miércoles 20 de octubre de 2021
ACTUALIDAD Turismo sanitario
14-06-2021 20:24
14-06-2021 20:24

Rusia también quiere ser un destino turístico de vacunación contra el Covid-19

Las agencias de turismo rusas ultiman detalles para sumarse con la Sputnik V al turismo sanitario internacional. Putin les alzó el pulgar y están armando paquetes a partir de US$ 500, más aéreos. En el shopping GUM, de Moscú, ya ofrecen vacuna y helado gratis a los extranjeros que se inoculen.

14-06-2021 20:24

Las campañas de vacunación contra el coronavirus continúan en todo el mundo, pero Rusia, no contenta con haber obtenido casi antes que el resto una vacuna “primeriza” que fue recibida con honores en Venezuela, que se produce en Brasil y será producida en laboratorios argentinos, va por más.

Como Estados Unidos, Rusia quiere que la administración de la Sputnik V, desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya, active el turismo internacional para que Rusia pueda ingresar al rentable sector del turismo vacunatorio

Rusia 20210614
El Kremlin, casi un maestro de ceremonias ruso. Muy cerca, el shopping GUM

Según informó la agencia de prensa Interfax, con su vacuna que dice garantizar el 91% de eficacia contra el COVID-19, Rusia tiene mucho a favor para sumarse a la ola del turismo sanitario

Hace apenas diez días, durante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el presidente Vladimir Putin pidió al gobierno que evaluara cómo implementar el turismo de vacunas en Rusia.

“La industria farmacéutica nacional está dispuesta a seguir aumentando la producción de vacunas. No solo satisfacemos plenamente nuestras propias necesidades, sino que también podemos ofrecer a los extranjeros que vengan a Rusia y se vacunen aquí, dijo Vladimir Putin durante ese encuentro.

Turismo sanitario

Rusia 20210614
El canal de Moscú

“A principios de año hablamos con nuestros socios extranjeros para organizar viajes de vacunación, porque vimos una demanda. Hoy en día, Intourist tiene una gran cartera de pedidos, y la geografía abarca casi todo el mundo: hay interés de la India, Irán, los países del sudeste asiático, y también recibimos un gran número de solicitudes de países del mundo árabe e incluso países europeos, que también tienen sus propias vacunas. Esto demuestra que la vacuna rusa tiene cierta credibilidad”, aseguró a Roskosmos Víktor Tolpokaráiev, director general de Intourist, un operador turístico moscovita

El más optimista de los cálculos es el de Irina Tiúrina, encargada de prensa de la Unión Rusa de la Industria del Turismo. Estimó que de acá a fin de año, unas  50.000 personas podrían cruzar la frontera rusa para vacunarse en la tierra de Tolstoi. 

Sin embargo, Tiúrina que las expectativas del sector sólo tendrían asidero si se levantaran las restricciones por la pandemia mundial, que en este momento transita la letra delta del alfabeto griego en materia de temibles variantes del coronavirus conocido como COVID-19.

“Los precios de los viajes oscilarán entre US$ 700 y 1.500”, adelantó la portavoz del sector turístico y aclaró que ese monto no incluye el costo de los tickets aéreos. 

Rusia a pleno durante 21 días y entre dos dosis de Sputnik V
Shopping GUM; intercambia vacunas gratis por helados

El precio final variará “dependiendo del formato y los complementos. Si la persona vendrá dos veces para aplicarse cada una de las dos dosis requeridas para la inmunización o si directamente vendrá una vez y permanecerá durante tres semanas”, especificó. 

Para quienes opten por esta última posibilidad, la más rentable para el turismo receptivo, ya se están armando paquetes que combinan Moscú con diversos programas de excursiones locales y también con visitas hacia San Petersburgo, Novosibirsk, Ekaterimburgo o Nizhni Nóvgorod, por sólo citar algunos de las ciudades mejor rankeadas entre los visitantes internacionales.

Rusia blanca
Rusia blanca

Gracias a la vacuna, Rusia da un giro 

Todo un giro en materia de política internacional sanitaria, si se tiene en cuenta el laberinto administrativo que sortearon algunos residentes extranjeros en Rusia hace apenas unos meses: “Si crees que puedes ir al shopping GUM a vacunarte y pensar que te certificarán para viajar al extranjero, no, no es posible. Porque oficialmente no existes en el sistema, sólo las policlínicas tienen acceso al registro electrónico del Ministerio de Sanidad”, contó a la agencia Roscosmos, hace apenas unos meses, el ciudadano británico Joshua Levy, que enseña inglés en un colegio ruso y que finalmente, cumpliendo con los requisitos administrativos, pudo recibir su primera dosis.

Rusia comenzó su campaña de vacunación a fin de de enero de este año. Por entonces, ningún extranjero residente en Rusia –mucho menso un turista- podía recibir la Sputnik V, aunque tuvieran una cobertura de salud internacional.

Vacuna por helado 

Rusia 20210614
Rusia a pleno, aun de noche

Las vacunas se aplicaban en una policlínica estatal rusa, pero a mediados de enero el centro comercial GUM, en la Plaza Roja, el más visitado por los turistas, comenzó a colgar carteles anunciando que contaba con un servicio de vacunación gratuito y sin turno previo. Unos altavoces, incluso, invitaban a los visitantes a acercarse. En pocos días, las colas desde las 10 de la mañana fueron habituales. A manera de incentivo, a quienes habían puesto el brazo para el pinchazo, les regalaban un helado marca GUM.

La promo llegó a oídos del francés Nicolas Iljine, que vive en Frankfurt, y se acercó al vacunatorio de GUM: “No se sorprendieron de que viviera fuera de Rusia y no dijeron nada sobre los extranjeros. Un médico estudió el cuestionario escrito que había rellenado, me preguntó por qué tenía un bastón y me selló un papel. Todo el mundo fue cortés, amable y las habitaciones estaban inmaculadamente limpias”, comentó a un periodista de Roscosmos y se marchó con su porción de helado

Ya de regreso en su país de residencia, dejó constancia en las redes de su aventura del otro lado de la cortina de hierro: “Desde que publiqué mi hazaña en Facebook, varios amigos extranjeros me preguntaron si era posible vacunarse con Sputnik V en Rusia y cómo funcionaba. Les dije que era facilísimo y que personalmente lo hice para evitar meses de espera hasta que me tocara a mí, en Alemania”.