28th de February de 2021
INTERNACIONAL En crisis sanitaria y económica
21-05-2020 02:00

Sudamérica al borde del abismo: podría convertirse en el nuevo epicentro de la pandemia

Desde la llegada de Covid-19, la enfermedad solo dejó muerte y desolación a su paso por la región. Brasil y Perú, en alerta y solo tres casos "de éxito".

Fosas comunes, hospitales de emergencia, cementerios que trabajan a contrarreloj, ataúdes de cartón y contagios que no cesan de multiplicarse: el panorama actual de los países latinoamericanos no es nada alentador para los epidemiólogos de la región. Los expertos creen que América Latina está cerca de convertirse en el próximo epicentro de la pandemia de Covid-19 y los gobiernos los saben.

Aunque Ecuador prometía convertirse en un “infierno” por el coronavirus, actualmente las estadísticas más preocupantes llegan desde Brasil, donde se denuncia una falta de medidas efectivas y una pésima gestión de parte de las autoridades nacionales. La ciudad de Manaos, por ejemplo, tiene una tasa de mortalidad que se triplicó en las últimas semanas, cosa que ocurrió en Madrid y Londres durante el pico de contagios de esas ciudades. Las fosas comunes en el estado de Amazonas se están duplicando.

Brasil, Jair Bolsonaro 20200507
Fosas comunes en Manaos, Brasil.

La rápida propagación de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus obliga a los gobiernos de la región a extender las cuarentenas que viven desde hace semanas para frenar el virus y evitar así un colapso en sus sistemas de salud. La situación se replica incluso en Argentina, cuyas medidas tempranas de aislamiento social ralentizaron la duplicación de los contagios pero aún así el gobierno no vislumbra “aflojar” la cuarentena.

Con 2,1 millones, América es actualmente el continente con el mayor número de contagios por COVID-19 en el mundo. A diferencia de Europa y Estados Unidos, América Latina sin embargo puede hacer poco para combatir la crisis causada por el coronavirus. Años de estancamiento económico allanaron el camino para recortes en el sistema de salud de varios países. La pobreza y el subsiguiente hacinamiento, impiden en la mayoría de los casos llevar a cabo las medidas de aislamiento necesarias para detener la propagación de la enfermedad.

Brasil: lo peor todavía no llegó

Brasil registró un récord de nuevos contagios por el coronavirus en las últimas 24 horas, con 19.951 casos registrados, mientras que otras 888 personas fallecieron, informó el Ministerio de Salud. Agregó que el número de muertes por la COVID-19 subió a 18.859, mientras que los casos registrados suman ya 291.579 y al menos 116.683 pacientes se recuperaron.

En tanto, más de la mitad de las familias brasileñas resultaron afectadas laboralmente por la pandemia, según un estudio de la Fundación Getulio Vargas, que mostró que el 53,5 por ciento de las familias sufrió despidos, suspensión de contrato o corte de jornada y salario en sus empleos, mientras que el 12,7 por ciento dijo tener al menos un miembro despedido.

Por lo pronto, la ciudad de Sao Paulo, la más poblada de Brasil y de Sudamérica, abrió en la favela de Heliópolis el cuarto hospital de campaña como parte del plan de emergencia para atender a los infectados por la enfermedad. Un médico de esa metrópolis, citado por el diario alemán Der Spiegel, declaró que solo en este país se podría llegar a rozar los 100.000 fallecimientos, y que "lo peor aún está por llegar".