viernes 02 de diciembre de 2022
ECONOMIA Evolución del sistema de pago

Sin efectivo, ni tarjetas o celular: pagá con tu cara

Antes que termine este año, la Argentina será sede de un salto sin precedentes en la evolución tecnológica de los sistemas de pago.

10-11-2022 17:28

La pandemia aceleró la evolución de los medios de pago electrónicos, sea tarjeta, aplicaciones digitales o utilizando sistemas de pago sin contacto como Samsung Pay o Apple Pay. En medio de esa revolución tecnológica y de los avances de los sistemas de pago, antes de que termine el 2022, el país será sede de un salto sin precedentes en la evolución tecnológica de las distintas maneras de pagar en un comercio. 

Argentina se convertirá en uno de los pocos países donde el consumidor final podrá realizar pagos biométricos mediante reconocimiento facial. El proyecto se encuentra en prueba piloto y permite prescindir de cualquier otro dispositivo u objeto, incluso hasta de las manos, para validar un pago.

El covid incrementó los pagos digitales

Tiene como principal diferencial que está basado en tokens y blockchain, lo que lo dota de una cualidad virtualmente inédita como garantía de seguridad y protección de datos personales al nivel de lo que exigen las más avanzadas normas que regulan el uso de esas herramientas. La solución fue desarrollada por el Grupo Hasar, firma con más de 50 años de experiencia en aportar soluciones tecnológicas integrales de hardware y de software.

“Es un desarrollo que hará posible el sueño, en principio, de runners, ciclistas, deportistas y de toda aquella persona que, en muchas de las ocasiones de su vida cotidiana, preferiría poder desarrollar actividades que involucren pagos con la comodidad de no tener que llevar billetera para tarjetas o efectivo, ni siquiera el celular, la forma más evolucionada que se conoce hasta ahora”, explica Pablo Díaz, director de Hasar Sistemas.

¿Cómo funciona la biometría blockchain? 

La herramienta está basada en un componente que le permite identificar el rostro en 456 puntos que toma de la cara mediante un sencillo proceso de onboarding. Esa es la base sobre la cual se genera un hash de identificación, como se llama en jerga tecnológica a la sucesión alfanumérica de longitud fija que identifica o representa a un conjunto de datos determinados, sea un documento, una foto, un vídeo, etcétera. Ese hash, que es único, se tokeniza y se guarda en la blockchain.

Biometría blockchain 20221110

“Ese diferencial tiene varios beneficios. Por un lado, es una forma de almacenamiento seguro, pero con un estándar de protección de datos personales que cumple con las más exigentes normas regulatorias. Por el otro, esa identificación le servirá tanto al comercio y al consumidor, no solo para este caso de uso, sino que ambos lo pueden hacer extensible hacia otras situaciones. El negocio puede utilizarlo para fidelización o para asegurar el ingreso de determinadas personas en sus controles de accesos, mientras que el comprador puede aprovecharlo también allí donde lo necesite, porque es suyo y la blockchain le asegura esa portabilidad”, profundiza Díaz.

Antecedentes del uso de datos biométricos en Argentina

En la Argentina, el uso de datos biométricos tiene algunos años de aplicación en distintas situaciones, pero aún no para pagos directos de consumidores finales.

Boom de las fintech por pagos digitales, préstamos y servicios

Lo podemos ver, ya con cierta extensión, en los controles de acceso para establecimientos públicos y privados, mediante las huellas dactilares y también con reconocimiento facial, pero en todos los casos la información queda confinada a esa utilización y no está disponible para el usuario. “Con la blockchain, tu cara es, metafóricamente hablando, como tu DNI en el sentido de que es un documento tuyo, lo llevas con vos y lo usás en diversas situaciones”, explicó Díaz. 

¿Cómo se comienza a utilizar? 

El desarrollo que Hasar tiene en preparación requerirá de un proceso sencillo de adopción. El usuario completa un amistoso proceso para registrarse, muy parecido al que ya se usa en el sistema financiero para acceder a las aplicaciones bancarias o las billeteras, donde además de registrar su cara pueda asociar las tarjetas de crédito o débito que dispone para usar.

Luego irá al negocio, que tiene una cámara agregada a la caja registradora que lo enfocará cuando el usuario diga que va a pagar con reconocimiento facial. En una pantalla el dispositivo mostrará la captura de la imagen del rostro de la persona con las tarjetas que tiene asociadas para que seleccione y pague.

La industria de los pagos de Latinoamérica crecerá 8,3% para 2025, sólo detrás de Asia

Como “prueba de vida”, el dispositivo puede exigir algún guiño o movimiento de la cara para asegurarse de que no se está ante una foto. Permite, además, la autentificación de doble factor a través de un pin, sobre todo cuando se trata de compras remotas a través de un e-commerce y el comerciante no sabe quién ha hecho la compra.

“Cada comercio que lo implementa puede definir el nivel de seguridad que requiera”, aclara Díaz. Hoy no existe en la Argentina comercios donde ir y abonar con la cara. “En la región, tenemos detectado solo un caso, a nivel piloto, que se hizo en Colombia”.

SE / MCP