jueves 09 de diciembre de 2021
ECONOMIA restricciones cambiarias
09-10-2021 00:25
09-10-2021 00:25

El refuerzo del cepo permite al BCRA ahorrar US$ 1.000 millones por mes

Las regulaciones que limitan las importaciones y restringen los dólares financieros no alcanzarían si surgen nuevos rulos antes de las elecciones. Puede haber más medidas.

09-10-2021 00:25

El endurecimiento de las regulaciones cambiarias para operar con dólares financieros y las restricciones al pago anticipado de importaciones implementadas esta semana le darán “un poco de aire” al Banco Central y permitirá que deje de perder entre US$ 800 y US$ 1.000 millones de reservas durante un mes, según estiman analistas consultados por PERFIL.

No obstante, los economistas plantean que son medidas “transitorias” para “aguantar hasta las elecciones”, pero que pueden resultar insuficientes si el mercado “encuentra algún resquicio de arbitraje”. Por eso mismo, no descartan que pueda haber más refuerzos al cepo antes de los comicios del 14 de noviembre.

Asimismo, los analistas vaticinan que el límite sobre las importaciones, que en principio rige hasta el 31 de octubre próximo, se extenderá por más tiempo ante el crítico nivel de reservas netas.

Más controles al dólar para intentar frenar la sangría de reservas del BCRA
 

Según los números de Equilibra, “las reservas netas del BCRA perforaron los US$ 4.700 millones al cierre de septiembre, mes en que la intervención oficial totalizó US$ 1.322 millones entre ventas en el MULC y el mercado de bonos para descomprimir presión sobre la brecha”. La consultora calculó que de seguir a ese ritmo “llegarían a cero en menos de cuatro meses, mientras que las reservas líquidas se volverían negativas en poco más de un mes”. Las nuevas medidas “permiten ganar tiempo”, considera Equilibra.

Freno a la sangría. El economista Fernando Marull, de FMyA, calculó que “con las dos medidas buscan ahorrar US$ 800 millones mensuales de reservas”. Al respecto, detalló a este diario que “con el límite al pago anticipado de importaciones ahorran US$ 500 millones mensuales”, y con las trabas para regular los dólares financieros paralelos “buscan gastar menos de los US$ 300 millones por mes que venían usando”.

En sintonía, Sebastián Menescaldi, de Eco Go, estimó que “por importaciones en los últimos cuatro meses el BCRA había perdido casi US$ 450 millones promedio mensual, gran parte de eso lo podría ahorrar, y en septiembre gastó en intervención con bonos otros US$ 450 millones, así que implica que deje de perder casi US$  mil millones, y llegar más cómodo a la elección”

Fernando Baer, de Quantun Finanzas, coincidió en que “frenan un poco la hemorragia: en los últimos días, antes de las medidas, la intervención con bonos estaba entre US$ 40 y US$ 50 millones, ahora probablemente en las próximas cuatro semanas vuelvan a niveles de US$ 20 o US$ 25 milllones diarios”.

Tras los mayores controles, en las dos ruedas siguientes el BCRA logró comprar divisas por US$ 170 millones, con lo cual atenuó las ventas que acumulaba en octubre, y el saldo de intervención en el MULC en lo que va de octubre se achicó a US$ 50 millones.

Sin embargo, Menescaldi consideró que “estos dos primeros días no son parámetro, hay que seguir viendo cómo evoluciona, porque rápidamente el mercado se aprende el rulo y qué resquicio le dejaron libre o qué se inventa para poder aprovechar la diferencia de precios” entre los distintos dólares regulados y libres.

De igual mirada, Lorenzo Sigaut Gravina, de Equilibra, dijo que con estos controles se “contiene transitoriamiente la sangría, pero el sector financiero tarde o temprano encuentra una forma de hacer rulo, entonces puede volver a perder divisas”.

¿Más medidas? Matías Roig, de PPI, juzgó que “se trata de medidas temporales, pero que no solucionan el tema de fondo, por ende, no se puede descartar que sigan apareciendo algunas adicionales”.

En ese marco, Marull destacó que “al BCRA y a la Comisión Nacional de Valores (CNV) “todavía le quedan herramientas para seguir regulando operaciones tanto por el lado de la oferta (exportadores, bancos) demanda (importadores, turismo) o stocks (deuda)”.

El Banco Central y la CNV aún tienen herramientas para seguir regulando las operaciones

A su criterio, ve “más cepo a las importaciones, y algo al turismo, seguramente ahora llegando noviembre”.

Baer no cree que “apriete más el torniquete en lo formal, pero sí que por abajo pisen más las licencias automáticas para parar el pago de importaciones”.

Por su parte, el analista financiero Christian Buteler planteó: “Si por efecto de estas trabas, los dólares libres se empiezan a escapar más, entre ellos el blue, habrá que ver qué pasa con el cupo oficial de US$ 200 si la gente empieza a comprar más para aprovechar esa diferencia”.

Para Víctor Ruilova, de EconViews, “pueden haber más medidas micro como aumentar más el parking” para operar con las divisas financieras, o “reducir más la cantidad de importaciones aprobadas”.

Prórroga. Ruilova auguró que la norma del BCRA sobre el límite al pago adelantado de importaciones “la van a tener que extender, porque no están en condiciones de levantarla el 31 de octubre, porque aún le quedarán dos semanas hasta las elecciones”.

Devaluación. Baer evaluó que con estas medidas “la señal que se manda es que los dólares no alcanzan” por lo que “es inexorable una corrección cambiaria tras las elecciones”. Ruilova acordó que “luce inevitable alguna corrección cambiaria que permita recomponer reservas”. “Nuestro escenario es que no habrá devaluación de una, sino que aumentará el ritmo de depreciación” concluyó.