Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 09 de diciembre de 2019 | Suscribite
ARTE / Agenda
viernes 29 noviembre, 2019

Sergio De Loof, el artista que ambientó la noche porteña de los ‘90

El Museo de Arte Moderno inauguró una exposición dedicada al creador de espacios emblemáticos por donde pasó gran parte de la cultura under de la última década del siglo XX.

por Marcelo Parajó

Sentiste hablar de mí. Muestra dedicada a Sergio De Loof en el Museo de Arte Moderno. Foto: Marcelo Parajó

El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires presenta la muestra “¿Sentiste hablar de mí?” dedicada a la obra de Sergio De Loof, artista multidisciplinar, diseñador de moda y responsable de la creación y ambientación de lugares emblemáticos de la noche durante los años 90 y la programación cultural de esos espacios.

La exposición, curada por Lucrecia Palacios, está armada en ambientes separados que marcan un recorrido a través de distintas etapas artísticas que se conjugan en torno a una selección de vestidos que formaron parte de desfiles emblemáticos en los momentos previos al auge de la globalización noventista.

De Loof se valía de materiales recuperados y elementos tan ajenos al ámbito de la moda como el papel madera o de revistas, viejos canastos o tapas de olla que reciclaba para diseñar sus vestidos y crear, según sus palabras, “una moda hermosa para pobres y feos”.

En sus desfiles participaban sus amigos y conocidos que estaban lejos de responder a los cánones de belleza de una época en que las súper modelos ocupaban las tapas de las revistas.

de loof
Sergio De Loof durante la presentación de la muestra en el MAMBA.

El impacto del protagonismo de De Loof en la escena cultural fue posible gracias a que su creatividad tuvo su eclosión en un contexto que le fue propicio. Se trataba de finales de los 80 y principios de la década de 1990, años de hiperinflación y un momento crítico de transición entre la primavera democrática y los años en que el neoliberalismo y la globalización irrumpirían con toda su fuerza para dejar un tendal de gente marginada.

En 1989 se hizo en el entonces Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires (el Recoleta) la primera Bienal de Arte Joven, un verdadero semillero del que surgieron artistas hoy consagrados y que en aquel momento sirvió para dar un halo de “reconocimiento oficial” a actividades culturales que hasta entonces formaban parte de lo que se conocía como “el under”.

de loof
Las salas están diseñadas en base a la ambientación de los espacios en los que De Loof fue protagonista en los '90.

Así, la moda obtuvo un reconocimiento como un arte más con la participación de diseñadores como Andrés Baño, Gaby Bunader, Gabriel Grippo o Cristian Delgado que formaban parte del círculo en que se movía De Loof. 

Poco tiempo después De Loof hizo un desfile en el Museo de Arte Moderno, (en ese momento, Mamba), en el cual compartía el espíritu de producir ropa de forma artesanal. Llenó la pasarela con más de 70 modelos que en forma constante estaban a punto de caer por la falta de espacio, y que vestían una ropa que se creaba en ese momento con papeles o ropa comprada en el Cottolengo.

En aquel desfile se vio una especie de síntesis de lo que aparecería en todos los que organizó después hasta 2015: una moda muy ecléctica donde había vestidos que remiten a la alta costura junto a elementos vinculados con la cultura pop y la forma de vestir de quienes entonces eran sus compañeros, es decir, la juventud del momento.

de loof
La muestra incluye una tienda con diseños de De Loof.

La sala dedicada a los desfiles incluye diseño y videos provenientes de Latina Winter (hecho en 1987 en El Garage Argentino), Encantadores Vestidos (vestidos hechos de papel) y Pieles Maravillosas, un desfile en homenaje a Caravaggio con muchas referencias homoeróticas en el que la palabra Pieles del título hacía referencia a las pieles de las que estaban confeccionadas las ropas pero también a la piel de los modelos que las vestían.

La noche porteña

En 1989 De Loof fundó junto a algunos amigos el bar Bolivia. Más tarde estuvo vinculado como dueño, gerenciador o simplemente ambientador a lugares tan significativos para la movida cultural como El Dorado, Morocco, Club Caniche y Ave Porco, espacios que pronto se convirtieron en emblemas de la noche porteña.

de loof
De Loof trabajó con un diseño de moda de autor en una época previa a la globalización y la invasión de las grandes marcas.

