24th de February de 2021
ESPECTACULOS LA OREJA DE VAN GOGH
09-05-2020 03:40

"Es un momento en que la cultura da un paso adelante"

La canción “Abrázame” llega como antesala del octavo disco de la banda española que se mantiene en la cima hace años.

Jonás Zabala
09-05-2020 03:40

Aquí estamos. Todos metidos en casa. Al borde del divorcio siempre”, bromea desde San Sebastián, España, Xabi San Martín, integrante de La Oreja de Van Gogh. El mismo día que se dictaminó la emergencia sanitaria a causa del coronavirus, La Oreja de Van Gogh estaba a punto de filmar su nuevo videoclip. Ahora, la banda ha lanzado Abrázame, una canción de esas que la cantante Leire Martínez detona y que es la antesala del nuevo disco de la banda. Este octavo disco, por venir, presenta un desafío. Y tiene que ver con el contexto del mundo. Pero aun así, la banda no quiso dejar de sacar este single. Al menos así lo confiesa Xabi San Martín: “Decidimos avanzar a la hora de pensar sobre si publicar la canción o no: es un momento donde la cultura da un paso adelante, donde escuchas, lees, vives distinto. Todo sirve y creíamos que nuestra canción podría ayudar a muchos”.

—¿Cómo fue el proceso durante estos cuatro años antes del lanzamiento de este simple, “Abrázame”?

—Bueno, dos años completos fueron de gira, claro. Por todo el mundo, de Estados Unidos a Argentina. Después volvemos a España y nos parece una cosa pequeña, ja, un país enano. Por suerte nos vieron cientos de miles de personas en vivo. Y después de eso, sentarnos a preparar el disco, nada de tirarnos a mirar el sol.

—¿Cómo trabajaron este nuevo disco?

—Es complicado. Sé que queda muy bohemio, y muy bonita la foto para Instagram del músico componiendo mientras está en la ruta, en la gira, pero qué va… es difícil… muy difícil. Una vez que pisamos España, apuntamos a nuestro octavo disco, con ganas de contar historias, de seguir hablando de lo que vemos a nuestro alrededor. 

—¿Qué dice esta canción sobre su proceso creativo?

—Se mezcla todo: rutina, trabajo, pasión y necesidad. Todo. Es difícil ya componer sin que se mezcle todo. No puedo concebir la vida de otra manera. Llegará el día en que no tengamos éxito alguno, que la gente se sature y no nos quede otra que tocar donde podamos, como podamos. Y así será, porque somos amigos, amigos desde la universidad que tocaban temas de Nirvana y Pearl Jam, un hobby, y cuando acabemos será más allá del negocio y el éxito. Nuestra vida tiene el escribir canciones. No quiero hacer un eslogan. Amamos que nos vaya bien. Pero no es el motivo que nos ha movido.

—¿Cómo definirían el momento en que se encuentran como banda después de cambios de cantantes, ochos discos y sacudones varios?

—Hemos llegado a un lugar que podría ser una meseta, en el mejor sentido. Los primeros años, con Amaia, fueron miles de conciertos, millones de discos, fue un disparate. Se marchó Amaia, y lo que tenía riesgo de ser una catástrofe no fue tal, y pudimos seguir siendo populares. Creo que hacemos lo que nos da la gana al ritmo que nos da la gana. Llegamos a una madurez muy cómoda, a un equilibrio que evita la decadencia, la repetición y que sabe, bah, pelea por seguir siendo música fresca.

—¿Cuál es la esencia, entonces, considerando que un momento tuvieron que realmente definirla frente a la partida de su cantante?

—El patrimonio de la banda han sido las canciones. Ya son más de la gente que nuestras. Son parte de la música pop de una generación, y ese sin dudas es el gran éxito de la banda. Perder un cantante no es fácil. Sobre todo si tiene tanto talento. Pero sobrevivimos.

En esta Nota