Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 14 de noviembre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / opinion
domingo 16 junio, 2019

Jaime y Miguel

.

por Jorge Fontevecchia

Duran Barba y Pichetto en la redacción. Foto: Aballay
domingo 16 junio, 2019

En agosto del año pasado, presidiendo la bancada opositora en el Senado, Miguel Angel Pichetto dijo que Jaime Duran Barba era el “Laclau de Cambiemos”, quien construye la grieta, destruye las instituciones y al Congreso, al considerarlo un espacio de degradación, y al alimentar la destrucción de la política y de los representantes del pueblo diciendo que “en el Congreso se discuten estupideces y que los senadores no leen libros”. Agregó: “El Gobierno ha tenido todos los apoyos en las principales leyes, todos los instrumentos que le planteó al Congreso Nacional. El peronismo ha votado todo, ha tenido prudencia, ha discutido, ha dialogado, ha soportado el agravio de muchas situaciones. Uno tiene que ser prudente (...) No vamos a tratar de ver si podemos mezquinamente usufructuar las falencias y la mala praxis o falta de gestión del Gobierno en materia económica”. Se quejó de que la Jefatura de Gabinete fuera una usina que confrontara permanentemente con el peronismo, pidió no gobernar con focus groups y terminar con la “pavada duranbarbesca” porque echarle la culpa al peronismo de la situación económica es “una mentira o una injusticia”.

Quedándose con la imagen de aquel Pichetto, parte del círculo rojo conjeturó que su nominación como candidato a vicepresidente de Cambiemos era una derrota de Jaime Duran Barba (y Marcos Peña), quien siempre prefería una mujer del PRO, oponiéndose a los radicales y ni qué hablar al peronismo. Pero la verdadera historia es otra. Pichetto y Duran Barba comenzaron a forjar una relación personal de confianza y respeto mutuo hace ocho meses, cuando compartieron un reportaje conjunto para el diario PERFIL que hoy pasa a tener un valor histórico y volvemos a publicar.

Pichetto "produjo" la famosa foto de Lavagna con medias y sandalias cuando lo visitó en Cariló 

Al final de las casi tres horas de conversación, comprobaron que había más coincidencias que disensos entre ellos y a partir de allí, quienes parecían el agua y el aceite de la política pasaron a mirarse de otra manera. Y lo que en ese reportaje se dijeron cuando se creían competidores tiene más valor que lo que dirían hoy condicionados por compartir la misma trinchera, defendiendo iguales intereses. Incluso la visión que ambos tenían del futuro, tanto de Alternativa Federal y del kirchnerismo como de Macri, mantiene más valor y coherencia vista en retrospectiva.

Pero ese reportaje conjunto a Pichetto y Duran Barba tuvo varias postergaciones. En el día previo a la primera fecha prevista, Duran Barba fue internado de urgencia por una complicación médica. La segunda fecha se fue estirando porque desde Cambiemos no querían que Duran Barba polemizara con Pichetto temiendo una discusión ácida. Y al final, vueltas del destino mediante, el reportaje que prometía ser un debate terminó revelando una simpatía entre ellos que nunca imaginaron.

Cuando Pichetto criticaba la "pavada duranbarbesca"

Pichetto fue el verdadero creador de Alternativa Federal. Fue él quien unió a los gobernadores no kirchneristas, fue él quien presentó su propia candidatura para alentar a “los muchachos” (como él llamaba a Massa y Urtubey) para que no siguieran posponiendo las suyas, y quien estimuló a Lavagna cuando mostró sus deseos de ser candidato. Por eso fue el más decepcionado con la falta de acuerdo entre Lavagna y Massa.

Pichetto siempre estuvo ideológicamente más cerca de Lavagna y Urtubey. Pero afectivamente tenía una relación más estrecha con Massa, lo que no le impidió enfrentarlo y defender a Lavagna cuando lo criticó hace un mes en el restaurante Roldán, durante una comida patrocinada por Daniel Vila a la que concurrieron también los empresarios Jorge Brito, Sebastián Eskenazi y Gabriel Hochbaum junto al presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, al neurólogo Facundo Manes y a Marcelo Tinelli.

Pichetto hizo una encendida defensa por mantener unida Alternativa Federal y no podía comprender cómo se desvanecía una construcción política que podría haber aspirado a acercarse al treinta por ciento si hubieran aceptado participar de la misma PASO Lavagna, Massa y Urtubey, con los auspicios de Juan Schiaretti como coordinador de los gobernadores peronistas no kirchneristas más los famosos que siguieron apostando por ella hasta esa comida en Roldán. Tinelli podría haber sido el candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, D’Onofrio haber encabezado la lista de legisladores y Manes haber sido candidato a vicepresidente de

Pichetto inventó Alternativa Federal y ahora la quiere hacer renacer en "coalición" con Cambiemos 

Lavagna, posibilidad que se mantuvo vigente hasta un día antes del acuerdo de Lavagna con Urtubey. Le depresión que invadió a Pichetto al ver su obra de Alternativa Federal destruirse se transformó en alegría al encontrar en el ofrecimiento de Macri la posibilidad de recuperar parte del peronismo no kirchnerista que había ido hilvanando con paciencia a lo largo de los últimos años, ahora para Cambiemos, pero cumpliendo su objetivo de no dejarlo esclavizado a las listas de Cristina Kirchner.

Pichetto rejuveneció diez años el martes al recibir el ofrecimiento de Macri y después, al ver la reacción de los mercados, sintió que estaba logrando ser útil a la misión que se había propuesta al fundar Alternativa Federal, dándole al peronismo no kirchnerista una alternativa dentro del poder.

Y ocho meses después de aquel primer encuentro cara a cara, Jaime Duran Barba y Pichetto vuelven a juntarse, pero ahora siendo parte del mismo equipo. Para Pichetto resultará atractivo aprender la técnica electoral “duranbarbista”. A Duran Barba, Pichetto le permitirá revivir su pasado peronista cuando, a comienzo de los años 70, estudió Ciencias Sociales en la Argentina y participó de la ebullición de la Juventud Peronista de entonces.

El reportaje de hace ocho meses llevaba como título: “Debate sobre la nueva y la vieja política”. Finalmente hubo fusión. Qué saldrá  del maridaje sincretista entre los dos principales significantes de estilos políticos opuestos está por verse, pero en cualquier caso será un experimento político sugestivo.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4813

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.