martes 27 de julio de 2021
CóRDOBA ANÁLISIS Y PERSPECTIVA
11-07-2021 00:26

Apatía racional

11-07-2021 00:26

“No dejen que la Argentina se convierta en potencia. Arrastrará tras ella a toda América Latina”. La frase, atribuida a Winston Churchill en la conferencia de Yalta (1945), ha sido negada por  la Sociedad Internacional de Churchill.

También se publica (sin confirmación), que dijo: “La estrategia es debilitar y corromper por dentro a la Argentina… Esto se logrará gracias a la apatía de su pueblo y a una democracia controlable…, en servil sumisión. Hay que humillar a la Argentina”.

Lo que sí expresó el 2 de agosto de 1944 ante la Cámara de los Comunes fue que sentía pena, como amigo de la Argentina, la alianza con el “mal” y con el “lado perdedor”.

La frase dicha por Churchill encuentra su explicación en la neutralidad  la Argentina. Solo en marzo de 1945, ya durante la dictadura de Edelmiro Farrell, el país se pronunció oficialmente en contra del Eje. El primer ministro británico creía que la democracia era un mal sistema, pero mejor a todos los demás disponibles.

Teoría de la elección pública
Con similar preocupación a la de Churchill, la teoría del “Public Choice”, trata de utilizar la economía para estudiar problemas típicos de ciencias políticas. Apatía racional es un concepto que define una situación en la que el costo de adquirir nuevos conocimientos excede los beneficios que aportaría poseerlos. Esto es así ya que decisiones tomadas por un gran número en las elecciones generales torna la probabilidad de que un solo voto cambie el resultado, muy reducida.

Ignorancia irracional
Si bien Winston no deseaba tanto la apatía de nuestro pueblo, como para expresarlo en público, otros la han logrado y, hasta quizás intencionalmente: yo llamaría “ignorancia irracional”. A los fallos del sistema de elección de la democracia, tales como no considerar la intensidad del voto o elección de “paquetes de atribuciones”, se suma la desinformación inconsciente y manifiesta de los electores, que redunda en un sufragio casual.

Candidatos pobres
Una amplia mayoría de electores ignorantes genera un universo de candidatos mediocres, con interés individual y sin interés público (res pública, commonwealth, "procomún"). La antigua noción griega de que cada ciudadano de la polis participa en la política como elector y juez, resulta, entonces, imposible en nuestra “democracia”. Y esto es así ya que por más que los mecanismos de fiscalización de los gobiernos sean adecuados, la ignorancia apática de los electores hace que no la ejerzan.

Sufragio activo de calidad
Solo un gran esfuerzo docente realizado por la élite que lo comprenda puede sacar de la apatía ignorante a la mayoría de los electores; con el sufragio de calidad, sin duda, surgirán gobiernos brillantes que nos lleven al “lado ganador”.

(*) Gestor de patrimonios financieros y Contador Público
[email protected]

 

En esta Nota