viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
ECONOMIA / Pulgares arriba
jueves 21 mayo, 2020

Acuerdo por la deuda: La mirada de los economistas que ven el vaso medio lleno

Qué piensa un grupo de economistas sobre el manejo de la situación de la deuda y por qué tienen una mirada optimista. Hablan del riesgo de default, de un contexto pantanoso y de lo que viene.

Lápiz rojo, Alberto Fernández. Foto: Pablo Temes

"Soy optimista", dice desde el vamos Fausto Sportorno, economista Director de la Escuela de Economía de la UADE. Y agrega "Es una decisión politica (la de lograr el acuerdo con los acreedores), y creo que cuando hay una decisión política tomada es muy probable que haya acuerdo", dijo a PERFIL al responder la consigna sobre la factibilidad de logar el canje con los bonistas extranjeros.

Además, para Spotorno no es tan significativa la diferencia entre la oferta argentina y la posición que se conoce de los bonistas. "Me parece que la oferta del gobierno y la contraoferta que se conoció de los acreedores están bastante cercanas. En nuestra estimación, el gobierno estaría ofreciendo US$ 43 por cada 100 y los acreedores están pidiendo 58. No veo tanta diferencia como para que no haya un acuerdo", agregó. 

Las complicaciones para Spotorno podrían venir por las negociaciones de ciertos papeles. "Puede haber complicaciones porque los bonos 2005, por ejemplo, tienen una estructura legal que es mucho más favorable a los acreedores de la que le quiere imponer el gobierno actualmente, y además son bonos reestructurados; pero más allá de esas complicaciones creo que si va a haber un acuerdo", dijo optimista. 

Condiciones, diferencias, coincidencias y distancia de la negociación por la deuda

Aldo Abraham, director de Libertad y Progreso también ve buenas chances de lograr un acuerdo. "Para bailar un tango se necesitan dos y yo veo a una parte del gobierno que intenta no llegar al default y eso es muy importante", indico en dialogó con PERFIL. Abraham recordó que aún el sector privado argentino tiene crédito, que perdería automáticamente si el país entrara en default. "Sin embargo, de lograrse este acuerdo, ese poco crédito disponible va a mejorar y va a ser muy importante en el momento en que se deba reponer nuestra economía luego el coronavirus", dijo. 

Siguiendo con la alegoría del Tango, para Abraham, los acreedores (que son los compañeros de baile), también quieren acuerdo. "Tienen un mundo complicado y manejan carteras de ahorros de muchísima gente, donde Argentina es chica en participación. Ellos mismos evalúan extender los plazos de negociación para evitar que se declare cualquier tipo de default mañana. Así, los plazos se van a extender porque hay buena predisposición, y si bien no van a aceptar cualquier cosa, creo que se avanza", aseguró. 

Para Abraham, la negociación y el acuerdo hubieran sido más fáciles si el país no cargara con un historial de varios defaults previos que indican el eterno retorno a un mismo lugar. Pero le puso optimismo a su mirada: "De todas formas creo que hay dos predispuestos a bailar el tango, lo que falta es que encuentren la pieza musical. Creo que hay probabilidades de llegar a un acuerdo", agregó.  

Pablo Tigani,  Profesor de Postgrado la UBA y de Maestrías en universidades privadas, siempre mostró los pulgares arriba cuando se lo ha consultado con respecto al acuerdo. "Espero que en unos días o un par de semanas se llegue a un acuerdo. Tengo mucha relación con gente de Estados Unidos y desde enero vengo diciendo que se logrará este canje", dijo esperanzado a PERFIL.

Deuda: lo urgente y lo importante

Para el CEO del Grupo Hacer, hubo un detalle en la negociación que él hubiera agregado. "Me hubiera gustado que Argentina negociara  introducir en el acuerdo fondos frescos (5 a 7 mil millones e dólares), a la tasa que se reestructure, para dinamizar la economía cuando pase esta cuarentena, aunque ya se ven signos de recuperación", explicó. Además estimó como fundamental sacar el ojo de lo financiero, "como fue el foco de los últimos 4 años", dijo haciendo referencia al gobierno de Mauricio Macri .

