jueves 24 de junio de 2021
COLUMNISTAS delicadezas
24-04-2020 22:32

Cada noche

24-04-2020 22:32

Cada noche, algo después de las nueve, algunos de mis vecinos se comprometen formalmente a morir. No a morir de cualquier manera, sino con gloria; y no en cualquier circunstancia, sino en el caso de verse impedidos de vivir coronados de gloria. Lo que es yo, rehúso el convite, lejos estoy de vivir coronado de gloria, y no por eso estoy dispuesto a morir.

Morir, vivir; y de qué maneras. El tema se nos ha impuesto fatalmente en estos días, y la de mis vecinos, cada noche, es apenas una de las intervenciones que se formulan sobre la cuestión. Me interesó también la del senador Pichetto, por lo que produjo en el lenguaje, por lo que hizo con las palabras: en la frase “Asumo el riesgo de vivir”, se lee: “Asumo el riesgo de morir”; que vivir pueda ser un eufemismo para morir me parece un recurso literario admirable.

Sigo con absoluto interés, y sin una posición tomada, el desarrollo de estos asuntos: vivir, morir, y en qué condiciones, bajo qué responsabilidad, con qué jurisdicciones de decisión, en qué escalas del cuidado o de la autonomía. Pero ocurre que, por las características de la pandemia y sus contagios, el riesgo no 

radica solamente en enfermarse, sino también en enfermar a otros. Es decir que hay algo más que arriesgarse a vivir o a morir, sino arriesgar a otros, arriesgar incluso la vida de otros.

Vivir, morir, matar. Lo de matar, a mi entender, resulta lo más delicado de todo. En esto es Jair Bolsonaro, por razones de formación profesional, quien se muestra más expeditivo y más firme.

También te puede interesar