Análisis

Pobreza: el gran desafío de la Argentina

Hubo algunos momentos de mejoría temporal al 27%, nunca por debajo de eso. Es un fracaso buscar que la pobreza llegue al 25%. Y así y todo hoy es un objetivo que nos pondría en muchísimas mejores condiciones de las que estamos ahora.

Pobreza: la gran deuda de la democracia (Captura)

Se conoció la medición de pobreza que hace el Observatorio de la Deuda Social de la UCA, que es una medición muy importante por varias razones: porque es una medición persistente en el tiempo, porque la lleva adelante un investigador del CONICET muy prestigioso muy serio con un equipo muy serio con Agustín Salvia, que fue de referencia con el apagón estadístico de Moreno. 

La verdad es que mide la pobreza no solamente por el nivel de ingresos, que es como lo hace el INDEC. Es decir, una familia es pobre si no tiene un ingreso de 45 mil pesos o es indigente si no cubre la canasta básica de alimentos. A esto, el Observatorio de la Deuda Social le suma lo que se llaman mediciones multidimensionales de la pobreza, que tiene que ver con tener una información más sofisticada de la pobreza, para poder hacer políticas públicas más eficientes. Eso por ahora el INDEC no lo tiene y es una mirada que aporta el Observatorio de la UCA muy interesante. 

Lo que arrojó como resultado este estudio es que Argentina tiene a octubre el 44% de su población, 20 millones de personas, bajo el nivel de la pobreza. También hay 10% de la población está en situación de indigencia, es decir que no cubren la canasta básica de alimentos a pesar de lo que dijo Alberto Fernández de que nadie pasa hambre en la Argentina. Ese nivel de indigencia muestra que eso es falso.

La UCA advirtió que sin el IFE “la indigencia hubiera sido el doble”

También la medición lo que muestra es que el IFE, el ATP y la tarjeta alimentaria fueron políticas eficientes, que evitaron el hundimiento de un sector de la población fuese mayor. El estudio calcula que hubiese sido el doble de pobreza e indigencia de no haber estado este plan del Gobierno.

La pregunta es: ¿Qué va a pasar ahora que estos planes se retiran a fin de año por la necesidad económica? Está claro también que hay un problema muy grande con las infancias  y veremos también cual ha sido el impacto de un año sin escuelas presenciales, porque el 60% de los chicos vive en hogares pobres

Esta es un poco la gran asignatura pendiente de la democracia Argentina. Vemos que el umbral, el piso de la pobreza estructural, que no es solo por ingreso sino también por privación de salud, educación y acceso agua sube. Hay un tercio de la población argentina que está excluida de los derechos básicos elementales.

Ahí está el gran desafío. Es necesario que esto esté en el centro porque si vemos la evolución de la pobreza, que tuvo algunos momentos de mejoría temporal al 27%, nunca por debajo de eso. Es un fracaso buscar que la pobreza llegue al 25% que es un cuarto de la población. Y así y todo hoy es un objetivo que nos pondría en muchísimas mejores condiciones de las que estamos ahora.