Parcialmente nublado
Temperatura:
18º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 18 de octubre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / Asuntos internos
sábado 29 septiembre, 2018

Todos son perfectos. Todos menos vos

Instagram es la red social del momento: es usada al menos una vez al mes por más de mil millones de personas, y al menos una vez al día por 500 millones de usuarios.

por Guillermo Piro

default Foto: CEDOC

Instagram es la red social del momento: es usada al menos una vez al mes por más de mil millones de personas, y al menos una vez al día por 500 millones de usuarios. La opción de las Historias existe desde hace poco más de dos años: en abril de 2017 casi 200 millones de personas subían como mínimo una al día; en junio de 2018 ya eran 400 millones. Instagram gusta porque es un lugar positivo y jovial, sin el lenguaje violento y tóxico tan frecuente en Facebook y en Twitter, e invita a compartir cosas bellas y a interactuar dejando comentarios a las cosas compartidas por los demás. Pero hay quien cree que esta característica es su mayor problema: toda esa belleza es falsa, de utilería, exagerada.

Entre quienes piensan así está el periodista de tecnología Alex Hern, que en el Guardian escribió que “en opinión de muchos usuarios y expertos en salud mental, la positividad de Instagram es su problema, porque pone un imparable énfasis en la promoción de estilos de vida ‘perfectos’”. Si Instagram es una red social buena porque es alegre, Hern escupe el asado diciendo que a lo mejor no es tan buena, justamente porque es demasiado alegre.

Twitter es considerada la red social en la que, además de mantenerse informado, uno trata de expresar una opinión, a menudo crítica, sobre una variada paleta de temas, la mayoría de las veces peleándose con el entorno. Hern dice que Instagram “parece, en cambio, la red social más amigable que se pueda concebir. Es una comunidad de personas que se comunican sobre todo visualmente y en la que la interacción principal consiste en poner la imagen de un ‘corazón’; es una red social en la que el contenido tiende a volverse viral gracias a la positividad, y en la que muchos de los perfiles más seguidos son de perros y gatos”. Según Hern, el problema es que, a diferencia de otras redes sociales, Instagram “impulsa a sus usuarios a presentar una imagen de sí mismos alegre, que atraiga, pero que para los demás podría resultar engañosa e incluso nociva”. Hern resume el asunto así: “Si Twitter es el lugar en que todos son terribles y Facebook es la demostración de que todos son aburridos, Instagram nos hace ver que todos son perfectos. Todos menos vos”.

La Royal Society for Public Health (RSPH) es una asociación británica que se ocupa de mejorar la vida de las personas. En 2017 hizo una encuesta sobre los efectos negativos que Facebook, Snapchat, Twitter, YouTube e Instagram tenían sobre los usuarios de entre 14 y 24 años. Instagram era la red social que según los entrevistados tenía sobre ellos peores consecuencias, en particular en sus FOMO (Fear Of Missing Out, el miedo de ser excluidos de algo), en su percepción del propio cuerpo y en el sueño. Niamh McDade, investigador de la RSPH, le dijo a Hern: “A primera vista Instagram puede parecer muy amigable. Pero seguir mirando las fotos de los demás sin interactuar no hace bien a nadie. […] El hecho es que en Instagram solo se comparten cosas que tienen como fin hacernos quedar bien. En Twitter y en Facebook uno ve muchas cosas que solo sirven para que uno diga: ‘Eh, después de todo mi vida es maravillosa’”.

La psicóloga y socióloga Sherry Turkle ya había dicho en 2012, año de la creación de Instagram, que las redes sociales nos hacen sentir “conectados pero solos”. Hern dice que está tratando de abrir Instagram cada vez menos y que sigue solo a pocos cientos de personas, especialmente a aquellas que conoce de verdad. A pesar de esto se lamenta de “ver a familiares y amigos que hacen cosas increíbles y se divierten mucho, pero sin mí”.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4421

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.