Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 10 de diciembre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / desempleo
sábado 22 junio, 2019

Langostas

.

por Artemio López

Cuando el salario no alcanza. Foto: S.U.
sábado 22 junio, 2019

Se han conocido esta semana los datos del desempleo. En líneas generales la dinámica del mercado de trabajo supone destrucción de empleo formal con agregado de puestos de trabajo o cuentapropismo precario.

De hecho, en esta onda de Encuesta Permanente de Hogares del Indec de Macri se observa la generación de 155 mil puestos de trabajo informales y cuenta propia (la totalidad de los puestos creados) con la destrucción de 175 mil formales.

Así las cosas el ajuste neoliberal del macriato ya no solo supone el aumento del desempleo (va a duplicar la tasa heredada del 5,9% a fin de este año), sino y fundamentalmente el aumento de la informalidad laboral (recibió 32% de trabajadores informales y ya alcanza el 36%), y los cuentapropistas precarios llamados con la imaginación típica del discursete PRO “entrepreneurs”, sino y particularmente intensa, la penuria salarial no solo entre trabajadores informales y cuentapropia precario, sino al interior del universo de los asalariados formales.”

En general, se asocia a la pobreza a la falta de empleo o a la precariedad del mismo. No obstante, las políticas neoliberales aplicadas en Argentina han hecho posible que un empleo con plenos derechos (formal) no es ya garantía de superar la condición de pobreza.

En efecto, la problemática central del mercado de trabajo en esta fase del neoliberalismo, la segunda en democracia, es ya no tanto el desempleo abierto –que es ascendente y muy grave– sino el “trabajador pobre”. Ocupados plenos informales y formales, que reciben remuneraciones que no garantizan su subsistencia medida por canasta básica ampliada, que determina pobreza e incluso, respecto a la canasta restringida, dirigida a superar la condición de indigencia y garantizar la sobrevida calórica del hogar.

Un informe de la Consultora Proyecto Económico señala que la forma de estimar la caída salarial de los ocupados frente a la Canasta Básica Total es evaluar qué porcentaje de asalariados formales recibe un salario suficiente para cubrir las necesidades básicas de una familia tipo.

“El hecho de que no lo logre, no garantiza que el hogar sea pobre, pero sí obliga a que los otros miembros del hogar deban salir al mercado laboral para complementar los ingresos del jefe de hogar, causando, en muchas ocasiones, la deserción escolar de los adolescentes”, afirma el equipo de analistas que coordina la diputada Fernanda Vallejos.

Los últimos datos del mercado de trabajo publicados por el Indec mostraron que la desocupación creció un punto interanual, porque los bajos ingresos asalariados obligaron a los otros integrantes de los hogares en especial a las mujeres,  a buscar un empleo precario o cuentapropia.

“Durante el último año, producto de paritarias que promediaron incrementos salariales muy por debajo del alza general de precios, especialmente de los alimentos, pero también por el rezago del salario, se incorporaron a este batallón de trabajadores que mantiene ingresos por debajo de una canasta básica para una familia tipo, un 14% de trabajadores al casi 44% que existía a fines de 2017, por lo que ese universo alcanzó a casi el 58% de los trabajadores como se observa en el gráfico.

“Tras los ajustes de precios relativos, se ha extendido la situación de vulnerabilidad a sectores con derechos laborales plenos: los asalariados formales”, recalcan.

Al respecto y para evaluar la magnitud de la caída salarial inducida por el macriato desde una perspectiva extrema, obsérvese que el salario mínimo vital y móvil es hoy de $ 12.500 y el valor de la línea de indigencia (por debajo de ella hay hambre) para un hogar tipo metropolitano es $ 12.700.

Ese es el rumbo del ajuste neoliberal actual, generalizar salarios de subsistencia –o menos – tanto en la economía informal como formal.

Son una manga de langostas que debemos erradicar votando un plaguicida ya probado en similares circunstancias en los albores de este siglo. Sí, votemos el #FF efecto Prolongado, estimados lectores de PERFIL, ¡ahora con el agregado de fenil dimetil pirazolón metasulfonato de  Massa en su nueva fórmula!

*Director de Consultora Equis.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4839

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.