de comida, sino que esta tenga un alto valor nutricional, que además permita a las comunidades rurales tener una vida decente y que mejore el medio ambiente. Transformar los sistemas alimentarios para que el agricultor y las familias campesinas puedan trabajar con dignidad y para que hagamos frente a las injusticias que socavan al planeta y atenazan a los pobres. Entre estos descuellan, ante todo, muchos niños, que han de salir del abismo famélico en el que se encuentran para que sus corazones latan con pujanza y puedan desplegar todas sus capacidades”.

En un tono más latinoamericano y argentino, Marcelo Figueroa, columnista del periódico vaticano, en el artículo “La pandemia de la polarización y el Concilio de Jerusalén” expresó ante de referenciar el texto bíblico del libro de los Hechos donde se narra dicho primer encuentro conciliar que: En estos últimos tiempos, y especialmente en los atravesados por la pandemia, parecería que la lógica de la confrontación “per se” y la polarización “de hecho” se han instalado como una metodología política y social naturalizada. Se presentan a la orden del día confrontaciones exacerbadas en política en tiempos electorales tanto en Argentina como en otros países de Latinoamérica. Éstas han llegado inclusive a utilizar en su lógica destructiva y desesperanzadora hasta temas de salud pública en medio del sufrimiento popular por el Covid -19. Parecería que hay espacios de poder que realmente creen que “tensar la cuerda” de un debate polar sin la menor búsqueda de consenso es una manera de dominar espacios, aún poniendo en juego la salud integral de sus pueblos. Recordamos las palabras del Papa Francisco en su Encíclica Fratelli Tutti “La mejor manera de dominar y de avanzar sin límites es sembrar la desesperanza y suscitar la desconfianza constante, aun disfrazada detrás de la defensa de algunos valores. Hoy en muchos países se utiliza el mecanismo político de exasperar, exacerbar y polarizar. Por diversos caminos se niega a otros el derecho a existir y a opinar, y para ello se acude a la estrategia de ridiculizarlos, sospechar de ellos, cercarlos. No se recoge su parte de verdad, sus valores, y de este modo la sociedad se empobrece y se reduce a la prepotencia del más fuerte. La política ya no es así una discusión sana sobre proyectos a largo plazo para el desarrollo de todos y el bien común, sino sólo recetas inmediatistas de marketing que encuentran en la destrucción del otro el recurso más eficaz. En este juego mezquino de las descalificaciones, el debate es manipulado hacia el estado permanente de cuestionamiento y confrontación”.

L'Osservatore Romano de esta semana: “En oración por Francisco

Ver, compartir, custodiar: los tres verbos que resumen el famosísimo episodio evangélico de la multiplicación de los panes y los peces han inspirado la reflexión del Papa Francisco, que, con motivo de la primera Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, ha relanzado el sueño de una nueva alianza entre las generaciones que se espera desde el inicio de su pontificado. Su homilía fue leída por el arzobispo Fisichella, que presidió la misa en la basílica vaticana en esta ocasión, en representación del Pontífice. “Aprendamos a parar, a reconocerlos, a escucharlos”, fue el llamamiento del obispo de Roma. “No los descartemos nunca. Custodiémoslos con amor. Y aprendamos a compartir el tiempo con ellos. Saldremos mejores”.

ds

En esta Nota