En tiempos en que la disidencia sexual era tolerada en tanto objeto de burla y el humor popular ridiculizaba a los homosexuales hasta el estereotipo extravagante, estos lugares devinieron en ámbitos de libertad para las minorías discriminadas que participaban como protagonistas o espectadores de desfiles, exposiciones, obras de teatro y otras propuestas culturales en un ámbito de experimentación donde confluían artistas, intelectuales, empresarios y hasta personajes de la farándula. En una entrevista, De Loof expresó que se sentía “responsable de la noche”.

"El sida y Cromañon nos cagaron la vida".
Sergio de Loof

Casi treinta años después, muchas de aquellas iniciativas hoy no serían posibles. “El Sida y Cromañon nos cagaron la vida”, gritó De Loof durante la presentación de la muestra en referencia a la enfermedad que se cobró la vida de muchos y al evento que cambió de forma determinante la manera de pensar la escena cultural y nocturna en la ciudad.

de loof
Las salas están diseñadas en base a la ambientación de los espacios en los que De Loof fue protagonista en los '90.

“No soporto más esta ciudad. Es una porquería de caretas. Está llena de caretas” opinó después. “Los chetos gobiernan todo”

Existe la sensación de que hoy vivimos en una época donde es indispensable ser políticamente correcto en todos los ámbitos sociales, aún en el arte, y las opiniones deben amoldarse a un pensamiento común. De Loof considera que se ha perdido la libertad hasta para crear. 

“No te dejan hablar, no te dejan decir la verdad, de eso estoy cansado, de no poder decir la verdad. No sos libre, sos todo el tiempo como una mucama de alguien” confió a PERFIL.COM durante un descanso previo a la inauguración de la muestra con la participación de la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires. “Las verdades no las puedo decir, olvidate” respondió con una sonrisa a la pregunta de este medio.

de loof
Las salas están diseñadas en base a la ambientación de los espacios en los que De Loof fue protagonista en los '90.

La muestra también incluye una serie de materiales audiovisuales hechos por De Loof a mediados de los 80 y digitalizados a partir de originales en VHS, algunos a su vez copias de formato fílmico súper 8. Entre ellas hay entrevistas y desfiles hechos en los espacios nocturnos y producciones independientes realizadas a mediados de la década de 1980. 

“Cortábamos y pegábamos con cinta scotch, editábamos nosotros. Una antigüedad” comenta De Loof con gran histrionismo.

“No soporto más esta ciudad. Es una porquería de caretas. Está llena de caretas, Los chetos gobiernan todo”
Sergio de Loof

El diseño de la sala que estuvo a cargo de Sergio De Loof incluye elementos que fueron parte de la decoración de de los lugares en los que fue protagonista, además de pinturas, diarios personales, instalaciones y vitrinas con ediciones de la revista Wipe, publicación de la que fue socio fundador.

de loof
Las salas están diseñadas en base a la ambientación de los espacios en los que De Loof fue protagonista en los '90.

De esta forma, el conjunto de la muestra se convierte en una gran obra que a su vez contiene a las demás, una obra en la que conviven pasillos palaciegos, salas suntuosas que parecen invitar a la lujuria, obras de teatro, una tienda y una biblioteca.

Sergio De Loof es un artista, diseñador, fotógrafo y decorador argentino. Realizó numerosos desfiles performáticos con modelos no convencionales en los que presentaba prendas realizadas con materiales reciclados, desechos y ropa donada. Fue protagonista de la escena under y de la noche de Buenos Aires durante los años 90 como generador e impulsor de una cultura alternativa. En la actualidad vive y trabaja en la provincia de Buenos Aires.

La muestra “Sergio de Loof - ¿Sentiste hablar de mí?” se puede visitar hasta el 20 de abril en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Av. San Juan 350, de lunes a viernes (excepto los martes) de 11.00 a 19.00 y los sábados, domingos y feriados de 11.00 a 20.00.

El valor de la entrada general es de $50. Los miércoles, la entrada es gratuita. Menores de 12 años, jubilados y estudiantes con acreditación entran sin cargo todos los días. Con la entrada se puede recorrer el museo y visitar, además, las muestras "Andrés Aizicovich: Contacto", "Una llamarada pertinaz: la intrépida marcha de la colección del Moderno", "Alfredo Londaibere: Yo soy santo" y "Ad Minoliti: Museo Peluche".


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4838

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.