Para Tigani si se quiere apuntar a trabajo y a la producción se necesitan: "tasas interés baja, un tipo de cambio alto (que puede estar mas alto que ahora), superávit comercial para pagar la deuda, y espacio fiscal que no se le dedique a la deuda se puede poner en lugares que apalanquen operativamente a la economía, así que yo creo que pasada la cuarentena vamos a tener varios años de crecimiento", adelantó. 

Tigani vi el momento actual del mundo como cambio de paradigma. "Tengo la sensación de que estamos terminando la edad contemporánea; como la Revolución Francesa marcó el fin del medioevo. La clave es que para que argentina ocupe el lugar que tiene que ocupar -con los fabulosos recursos humanos que tiene- el gobierno tiene que focalizar en la nueva burguesía del desarollo tecnológico, como la que en aquella época desplazó a la monarquía y hoy es la que desplaza a los negocios de baja inversión y alto talento. Y ahí Argentina, en la frontera de la tecnología y la ciencia tiene muchísimo para crecer", destacó.  

"Si que soy optimista, Creo que esta es una gran oportunidad si el gobierno pone bien el dinero, en áreas como ciencia, tecnología, educación, y en la economía que con baja inversión tenga altos niveles de rentabilidad", indicó. Y criticó algunas decisiones recientes: "El gobierno debe poner plata en las economías de fronteras, en lo que pueden generar los unicornios. Pero no puede pagar los sueldos de Techint que blanqueó dinero hace un año, si el de las pymes. Tienen que estar provechosamente invertidos los fondos", argumentó.

Negociación por la deuda | Las 10 lecciones de un resultado postergado

Camilo Tiscornia de C&T Asociados no tiene tan el claro si el vaso está medio lleno, porque interpreta una situación compleja. Sin embargo no descarta posibilidades "Hay muchas oportunidades pero van a depender de las decisiones y del rumbo de la política económica y de la política en general que no está tan claro porque no hay uniformidad de criterios en la alianza gobernante", comentó.

Pero es más optimista con las negociaciones por la reestructuración. "En cuanto a la deuda creo que se va a llegar a un acuerdo. No creo que sea mañana por supuesto, pero me parece que hay margen. No se está tan lejos. El gobierno puede otorgar algunas cosas que sean más digeribles para los acreedores y así y todo preservar su idea básica de liberarse por largo tiempo del pago de la deuda", analizó. "Con esa premisa, creo que se puede dar un poco más de tasa, otorgar un poco más de plazo de gracia, se pueden adelantar incluso un poco los vencimientos. y aparentemente al seguir negociando el gobierno tiene voluntad de acordar", expresó.

Lo que no cree Tiscornia es que después de todo lo que ha pasado con el coronavirus en la Argentina, alcance con una reestructuración de la deuda para pensar que el país entra a un sendero optimista. "La deuda es una cosa más y no me parece la más importante", indicó.

Respecto a lo que ve menos claro hacia adelante Tiscornia planteó: "lidiar con la emisión monetaria que va a quedar, el nivel de pobreza y sobre todo la falta de claridad sobre el rumbo de la política y la política económica para el futuro".

Mas allá de las opiniones sobre el enfoque y cómo puede seguir el futuro del país luego del canje, estos cuatro economistas entienden que habrá un acuerdo con la deuda, el tema que desvela a muchos en estos meses, y no sólo en la Argentina. Puede que mañana el país entre en default selectivo o técnico e incluso que se busque endulzar el concepto. Lo que es claro es que hay muchas puertas abiertas. Un arreglo por la deuda podría ser el punto de partida para conocer los verdades planes del gobierno para la economía que viene.  

 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.