miércoles 12 de agosto de 2020 | Suscribite
ECONOMIA / Debate en el Senado
miércoles 15 julio, 2020

Riesgos, ventajas y efectos colaterales frente a la regulación del teletrabajo

Las empresas presionan por cambios en la ley que tiene media sanción. Alerta por precarización. Perspectiva de género, fatiga y aislamiento.

En un encuentro de La Red de Abogados de Empresa de IDEA se analizó la nueva ley de teletrabajo. Los puntos positivos y negativos de la norma. Foto: Cedoc Perfil

El proyecto de regulación del teletrabajo que tuvo media sanción en Diputados sigue generando alarma en el sector empresario, que intenta generar cambios en el Senado. El home-office genera fatiga y desvinculación, pero también otorga flexibilidad, según un análisis privado. Quién cubre los costos, cómo se limitan los horarios y cómo se aplicará siguen siendo temas de debate.

En una reciente reunión entre responsables de recursos humanos, reconocieron que se necesita regulación pero marcaron sus objeciones al derecho a la desconexión o la cobertura de los gastos que hasta ahora afrontan los empleados. Las cámaras como la Unión Industrial o Comercio piden diferenciación sectorial y anticipan que será de difícil implementación.

La jornada laboral y el derecho a la desconexión generan fricciones incluso dentro del sector privado. Lo que para que los promotores de la regulación es evitar los mails y mensajes a deshora o “el derecho a clavarle el visto al jefe”, se interpreta como un deseo de “bloquear la comunicación” desde las empresas.

Presentan un proyecto para "clavarle el visto" al jefe

"La sobreexposición tecnológica ha derivado en nuevos riesgos para la salud física y mental. Trabajadoras y trabajadores tienen contactos permanentes en línea, en cualquier momento, y por fuera de todo acuerdo contractual", explicó el senador por La Pampa del Frente de Todos Daniel Lovera, uno de los promotores del límite a la disponibilidad horaria.

“No se puede imponer al empleador un sistema que bloquee la comunicación entre trabajador y empleado” aseguró Carina Castrillón, Gerente del Departamento de Derecho Laboral en estudio Bulló en una reunión organizada por IDEA. Para los especialistas, el trabajo fuera de horario (horas extras, adicionales, etc) ya está regulado y contemplado en la legislación vigente. Sin embargo, en la práctica cada vez menos empresas cumplen con esos pagos extra.

Existe un convenio modelo sobre teletrabajo y desconexión. Es el que delineó la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) que firmó un acuerdo con la Corte que establece derechos básicos y contempla la situación de las personas que no pueden teletrabajar por sus condiciones de vivienda. En tanto, el gremio tiene acceso al control de los horarios y la duración de las conexiones para evitar abusos.

En las sesiones de debate en Diputados, los representantes de los trabajadores coincidieron en que las empresas deben cubrir la conexión a internet, los elementos de trabajo como las computadoras o sillas ergonómicas y las horas extras. Son medidas que algunas empresas -en general multinacionales- pusieron en práctica. Esas firmas lideran también un tratamiento con perspectiva de género del teletrabajo: en pandemia, las tareas del hogar y del cuidado de los hijos recaen mayoritariamente sobre las mujeres, que también tienen que cumplir con sus demandas laborales.

Teletrabajo en cuarentena: tiempos flexibles y más políticas de cuidado

El artículo 8 apunta a la reversibilidad, que permite al trabajador revocar su puesto de teletrabajo para volver a la modalidad presencial. “Debería ser un acuerdo de partes”, sostienen las empresas, que prevén en algunos casos nuevos planos de distanciamiento y hasta oficinas más chicas, con ahorro en los alquileres por contar con parte de la dotación afuera.

Según advierten las compañías, la regulación excesiva generará que muchas empresas opten por no utilizar la opción de teletrabajo ante las contingencias de implementarla como ser el reclamo de trabajadores o por ser excesivamente costosa su implementación, principalmente para las Pymes de todo el país.

Contratos. Los economistas de IDESA plantean que el proyecto puede terminar siendo contraproducente en función de la protección de los trabajadores y puede fomentar el cuentapropismo. “Si esta iniciativa (con media sanción en Diputados) se convierte en ley, manteniendo su deficiente concepción, el principal resultado será fomentar que los nuevos contratos laborales se encuadren como relaciones no asalariadas”. 

Las ocupaciones que son más fáciles de convertir a esta modalidad son las que requieren alto capital humano (analistas y profesionales) y en ellas es donde más rápidamente se pueden generar ganancias de productividad. Se trabaja por objetivos. En tanto, IDESA detalla que los ahorros pueden ser grandes “tanto en costos de infraestructura (alquiler, energía, limpieza, almuerzos, café) como en costos de monitoreo (presentismo, conducta, esfuerzo personal, clima laboral)”.

El teletrabajo podria alcanzar a tres millones de trabajadores en el país

Análisis. Más allá de las diferentes posiciones, el trabajo a distancia tiene efectos en la salud y en el bienestar. Un estudio de Microsoft relevó los aspectos positivos y negativos del teletrabajo. Las principales conclusiones sostienen:

- La fatiga causada por las reuniones a distancia es real. Una de las molestias más comunes sobre el teletrabajo es que puede resultar más agotador que colaborar de manera presencial. ¿El teletrabajo y las videollamadas representan un mayor desafío para el cerebro que las reuniones presenciales? Los estudios sobre ondas cerebrales sugieren que sí.

- La colaboración a distancia es más difícil, pero el regreso puede llegar a ser igual de difícil. Las personas encuentran que la colaboración a distancia es mentalmente más difícil, sin embargo, a medida que regresan a un trabajo presencial, pueden sentir que ese trabajo es más difícil que antes del COVID-19.

- Las videollamadas fatigan. Los marcadores de las ondas cerebrales asociados al trabajo excesivo y el estrés son significativamente más altos durante las videollamadas que en otro tipo de tareas no relacionadas con las reuniones virtuales. La fatiga empieza a sentirse a los 30-40 minutos de la reunión. Con días cargados de videollamadas, el estrés empieza a sentirse a solo dos horas de iniciado el día. Los expertos recomiendan tomarse un descanso cada dos horas, limitar la duración de las reuniones a 30 minutos y, en el caso de las reuniones largas, poder interrumpirlas para tomar un breve descanso.

Qué hacen las empresas para mejorar condiciones de teletrabajo de sus empleados

- El horario de 9 a 18 se desvanece. Según los datos de Microsoft Teams, una de las plataformas de videoconferencias que se popularizó durante la pandemia, las personas trabajan con más frecuencia por la mañana y por la tarde, pero también durante los fines de semana, cuando se incrementaron un 200%. 

Las oficinas, en tanto, no van a desaparecer. El 82% de los directores espera contar con políticas de teletrabajo más flexibles después de la pandemia y el 71% de los empleados y directores manifestó que desea continuar trabajando desde casa parte del tiempo. Pero el 60% de las personas encuestadas se siente más alejada de sus colegas, solo el 35% cuenta con espacio exclusivo para trabajar a distancia y apenas el 5% de las personas que participaron viven solas.

PV / DS


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5085

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.