jueves 04 de junio de 2020 | Suscribite
ACTUALIDAD / En Buenos Aires
lunes 10 junio, 2019

Rechazo a las reformas en el Museo de Bellas Artes

El reconocido artista plástico dio a conocer en las redes sociales su oposición a los cambios en el prestigioso museo.

Por Ricardo Celma

Museo Nacional de Bellas Artes Foto: Télam
lunes 10 junio, 2019

Sin deseos de ofender a nadie, las reformas sufridas por el Museo Nacional de Bellas Artes entre febrero y abril demuestran la profunda ignorancia y falta de respeto con la que se manipulan los fondos públicos y el patrimonio nacional.

Al entrar al MNBA me sentí golpeado por una incoherencia tras otra, sabemos que no era óptimo el recorrido cronológico de su colección, pero ahora es directamente incomprensible, con un guion curatorial ilógico y caprichoso. 

Más grave aún es comenzar el recorrido por una librería. ¿De verdad alguien me quiere hacer creer que cambiar espacios para el arte renacentista y gótico por una tienda de ventas es una mejora en el Museo Nacional? Podemos sacar mil conclusiones obvias sobre la filosofía detrás de cambiar patrimonio por comercio, y poner uno de los espacios principales del museo para vender mercadería. Ahora, si permitimos esto, no nos asombremos de ver un maxikiosco en la colección Guerrico , en las próximas “mejoras”.

 

Podemos sacar mil conclusiones obvias sobre la filosofía detrás de cambiar patrimonio por comercio, y poner uno de los espacios principales del museo para vender mercadería.

Lograron que sea más fácil que comprenda los decimales de PI que la historia del arte en este Museo Nacional.
La rampa de acceso era necesaria, lo nuevamente lunático, es que bajo el pretexto de respetar y recuperar cierto legado de Alejandro Bustillo, esa rampa llamativa, luminosa y distractiva, pareciera diseñada para “la guerra de las galaxias” o para un recorrido del señor Spok por el arte del siglo 19 en vez de acompañar el espacio.

Por otro lado, al museo le falta espacio, miles de obras duermen en los depósitos, pero para empeorar la situación, algún genio pensó en acaparar la sala principal con una escasa muestra de Rodin, y ocupar una valiosísima pared con un horrendo plotter de una mala foto de su taller, y de paso, mandar todas las joyas academicistas al sótano. En lo personal, daría lo que fuera por volver a ver la “Pandora” de Jules Lefebvre, “Floreal” de Collin, “Theodora” de Constant, o la “Cenus” de Boeuguereau, entre otras obras.

 

Al museo le falta espacio, miles de obras duermen en los depósitos, pero para empeorar la situación, algún genio pensó en acaparar la sala principal con una escasa muestra de Rodin

En cuanto a la sala nueva, pienso que “Honrar la memoria visual” no es poner vasijas precolombinas en contexto de las “Bellas Artes”. Eso no es homenajearlas. Es, con demagogia vulgar, faltarles el respeto. Quienes las hicieron, están siendo violados en esa mirada, fetichista y snob de objetos decorativos propuesta, una urna de Párvulos Santa María estaba destinada a devolver a un bebe muerto a la madre tierra y honrar las lágrimas de su madre, no está para ser exhibida como un “jarrón”, pareciera que en su soberbia el MNBA se olvida del genial Museo Etnográfico que tenemos en la Argentina, donde se explica muchísimo mejor su verdadera memoria y profundo legado.

Museo Nacional de Bellas Artes 06102019

Entre las grandes nuevas “mejoras” que se pueden ver, están no poder ver más a Sorolla, ni uno de los mejores Degas del mundo, ni Bourdelle, ni Schiaffino, ni el “almuerzo” de Collivadino, y muchísimas perdidas más.

Ver en un pasillo atemporal y mal iluminado “el primer duelo” tan lejos de “los primeros funerales” de Barrias, y encontrar a Adán desorientado entre un soldado de la guardia de Rosas y una foto actual de Carlos Alonso, es lo mismo que decidir ponerlo en la parada del 160.

Museo Nacional de Bellas Artes 06102019

La muestra de Alonso es increíble, impecable, movilizante, bien curada y ambientada, lo que demuestra que si quieren, pueden. Entonces, ¿no quieren? Si la gente que trabaja con el público es capaz y amable, y la humillada pinacoteca formidable, yo no quiero pensar que hay mala voluntad de los que hicieron esto, porque sino, habría que preguntarse si buscan algún beneficio al dañar al museo. ¿Quien gana con esto? ¿Quién controla los presupuestos para estos caprichos incoherentes?

CP


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5016

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.