jueves 15 de abril del 2021
INTERNACIONAL Corea del Norte
12-01-2021 13:09

Golpeado por las sanciones, Kim Jong-un envía señales conciliatorias a Seúl y Washington

El líder norcoreano presidió el octavo congreso del Partido de los Trabajadores, durante admitió el fracaso económico y destacó la necesidad imperiosa de mejor los lazos internacionales del país.

Mercedes Susana Giuffre*
12-01-2021 13:09

El líder norcoreano Kim Jong-un se comprometió, en agosto de 2020, a presentar un nuevo plan de desarrollo económico quinquenal en un congreso poco habitual, el primero que se celebra en los últimos cinco años, del Partido de los Trabajadores (WPK), que tuvo lugar del 5 al 9 de enero de este año.

Kim hizo el comentario sobre el nuevo plan, mientras presidía una reunión plenaria del Comité Central del Partido, y señaló que el país enfrentó desafíos inesperados e inevitables en varios aspectos, debidos al Covid-19 y por la especial situación en la región que rodea a la península de Corea.

Desde sus comienzos, los ocho congresos que ha realizado el WPK no han tenido una frecuencia fija o regular. El primero fue en 1946, y desde entonces hubo en 1948, 1956, 1961, 1970, 1980, 2016, y el de la semana pasada.

El plan quinquenal actual se dio a conocer durante el séptimo Congreso del Partido, celebrado en mayo de 2016, la primera reunión de este tipo convocada desde que Kim asumió el cargo de jefe de estado, a fines de 2011. Kim, que heredó el poder tras la muerte de su padre Kim Jong-il, cumplió 37 años el viernes 8. Su cumpleaños aún no ha sido designado una fiesta nacional como los de su padre y abuelo.

Kim Jong-un renueva su imagen y se muestra con look militarista: ¿endurecimiento del régimen?

Siempre existió una reticencia por parte del líder norcoreano de turno a convocar a las bases, y en general la participación de estas, tanto en el temario como en el desarrollo, ha sido mínima. Enero 2021 no ha sido la excepción. Ante 4.750 delegados, 250 dirigentes del Comité Central y dos mil observadores, Kim Jong-un hizo una evaluación de los avances de los últimos cinco años y reconoció de manera crítica las deficiencias y errores aún por superar para seguir avanzando en la construcción del socialismo.

La propuesta de agosto 2020 establecía que “el Octavo Congreso revisará el trabajo de este año (2020) y el trabajo del Comité Central del Partido en el período que se examina e implantará un nuevo plan quinquenal para el desarrollo económico nacional, incluida la orientación del trabajo del próximo año”, y también adelantaba que se iba a analizar de manera “integral, tridimensional y amplia, las desviaciones y deficiencias" en la implementación de las decisiones tomadas en el anterior congreso, afirmó Kim.

La reunión del partido que se inició el miércoles 6 de enero atrajo una gran atención, ya que el régimen había dicho que se llevaría a cabo "para discutir y decidir sobre un tema de importancia crucial en el desarrollo de la revolución coreana y el aumento de la eficacia de la lucha del Partido". Los observadores sabían que la reunión abordaría asuntos de organización y otros temas estrechamente relacionados con la vida de las personas, que han estado bajo una gran presión por la lucha contra el coronavirus y los daños por inundaciones.

Corea del Norte tendría "campos de cuarentena" para dejar morir a contagiados de Covid

Kim Jong-un propuso el jueves 7 llevar las capacidades militares de su país “a un nivel mucho más alto”, tras haber admitido el miércoles el "fracaso" de las políticas económicas puestas en marcha previamente por su gobierno. Instó a la resistencia para implementar “la fuerza” del país. “La clave para superar las múltiples dificultades existentes con la mayor certeza y rapidez radica en consolidar nuestra propia fuerza, nuestra fuerza interna, en todos los aspectos” fueron sus palabras recogidas por el diario oficial norcoreano Rodong Sinmun.

Kim ha argumentado que este aumento de las capacidades defensivas de Corea del Norte es necesario para “proteger la seguridad del país” y “el ambiente pacífico de construcción socialista”, en el marco de la segunda jornada del octavo congreso. Durante la sesión del jueves 7, también pidió “eliminar a fondo los elementos no socialistas” en la sociedad norcoreana y propuso formas de promover el “poder de nuestro estado”, según la Agencia de noticias norcoreana. Kim inclusive criticó a las organizaciones de trabajadores incluida la liga juvenil, por supuestamente no cumplir con sus deberes, y dijo que la liga debe priorizar la “educación ideológica” por encima de otras tareas. El gobierno de Kim ha estado reprimiendo lo que llama “prácticas no socialistas foráneas y poco sólidas”.

Pero en un arranque de autocrítica, poco habitual en Corea del Norte, el líder norcoreano reconoció que el actual plan de desarrollo económico del país no ha cumplido sus objetivos, ya que no logró mejorar la vida de las personas frente a las difíciles circunstancias internas y externas, y aseguró que mediante al desarrollo eficiente de su industria, y afirmar la “fuerza interna del país”, se lograrían los objetivos de mejora en la calidad de vida del pueblo. Se supone que esto se intentará completar a fines de este año, pero es evidente que muchos de los objetivos no podrían lograrse debido a las sanciones globales impuestas a su régimen. Los desafíos se han visto agravados por su prolongada lucha contra la pandemia del coronavirus, que los norcoreanos no reconocen, y las inundaciones recientes, que causaron estragos en la agricultura y viviendas de todo el país y debilitaron aún más su economía.

Muertes inexplicables y cero infectados: ¿Corea del Norte está mintiendo?

Durante la reunión, Kim pidió mayor eficiencia para abordar las dificultades, ya que hay pocas esperanzas de que se avance en las conversaciones para levantar o aliviar las sanciones globales impuestas por Estados Unidos. Asimismo, durante el tercer día del encuentro, enfatizó la necesidad de mejorar drásticamente los lazos internacionales con el mundo exterior.  Los medios estatales de Corea del Norte citaron que Kim también desea revisar sus relaciones con Corea del Sur, pero sin especificar la manera de lograrlo.

Los observadores consideran que Kim utilizó este octavo Congreso del Partido de los Trabajadores para enviar gestos conciliatorios, tanto a Seúl como a Washington, mientras las condiciones económicas de su país empeoran mes a mes.

Las conversaciones nucleares entre Corea del Norte y Estados Unidos se han estancado desde el fracaso de la cumbre en Hanoi, en febrero de 2019, ya que Kimi y Donald Trump no lograron encontrar un terreno común sobre cómo igualar los pasos de desnuclearización de Pyongyang y las concesiones de Washington, incluido el alivio de las sanciones. La relación tan especial entre Kim y Trump se termina en pocos días y se espera que la posición del nuevo presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, sea inflexible, en cuanto a exigir la desnuclearización total de Corea del Norte antes de levantar las sanciones económicas contra Pyongyang.

*Directora del Centro de Estudios de Corea y China (Cecchi). Investigadora de la Universidad Nacional de Mar del Plata. [email protected]