sábado 28 de enero de 2023
INTERNACIONAL increp a un poltico y rechaz ocho ofertas laborales

Henrico, el desocupado más polémico de Alemania

Accedió a afeitarse y lavarse como le pidió el dirigente Kurt Beck, pero cuando le ofrecieron posibilidades de trabajo se negó. La prensa alemana lo califica de " insolente" y su madre, dice estar " avergonzada".

22-12-2006 10:02
Berlín.- Se lavó, se afeitó, pero sigue negándose a trabajar: Henrico Frank, el desocupado más célebre de Alemania desde que increpara a un dirigente político, está a punto de convertirse en el más criticado a causa de la imagen que proyecta de sus compañeros de infortunio.

Todo comenzó en un mercado navideño en Wiesbaden (centro-oeste), el 12 de diciembre. Henrico, con "piercings" en la nariz, barba descuidada y bastante ebrio, interpeló al presidente del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Kurt Beck, sobre su suerte.

"Es por culpa tuya que cobro el Hartz IV", la ayuda social para los desocupados de larga data, le dijo el desharrapado de 37 años. El hombre llevaba un emblema en el que estaba escrito en caracteres góticos: "El trabajo es la m..."

"Comience por lavarse y afeitarse, así encontrará trabajo", le espetó Kurt Beck, quien luce también barba, pero corta y muy bien cuidada.

Henrico, un antiguo habitante de la Alemania oriental le tomó la palabra, pasó por el peluquero y se quitó sus anillas. En la izquierda del tablero político hay personas que condenan la reacción del líder socialdemócrata, percibida como una afrente a todos los desocupados.

Pero los estrategas del SPD constataron que la salida de Kurt Beck fue muy bien vista por los electores y la base del partido, que prefieren un dirigente que hable sinceramente.

El presidente del SPD propuso recibir al desocupado en la cancillería del gobierno de Renania-Palatinado (Beck es primer ministro de esa región). Gracias a sus relaciones, Beck encontró ocho ofertas de empleo para Henrico, como lavaplatos, recolector de basura e incluso como chofer de camión.

Sin embargo, mientras tanto Henrico se ha convertido en la figura predilecta de una asociación alternativa de Wiesbaden y de su turbulenta presidenta, Brigitte Vallenthin, quien se autoproclama "portavoz" y "manager" de este desocupado.

Vallenthin, comparada por la prensa con una Valquiria, otorga numerosas entrevistas a los periodistas y hace declaraciones mientras Henrico se sume en el silencio. La activista reprocha a Beck haber fijado la cita en la cancillería a Henrico sin haber tenido en cuenta su tiempo disponible, pues el desempleado tiene otras obligaciones en estos momentos.

Ella acusa también a Beck de burlarse una vez más del desocupado al proponerle trabajos que requieren excesivo esfuerzo físico y "que no son buenos". Henrico Frank, de profesión albañil, sufre de una dislocación de las vértebras como consecuencia de un accidente de trabajo.

El diario de gran tirada Bild ha convertido a este desocupado en su cabeza de turco. "El desempleado más insolente de Alemania", "este gandul" cobra 345 euros de ayuda social por mes, titula el cotidiano más leído de Alemania. La madre de Henrico Frank manifestó desde las columnas del periódico "estar avergonzada" de él.

Para la asociación nacional de defensa de los desocupados (EFD), este caso es un "desastre en materia de comunicación" y perjudica a los otros desempleados. En una carta abierta a Vallenthin, la asociación le reprocha haber "reactivado los estereotipos" sobre los supuestos desocupados perezosos, cuando su misión era "señalar la situación trágica de Henrico Frank".

En momentos en que las reformas gubernamentales del mercado laboral, denominadas "Hartz", son parcialmente criticadas por su ineficacia, la clase política convierte a este desharrapado en un chivo expiatorio, que arriesga una reducción de su subsidio si no acepta un empleo.

Mientras tanto, la asociación EFD espera sacar provecho de las buenas relaciones de Kurt Beck. La entidad llamó a los desocupados de larga data a acudir lavados y afeitados a una reunión política del presidente del SPD el próximo 2 de enero, con la esperanza de que éste les consiga también un empleo.

En esta Nota