miércoles 21 de abril de 2021
INTERNACIONAL posibles represalias
04-01-2020 02:00

Irán: ¿Ataca, cierra el grifo del petróleo o juega carta nuclear?

Jurando venganza, Teherán podría movilizar a aliados contra blancos estadounidenses, bloquear el Estrecho de Ormuz o enriquecer más uranio y desafiar a Donald Trump.

AFP
04-01-2020 02:00

La promesa de Irán de vengar la muerte del general Qasem Soleimani puede llevar al régimen a movilizar contra Estados Unidos a sus aliados en Irak, una ofensiva en el Estrecho de Ormuz que afecte el suministro de petróleo o un ciberataque que perjudique las capacidades del gobierno de Estados Unidos.

Los analistas no imaginan una guerra abierta y frontal entre Washington y Teherán. “Hay un amplio espectro de respuestas que no implican una acción militar o violenta”, matiza Heiko Wimmen, responsable de la organización Crisis Group para Siria, Líbano e Irán. “Ninguno de los dos bandos quiere la guerra”, consideró.

Bagdad, sobre un polvorín. “Irak se convertirá ahora en el primer campo de batalla”, estimó Alex Vatanka, experto de Irán en el Middle East Institute de Washington. “Habrá mucha presión sobre la presencia militar allí”, opinó, recordando que los estadounidenses perderían estratégicamente si se retiraran de ese país.

Las milicias pro iraníes, entre ellas Kataib Hezbollah, llamaron a sus combatientes a “estar preparados”. El líder chiita Moqtada Sadr reactivó el Ejército de Mehdi, su grupo paramilitar, disuelto hace una década. Acciones contra blancos de Estados Unidos también son posibles en Líbano, Yemen o Siria, donde Irán tiene poderosos aliados.

Ormuz. Irán fue acusado en 2019 de haber atacado buques petroleros frente a las costas de Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos, y de haber confiscado navíos en el estratégico Estrecho de Ormuz. Además, fue señalado por Riad por un ataque contra refinerías de Saudi Aramco, que provocó la suba del precio del barril de petróleo. Dañar a la industria petrolera sería una represalia no solo por el asesinato de Soleimani, sino también por el bloqueo de Estados Unidos a las exportaciones de petróleo de Irán.

Ciberataque. “Irán intenta dotarse de capacidad cibernética ofensiva que permita ataques contra infraestructuras críticas de Estados Unidos y sus aliados”, declaró ante el Senado estadounidense en enero de 2019 Dan Coats, director del National Intelligence, que dirige los servicios de inteligencia estadounidenses.

“Sus medios de acción son más bien sobre infraestructuras de tipo industrial, es allí donde dan bastante miedo: una intrusión en los sistemas de producción de energía estadounidense”, afirmó Loic Guézo, secretario general del Clusif, agrupación de profesionales franceses especialistas en seguridad e información.

La carta nuclear. Desde mayo, Irán dejó de observar algunos compromisos del acuerdo de 2015, en respuesta al retiro de Estados Unidos del texto en 2018. Para el próximo lunes se esperaba que Irán anunciara nuevas medidas sobre aquel acuerdo. Teherán podría reactivar instalaciones prohibidas o superar nuevos umbrales de enriquecimiento de uranio.

La presión para una retaliación creció en Teherán tras las masivas manifestaciones.

 

Nueva York refuerza seguridad

Agencias

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, aseguró ayer que acordó con la policía de la ciudad “estar vigilantes” y proteger localizaciones claves “ante cualquier intento de Irán y sus aliados terroristas de tomar represalias contra Estados Unidos”.

De Blasio recordó que “durante los últimos veinte años, Nueva York ha sufrido los resultados del terrorismo” y advirtió que, desde anoche, “nos enfrentamos a una realidad diferente: estamos en un estado de guerra de facto entre EE.UU. e Irán y nadie sabe qué pasará”.

“No hace falta recordar que Nueva York es el objetivo terrorista número uno en EE.UU.”, sostuvo. “Históricamente, Irán y sus aliados han estado interesados en las localizaciones de Nueva York más prominentes y conocidas internacionalmente”, agregó, señalando que se reforzarán los controles de acceso a la ciudad. Además, dijo que no quiere ser “alarmista” y expresó su confianza en la Policía.

En esta Nota