Parcialmente nublado
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 24 de agosto de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / TURISMO
martes 16 julio, 2019

Una misteriosa invasión de algas marinas afecta al negocio turístico en Cancún

Durante años, el destino mexicano confió en una fórmula simple: cerveza barata, sol brillante y playas caribeñas prístinas, y con eso atrae a millones de turistas. Pero hay un problema.

Andrea Navarro

Miles y miles de toneladas se han acumulado en Cancún y docenas de playas cercanas en la península de Yucatán, como Tulúm, Playa del Carmen y Holbox. Foto: Bloomberg

Durante años, Cancún ha confiado en una fórmula simple: cerveza barata, sol brillante y playas caribeñas prístinas, y con eso atrae a millones de turistas. En los últimos meses, la última parte de esa ecuación se ha visto manchada por la invasión de un alga marina. Miles y miles de toneladas se acumularon en Cancún y docenas de playas cercanas en la península de Yucatán, como Tulúm, Playa del Carmen y Holbox. No solo es viscosa sino que además expele un hedor como a huevos podridos, según muchas personas.

El fenómeno perjudica al negocio turístico de Cancún y representa otro golpe para la economía mexicana, que ya tambalea camino a una recesión. La ocupación hotelera en Cancún cayó un 3,4% en las primeras tres semanas de junio. Algunos lugares ofrecen descuentos en habitaciones de hasta 20% y transportan huéspedes a playas no afectadas.

El tráfico aéreo a Cancún registró un mísero aumento de 1,2% en junio, el crecimiento más débil del mes desde 2011, y los inversionistas llevan meses deshaciéndose de acciones del operador Grupo Aeroportuario del Sureste, que registra una baja superior a 10% desde fines de enero.

El turismo es la columna vertebral de la economía de la región. En 2017 casi el 90% del producto interno bruto del estado de Quintana Roo en la península de Yucatán provino del sector de servicios. En Cancún casi el 40% de los empleos están directamente relacionados con la industria del turismo, según un estudio de 2018 del Consejo Mundial del Viaje y el Turismo.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, minimizó en varias ocasiones la invasión del alga. Considera que el problema es "controlable" y ha destinado muy poco dinero, apenas US$ 2,6 millones, para eliminarla. Sin embargo, otros están mucho más preocupados al no saber cuándo terminará la arremetida de la especie, conocida como sargazo.

La Asociación de Hoteles de Quintana Roo estima una caída de alrededor de 10% de las futuras reservas en todo el estado. "Lo importante es que este problema no va a desaparecer", comentó Valeria Romo, analista de Invex Casa de Bolsa. "No hay solución de largo plazo a la vista".

Aunque no es algo nuevo, las olas de algas se han disparado en los últimos años. La marea roja, que se compone de otro tipo de algas, se presentó en la costa de Florida en 2018, matando peces y liberando toxinas que causan síntomas respiratorios en humanos similares al gas lacrimógeno.

El Caribe, el Golfo de México y Florida registran plagas de sargazos hace varios años. Utilizando imágenes satelitales, científicos de la Universidad del Sur de Florida descubrieron este mes el bloque más grande de esta alga en el mundo, bautizado como el Gran Cinturón de Sargazo del Atlántico.

No hay consenso sobre qué está causando el problema. Algunos científicos lo atribuyen al cambio climático y su efecto en las precipitaciones y la circulación oceánica. Otra posible razón: un aumento de la deforestación y los fertilizantes utilizados en la Amazonía brasileña, que desemboca en el océano, según datos preliminares del estudio de la Universidad del Sur de Florida. Los nutrientes de los fertilizantes aceleran el crecimiento de las algas.

"La química del océano debe haber cambiado para que las manchas se salgan de control", planteó el doctor Chuanmin Hu, de la Facultad de Ciencias Marinas de la USF, en el comunicado que presenta el estudio.

Varias cuadrillas de empleados trabajan constantemente para tratar de contener las manchas. En una mañana reciente en Playa del Carmen, se les pudo ver utilizando una excavadora para llevar las algas a un camión que a su vez las transportaba a una pila principal para su recolección. No obstante, eso solo brinda un alivio temporal. Áreas que tardan horas en limpiarse se llenan de sargazos solo horas después.

Mientras los turistas se mantienen alejados, aumenta la angustia de los propietarios de negocios locales. "Los veranos son generalmente lentos", explicó Mariana Padilla, propietaria de un café en Tulúm. "Pero este año la caída fue mucho más pronunciada en comparación con el año pasado".


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4731

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard