viernes 24 de septiembre de 2021
ECONOMIA adiós a la selección argentina
08-08-2021 01:44
08-08-2021 01:44

La empresa tecnológica que creó Scola y une el deporte con el mundo del arte digital

StadioPlus vende obras de arte de jugadores famosos. Zanetti, Campazzo y el propio Scola ya tienen sus series coleccionables. Su CEO, Jon Fatelevich, explica a PERFIL el proyecto.

08-08-2021 01:44

Cuando los aplausos se extinguieron en el pabellón de Saitama, en Japón, y la pelota se refugió bajo su brazo, Luis Scola le dijo adiós a la selección argentina de básquetbol. Tras oír elogios de sus pares, el “premio final” a su exitosa carrera deportiva, se fue “en paz”, sabiendo que para el día después ya tendría un proyecto que lo entusiasmaba: StadioPlus, una empresa de tecnología que enlaza el mundo del deporte con el arte. La start up, fundada hace cinco meses, hace NFTs (Token No Fungibles) de deportistas famosos creados por artistas digitales reconocidos, que son comprados por coleccionistas y fans.

Javier Zanetti fue el primero en lanzar con la empresa los NFTs que inmortalizan la triple corona que ganó en el Inter de Milán. StadioPlus también firmó con otros jugadores: Facundo Campazzo, el propio Scola y el tenista español Juan Carlos Ferrero, campeón de Roland Garros, también tendrán sus series oficiales de arte digital.

Scola preside la compañía. Su CEO es Jon Fatelevich, empresario y amigo del basquetbolista. Desde España, donde vive hace 13 años, Fatelevich cuenta cómo surgió la idea: “Con Luis nos gusta hace muchos años el tema blockchain y empezamos a estudiar los NFTs. En un momento dijimos: “Hay un modelo de negocio que es el del arte. Tenemos muy buenos contactos en el mundo del deporte. ¿Por qué no mezclamos a deportistas famosos con artistas famosos?”.

El empresario explica que los NFTs que lanzan son coleccionados como obras de arte. “Por eso los precios son altos”, sostiene. “No hacemos colecciones de figuritas o de highlights como los de la NBA. Lo nuestro es en menores cantidades y un poco más exclusivo”, asegura.

Entre sus próximos lanzamientos figuran tres obras de Campazzo, NFTs de un equipo de fútbol de primera división de Argentina, y un tributo a Scola. “Lo tenemos desarrollado hace un mes. Sin decírselo a Luis, decidimos que era mejor lanzarlo como un homenaje después de las Olimpíadas. La obra la hizo un artista argentino, José Delbo, que tiene más de 80 años y es el tercero más importante del mundo digital y de los cómics. Va a dar mucho que hablar”, afirma.

Amigos. La historia personal de Fatelevich y Scola empezó hace más de treinta años, cuando jugaban al minibásquet (la categoría formativa hasta los 12 años) y se enfrentaban en los duelos entre Argentinos Juniors y el Club Ciudad. Luego de compartir convocatorias a la selección infantil de Buenos Aires y al preseleccionado juvenil argentino, sus caminos se bifurcaron cuando Scola pegó el salto profesional a Europa. Hace poco más de dos años, retomaron el contacto para compartir su pasión por la tecnología y los negocios. Y, tras debatir proyectos e inversiones en común, dieron a luz StadioPlus.

Trabajo. Si bien aún no anunció si seguirá jugando a nivel clubes o si se retirará de la actividad, Scola tiene varias opciones para su vida posbásquet. “Luis tiene dos características muy importantes. Una es que trabaja y se esfuerza como nadie. Pero tiene algo adicional. Es muy inteligente. Sabe programar, pilotar un avión, habla chino, italiano, español, inglés. Es una esponja. Estoy convencido de que será muy exitoso en su faceta empresarial”, dice Fatelevich.

Funcionalidades. Los NFTs forman parte de la blockchain, una tecnología que agrupa datos en bloques. Son transferibles y se compran mediante criptomonedas. Entre sus ventajas, se destacan la rápida validación de su originalidad, ya que el artista que lo crea firma dentro de la cadena de bloques; su trazabilidad, es decir, se puede saber quién lo tuvo anteriormente, cuánto pagó por él y cómo evolucionó el precio; su facilidad para transferirlo mediante billeteras virtuales; y su uso en juegos electrónicos y metaversos.

Recibió una inversión de 700 mil euros de la empresa sueca Chromia

Los NFTs son un token, al igual que las criptomonedas. La  diferencia entre ambos es que los bitcoins son iguales entre sí, cuestan lo mismo, y se pueden comprar en pedazos, mientras que los NFTs son todos diferentes, originales e indivisibles.

StadioPlus trabaja con la blockchain Ethereum y vende sus obras en criptomonedas, euros o dólares. A veces lo hace con precios predeterminados y otras en modo de subasta. Los dividendos son repartidos porcentualmente entre el deportista, el artista y la compañía. Hasta el momento, cuentan con una inversión de 800 mil euros, entre el aporte inicial de los socios y el de Chromia, una empresa sueca de tecnología que inyectó 700 mil euros.

¿Qué es un metaverso? El objetivo de Scola y Fatelevich es que los tokens tengan más funcionalidades y que en el corto plazo puedan usarse en los metaversos, los mundos virtuales que prometen ser una parte importante de la Internet del futuro. Pero ellos no son los únicos.

Las grandes empresas tecnológicas también apuntan a invertir y desarrollar metaversos. Mark Zuckerberg aseguró recientemente que Facebook se enfocará en esos universos creados en el ciberespacio, a los que se accede con realidad virtual y en los que, idealmente, se podría organizar con otros usuarios reuniones de trabajo; tener oficinas virtuales; ir a conciertos, locales comerciales, o sitios de ocio y esparcimiento donde encontrarse con amigos.

“Con Luis estamos encantados con los metaversos porque creemos que son el futuro. Estás con tu computadora y entrás en un mundo digital donde tenés tu propio avatar. En ese metaverso, todo puede ser un NFT. Queramos o no queramos, la gente va a estar conectada. Seguramente pase bastante tiempo en los metaversos. Han llegado para quedarse”, opina Fatelevich.

Con su nuevo emprendimiento, Luis Scola une el arte, la tecnología y el deporte. Inquieto, pasa página, se saca la camiseta de la selección y se pone la de StadioPlus.

En esta Nota