domingo 05 de diciembre de 2021
ECONOMIA Agronegocios
18-11-2021 20:20
18-11-2021 20:20

En Balcarce, crían larvas de insectos y las transforman en alimentos para mascotas

Un francés y un belga comenzaron a desarrollar un emprendimiento de cría de insectos a partir de desperdicios alimenticios.

18-11-2021 20:20

El francés Julien Laurençon, (43) y el belga François Nolet (28) encaran un emprendimiento en Argentina de cría de insectos a partir de desperdicios alimenticios para ser utilizadas como ingrediente en la elaboración de alimento animal. Además, en el proceso se genera un compost que puede usarse para fertilizar cultivos.

Ambos emprendedores se conocieron en 2018 durante una reunión en el Ministerio de Medio Ambiente por los respectivos proyectos que estaban llevando a cabo.

Los dos tenían un objetivo común: "Reinventar una nueva economía  que responda a los desafíos de la sociedad, que son el cuidado del medio ambiente y la biodiversidad, así como la inclusión y la generación de empleo", señala Nolet. Y agrega: "Queremos demostrar que con la basura podemos generar mucho valor para el medio ambiente y la gente".

De ahí en más comenzaron a darle forma a lo que hoy es la empresa Procens, dedica a la cría de larvas de moscas para generar proteína premium destinada a la elaboración de alimentos para mascotas, peces, aves y cerdos. 

larvas de moscas

La agricultura responsable preserva la biodiversidad.

Comenzaron en Colonia Caroya pero vieron que había más posibilidades de desarrollar el proyecto en Balcarce, provincia de Buenos Aires, adonde se mudaron en plena pandemia durante el año pasado.

Las larvas utilizadas provienen de una mosca conocida como “soldado negra” que es nativa de las regiones tropicales de América y que no se parece en nada a la mosca doméstica. Cuando llega a la edad adulta no se alimenta y sólo se dedica a reproducirse. En aproximadamente cuatro días, los huevos eclosionan en larvas que en dos semanas son capaces de aumentar su peso por 10.000, solamente alimentándose de desechos orgánicos.

Según Nolet, las larvas se alimentan de los residuos orgánicos y en dos semanas alcanzan su madurez. Estiman que de una tonelada de residuo orgánico se obtienen 200 kilos de larvas frescas que se puede convertir en 65 kilos de harina proteica y 20 kilos de aceite, además de producir 400 kilos de abono natural para cultivos locales.

"Es una industria muy nueva en el mundo. Hacemos cría de insectos a nivel industrial para transformar grandes volúmenes de desperdicios alimenticios en productos nutritivos para los animales y las plantas", indica Nolet. 

Objetivos

Larvas de moscas

Para el año que viene, la intención es armar un módulo industrial que permita procesar cinco toneladas diarias. Y para el 2024 el objetivo es procesar 100 toneladas por día.

Actualmente ya trabajan más de 8 personas en la empresa. En unos años planifican contar con alrededor de 60 empleados y estiman que la facturación anual podría alcanzar los 6 millones de dólares.

"Hablamos con grandes empresas y municipios y llegamos a McCain, que tiene una visión en sintonía con la nuestra. La industria genera 50 toneladas de descarte de papa por día y tiene una necesidad de fertilizante para sus cultivos locales", afirma Nolet.

El modelo de colaboración entre Procens y McCain es 100% circular. Las larvas procesan los desperdicios de papa, se faenan las larvas para extraerles la proteínas y el abono que se genera se devuelve al suelo donde se cultiva la papa que utiliza McCain. 

"Estamos en escala experimental pero haciendo una ronda de inversión para financiar el piloto industrial. Compramos un terreno en el parque industrial de Balcarce donde vamos a instalar el piloto para procesar 5 toneladas de desperdicio por día. El segundo paso será montar la planta industrial para transformar 100 toneladas por día. Nuestra visión es replicar otras plantas en Argentina y otros países de la región", asegura Nolet.

Apoyo del Senasa

El Senasa está cumpliendo un rol importante en el desarrollo de este emprendimiento, ya que la cría de insectos no tiene antecedentes en Argentina. Mauricio Rabinovich explico que "el acompañamiento de la Dirección Nacional de Sanidad Animal a este novedoso proyecto consistió en la creación de una nueva categoría de actividad productiva para concretar el primer paso que es la inscripción del establecimiento en el Renspa".

Por su parte Angela Gentile afirmó que “el Senasa está colaborando en la parte normativa, y tecnológica, ya que en nuestro país no hay todavía una normativa al respecto, por eso, es de suma importancia que el Organismo acompañe a estos proyectos tan innovadores".

LM / ds